Sánchez Vera entona su adiós y el inicio de una era de austeridad en el Levante Femenino

El técnico del Levante Femenino, José Luis Sánchez Vera, que acaba contrato con la entidad azulgrana el 30 de junio, no renovará con el club por los sabidos problemas económicos que impiden la continuidad de un proyecto por el que desde el club se había apostado como un histórico del fútbol femenino.

“Es mi último partido como entrenador del Levante en el Ciutat de València. Salgo del partido con una media sonrisa y con que seguimos terceras con las mil circunstancias que vivimos día a día”, dijo tras el Levante-Barcelona (0-5).

Desde que en diciembre el empresario José Danvila, consejero delegado del Levante, asegurara en una rueda de prensa que la sección femenina tendrá que “reducirse, como todo en el club”, para garantizar la supervivencia del club, aunque se mantendrá “en la estructura que se pueda”, el proyecto comenzó a contar los días para su fin.

El no ascenso del primer equipo masculino a Primera División encadenó los problemas económicos de la entidad, que acabaron con la salida del presidente Quico Catalán y la llegada de Danvila, que ha inyectado 23 millones desde su llegada.

“No confirmo (la salida del club) porque muchas cosas pueden cambiar… Pero todos conocemos la situación, hemos de ser realistas. Digo lo del Ciutat porque nos quedan pocos partidos para terminar y es difícil abrir estadios”, dijo después Sánchez Vera, que también dijo que “el proceso estaba empezando, la circunstancia del fútbol ha cambiado mucho”.

Pese a que parecía que el míster levantinista reculaba de su primera declaración, la Agencia EFE ha podido saber que los caminos de ambos se separarán al final de temporada, al igual que los de Alba Redondo y María Méndez, dos futbolistas a las que mencionó en la rueda de prensa. “El Levante va más allá de Méndez, Alba Redondo o Sánchez Vera”, dijo.

“A nivel interno, a nivel del club no son momentos fáciles, no solo para nosotras, para el primer equipo masculino, filial, trabajadores… Es un club especialmente importante dentro del femenino, soy un romántico del fútbol y me guío por estas cosas. Estoy orgulloso de haber entrenado al Levante, pero siempre lo he dicho, es un momento sensible del momento del fútbol femenino y tenemos que ir de la mano”, agregó.

Por último, Sánchez Vera dijo que “nos quedan ocho partidos en los que nos jugamos muchísimo y llevamos meses demostrándolo. Iremos hasta donde nos llegue. Queremos ganar en Mestalla en el próximo partido y seguir terceras”.

Por otro lado, una de las capitanas del club, María Méndez, dijo en zona mixta sobre las declaraciones de su entrenador que “sabemos que quedan ocho jornadas y que al final de temporada cada uno hará su camino. Lo único que sé es que queremos cumplir nuestros objetivos, que estamos defendiendo este escudo y todos queremos dejarlo en lo más alto”.

“Todos y todas somos profesionales, tenemos contrato hasta el 30 de junio y todo el mundo va a defender este escudo para dejarlo lo más arriba posible, o eso espero”, apuntó Méndez, que no quiso hablar de su futuro para centrarse solo en el Levante.

Texto: Agencia EFE / Fotos: Levante UD

Autor / 9717 publicaciones

Tu periódico de fútbol y deporte base de la Comunitat Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *