Formas de ver el fútbol y la vida: la histórica rivalidad entre Menotti y Bilardo

En un país dominado por las pasiones como Argentina, donde siempre hay pares de contrarios en cualquier aspecto de la vida, el fútbol no podía escapar de esa dualidad, dos nombres propios, César Luis Menotti -fallecido este domingo- y Carlos Salvador Bilardo, acapararon también una histórica rivalidad.

Ambos están en los libros de historia del fútbol argentino por haber logrado las primeras estrellas mundialistas para la Albiceleste absoluta, uno en Argentina 1978 y otro en México 1986, pero sus estilos de juego tan opuestos -hasta el punto de que se habla de ‘menottismo’ y de ‘bilardismo’- y sus personalidades tan fuertes marcaron un abismo entre ambos.

Lo curioso es que, en su etapa como futbolistas y entrenadores de clubes, apenas llegaron a cruzarse en un terreno de juego.

Como rescata este domingo el diario Olé, hace casi 60 años, el 2 de mayo de 1965 tuvo lugar el único duelo como futbolistas entre ambos: ese día, el Boca Juniors del ‘Flaco’ visitaba en La Plata (provincia de Buenos Aires) al Estudiantes del ‘Narigón’. Y terminaron en tablas (2-2).

Ya como técnicos de clubes, Menotti en Huracán y Bilardo en su amado Pincha, chocaron dos veces en 1973: 3-3 en la primera vuelta del campeonato local y 1-0 para el ‘Globo’ en la segunda. Al final de esa temporada, el conjunto de Parque Patricios se proclamó campeón y quedó como uno de los mejores conjuntos del fútbol argentino por el juego practicado.

Posteriormente, en 1996 se midieron el Independiente dirigido por el ‘Flaco’ y el Boca liderado por el ‘Doctor’, con victoria por 1-0 para el ‘Rojo’.

En ese momento, ambos ya sabían lo que era ganar la Copa del Mundo con Argentina: el ‘Flaco’ lo había conseguido en Argentina 1978, en plena dictadura militar (1976-1983), tras vencer a Holanda por 3-1 en la final; y el ‘Narigón’ en México 1986, en el Mundial de la consagración de Diego Armando Maradona, tras imponerse a la entonces Alemania Federal por 3-2.

‘Menottismo’ vs ‘bilardismo’

Después de que en el Mundial de España 1982, a donde Argentina acudió con un gran equipo, la Albiceleste fuera eliminada en segunda ronda, Bilardo relevó en el banquillo a Menotti y, a partir de ese momento, los cruces de declaraciones de ida y vuelta se sucedieron.

Sus estilos de juego eran diametralmente opuestos: vistoso, creativo y ofensivo, el de Menotti; duro, conservador y ‘resultadista’, el de Bilardo.

Para el ‘Flaco’, su equipo debía siempre «jugar mejor que el rival», fuera cual fuera el resultado, algo que posteriormente inspiró, como él mismo reconoció, al hoy técnico del Manchester City, Pep Guardiola, cuyos conjuntos se han caracterizado por la posesión del balón y dominio del juego ofensivo.

Por contra, para Bilardo, ganar no era «lo más importante», sino «lo único». «Ser segundo no vale. ¿Vos sabes quién pisó América después de Colón? Yo no», llegó a decir.

Sus diferencias en la filosofía del juego los enfrentaron y las críticas entre uno y otro en distintos momentos de su carrera llevaron a que se hicieran enemigos irreconciliables, algo que hace pocos años recordaba el exguardameta de la selección Nery Pumpido.

«A los dos en Argentina en su momento no los supimos aprovechar por esa mala disputa que hubo con los dos, porque de una forma o de otra el fútbol argentino llegó a ser campeón del mundo con ellos. Por suerte el jugador de mi país tiene la virtud de adaptarse a estilos completamente distintos y pudimos salir campeones del mundo con dos juegos opuestos», indicó en un evento en 2020 el campeón del mundo en 1986.

Más recientemente, en junio pasado, el exfutbolista español Miguel Pardeza, recordaba hasta qué punto podía llegar el encono de uno con el otro.

En su libro ‘A pie cambiado. Cuaderno de un futbolista desencantado’ (El Paseo), un compendio de sus experiencias en el fútbol, relató la ‘venganza’ que los entonces integrantes del Zaragoza llevaron a cabo sobre el banquillo del Sevilla, liderado por Bilardo en la temporada 1992-93 y en la 1996-97, a raíz de un presunto ataque sobre ellos en la cancha hispalense.

Bilardo «convocó a todas las fuerzas del infierno para que desgraciaran al terrorista que había urdido semejante atentado moral» cuando encontró el vestuario del Sevilla en el Estadio de La Romareda (Zaragoza) empapelado con «fotos y más fotos de (César Luis) Menotti», que era «la mayor obsesión ideológica y personal que ha tenido, y posiblemente tenga».

Texto: Agencia EFE

Autor / 9915 publicaciones

Tu periódico de fútbol y deporte base de la Comunitat Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *