Sara Rubert, el gran diamante de la cantera femenina del Villarreal CF

Sara se erige como una de las grandes promesas de la cantera grogueta

La Selección Valenciana se coronó en el Campeonato de España Sub12 de Selecciones Autonómicas. Dos títulos (un campeonato de la Selección Valenta y un subcampeonato de los chicos) que encumbraron al fútbol de la Comunitat. En ESPORTBASE Media hicimos un reportaje sobre toda la experiencia en el torneo. Aquí puedes leerlo. Las chicas de Uge Soto y Ana Gómez lograron el título después de hacer un torneo de matrícula y jugar dos tandas de penaltis de infarto (sobre todo la primera ante Cataluña). Las 14 dieron su mejor versión para adjudicarse el oro, pero, sin duda, uno de los nombres propios es el de Sara Rubert Morano que anotó el penalti decisivo para levantar el trofeo.

La futbolista del Villarreal CF se armó de coraje y valentía para marcar ese penalti, el más difícil de todos. Sin embargo, cuando la cámara la enfocó se la veía muy sosegada y tranquila a pocos segundos de golpear. Suspiró, resopló y a los 5 segundos ya estaba descargando toda la adrenalina que tenía dentro sabiendo que había tocado el cielo con la Valenciana.

Siempre con un balón bajo el brazo

Sin duda ha sido un momento importantísimo en su carrera y, es por ello, que vamos a relatar su historia. Tomad asiento. A Sara lo del fútbol le viene de familia. Su hermano David, mayor que ella, ya jugaba desde bien pequeño (en la Escoleta de Burriana) y Sara, lógicamente, iba con sus padres a verle jugar. Siempre con una pelota en el brazo y con mucha viveza en su interior. Así la describen los que la conocen. Cierto es que sus padres no querían que jugase al fútbol (preferían que tuviese otras distracciones), pero el padre de un chico, que jugaba con su hermano David, lo cambió todo.

Cuando ella tenía 5 años, este hombre le regaló unas botas y un balón y le dijo: «oye Sara, mañana te vas a jugar a fútbol y a probar a ver qué tal». Así fue. Como el que no quiere la cosa, la pequeña Sara se adentró en el mundo del balompié de manera casi accidental en el equipo de la Escoleta de Burriana (su colegio). Entró a falta de tres meses para que acabase la temporada y le gustó. Le gustó mucho. Algo que sorprendió a sus padres que no pensaban que podía acabar jugando en un equipo. Después de esos tres meses en la Escoleta, Sara se fue a jugar al Primer Toque CF, equipo de la provincia de Castellón. De la mano con su hermano. Ahí ya era prebenjamín de primer año y era mucho más llevadero (para los padres) tener a los dos niños en el mismo club por el tema del transporte, disponibilidad etc. Hablamos de 2018 cuando tenía 6 años y David 4 más, 10. Ese año fue bien para los dos. Lejos de competir (a esas edades todavía no se hace), disfrutaban de lo lindo.

Con 6 años, la burrianense jugaba en la Escoleta CB Burriana

Apareció el Villarreal, que vio algo innato en ella

Un año más tarde, el tema del transporte y demás se empezaba a complicar y los padres decidieron que lo mejor era regresar a Burriana y seguir jugando allí. 2 temporadas (8 años de la burrianense) antes de recibir la llamada del Villarreal CF. Cabe resaltar que un año antes, el club amarillo y el Levante UD se pusieron en contacto con los progenitores de la pequeña Sara para conocer su situación y ver si podían incorporarla a su cantera. Creyeron que lo más idóneo era seguir en Burriana antes de dar un salto tan importante con tan solo 9 años de edad.

Y al final, los buenos siempre llaman dos veces. El Villarreal volvió a ponerse en contacto con Sara y sus padres, cuando era benjamín de segundo año, y, tras una charla distendida, la propuesta acabó por convencerles y dar el sí definitivo. El ofrecimiento del club consistía en que Sara se formase con el masculino. Tanto en benjamín de segundo como alevín de primero, Sara entrenó y compitió con chicos, algo muy curioso siendo tan joven. Sin embargo, todo tenía su porqué. Y es que, desde arriba, a pesar de ser muy pequeña, no querían desaprovechar su talento.

Sara, cuando era prebenjamín de primer año y competía en el Primer Toque (2018/2019)

El principio fue duro por el hecho de competir contra chicos un año mayores que ella, pero acabó adaptándose como un koala a su eucalipto. Sin embargo, ella quería jugar con las niñas y así se lo hizo saber a sus padres. Ya al final de la temporada pasada se enroló en el equipo masculino. Lo peculiar es que las dos veces que el Villarreal la llamó para jugar en Miralcamp fueron para jugar con los chavales porque los coordinadores consideraban que con el equipo femenino no iba a desarrollarse y que muy probablemente iba a ser muy justito para ella. Al estar acostumbrada a jugar con niños, no era adecuado para ella cambiar. Y claro, al final para una niña de 9-10 años, competir como única chica en un equipo repleto de chicos no debe ser fácil ni rápido. Otra constitución, genética…

Un inicio duro, pero necesario

Curiosamente, Sara se integró muy bien con sus nuevos compañeros. Ayudó mucho su personalidad: todos la describen como una niña muy alegre, simpática, extrovertida y muy cercana en el trato. Doy fe. Pude compartir unos minutos con ella en las semifinales del Campeonato Sub12 (vs Cataluña) y recuerdo que me dijo «Carmen (Matas) tira todas las faltas. De área a área, le da igual». No se sentaba en el banquillo sabiendo que en cualquier momento podía volver a entrar. Se tiraba en el césped con los rodillas flexionadas y los brazos alrededor de ellas. Muy paciente y desenfadada. Entremedias gastaba alguna broma o se reía con algún miembro del cuerpo técnico. Crack total.

En la primera temporada con el Villarreal (masculino) se adaptó de maravilla a nivel de vestuario y también en cuanto al aspecto competitivo sobre el verde. Era una más. No le costaba igualarse a los rivales, pero sí que es cierto que la temporada siguiente, la exigencia aumentó y tuvo que emplearse mucho más a fondo porque estaba sufriendo en mayor medida. El hecho de jugar contra niños un año mayor que ella le supuso un sobreesfuerzo importante y un desgaste todavía mayor. Ese curso fue donde la situación le superó y decidió cambiarse al equipo femenino que es donde compite a día de hoy.

Una futbolista que lleva el fútbol en las venas. Siguiendo los pasos de su hermano mayor, ya se está haciendo un nombre, no solo en el Villarreal CF, sino también en el panorama valenciano. Desde el club, me consta que se le tiene mucha fe y es por ello que se le está dando repercusión y visibilidad a través de las redes sociales. Es todavía muy pequeña (12 años tiene la criatura), pero promete mucho. También tiene a su favor que es muy polivalente. Unas aptitudes innatas como extrema: galopa como una gacela y te mata en el 1vs1. Además, puede jugar como referencia porque tiene buen juego de espaldas, va bien al espacio y huele el gol como Garfield hacía con la lasaña.

En la temporada actual 23/24, Rubert juega en la liga alevín de segundo año contra equipos masculinos

Su gol en el Campeonato de España Sub12 la ha puesto en el mapa indiscutiblemente. El trampolín ya lo tiene y ahora falta ver cuánta altura coge. Su entorno, fundamental en su desarrollo, la ha apoyado siempre. Con la red de seguridad que ha tenido por parte de sus padres, Sara no se descentra de sus estudios (cursa 6º de Primaria) porque es consciente de que la formación es fundamental. Sus padres saben y le han hecho saber que eso es lo primero.

El fútbol, por ahora, debe ser algo con lo que se divierta y todo llegará a su debido momento. El mes de marzo para ella ha sido deslumbrante. No solo se proclamó campeona Sub12 de España con la Valenciana, sino que también se coronó con el Villarreal CF en la Yellow Easter Cup 2024. Dos títulos en apenas una semana. Sara apunta maneras, aunque, por el momento, tranquilidad y buenos alimentos.

Su inteligencia sobre el verde y cómo se jugaba, literalmente, el tipo en cada acción me asombraron. Recuerdo en la final un balonazo que se llevó en la espalda en una falta que botó Euskadi apenas a 2 metros de ella. Se quedó tendida unos 20 segundos por el impacto y por ello tuvo que ser sustituida. Al minuto le dijo a Uge que ya estaba preparada para salir mientras se empapaba de agua por la nuca. Piel de platino. Hay que apuntar su nombre, lo recordaremos en unos años.

Autor / 492 publicaciones

Área Villarreal CF. Periodista deportivo. Cubriendo al fútbol base, al bonito, al de verdad. Me leeréis por aquí con todo lo relacionado con la cantera del Villarreal desde el filial hasta los juveniles y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *