Desde dentro: cuando la Valenciana tocó el cielo en el Campeonato sub12 de España

No sé realmente por dónde empezar, pero para ir cogiendo carrerilla, solo diré que esto ha sido la bomba. No solo por los dos títulos (una pasada haber logrado un campeonato y un subcampeonato de España sub12 en la categoría Valenta y masculina), que también, sino por la experiencia que pude vivir en Madrid. Hay mucho que relatar e iré paso a paso para intentar no dejarme nada en el tintero.

Lo primero que recuerdo es la llamada de Paco (Polit) para decirme que si quería acudir al torneo y cubrirlo para ESPORTBASE Media. Sin pensármelo le dije a Chema Mancha (dircom de la FFCV) que viajaba con la expedición a Madrid. Me explicó por encima el protocolo del viaje y ya esa misma tarde estaba haciéndome la maleta.

El jueves 21 llegué sobre las 9h a Valencia y a las 9:20 ya estaba subido en el bus que nos iba a llevar a Picassent. 25 minutos de trayecto antes de empezar a respirar el olor a césped en el Miguel Monleón. Llegamos y, mientras los niños y las niñas calentaban, comenzamos a grabar vídeos y preparar contenido antes de marchar hacia Madrid.

Esa hora que duró el entrenamiento dio para mucho ante una grada abarrotada por todos los padres de los pequeños. Uge Soto y Óscar López dieron las últimas indicaciones de la sesión antes de tomarse una ducha y cambiarse de ropa. Los padres, allí presentes, comentaban lo que se esperaba del torneo y, evidentemente, con muchos nervios por la gran cita que les aguardaba en Madrid. Los chavales, todo lo contrario. Tranquilos como agua de pozo.

(De izquierda a derecha) Ester Medina, María López y África Fernández, durante el entrenamiento en Picassent
Los chicos, en el Polideportivo Ernesto Cotorruelo justo al llegar a Madrid

Muchos achuchones, besos y palabras de despedida antes de subir al bus con 4 horas por delante (que al final fueron 6) para llegar al destino. La música no dejó de sonar en todo el trayecto que se hizo rápido antes de la primera parada, obligatoria para comer. Los estómagos empezaban a rugir y se necesitaba reponer fuerzas para la segunda parte del viaje. Comimos sobre las 14h y a las 15:30 reanudamos el trayecto que se hizo un poco más largo. La variedad de música que llegaba desde la parte trasera del bus era más que amplia. Nadie se aburría, vaya.

Entre conversaciones sobre lo que se esperaba del campeonato, anécdotas (3 horas daban para mucho) y demás llegamos al hotel cuando ya quedaba un rayo de sol que iluminase. Media hora antes paramos en el Polideportivo Ernesto Cotorruelo para que los dos equipos inspeccionasen el terreno donde iban a jugar la mayor parte del campeonato. Allí se grabaron varios vídeos para hacer saber que ya estábamos en Madrid. El check-in en el hotel se hizo rápido y sobre las 19:30h ya estábamos instalados con la maleta deshecha. Antes de la cena, los dos equipos realizaron una dinámica de grupo para incrementar el ‘feeling’ y que el buen rollo se notase. Estaban disfrutando y todavía no se había disputado ningún encuentro. Juegos y risas para despejar la mente.

La cena fue otro punto de partida muy bueno para ir acrecentando el buen ambiente que se respiraba. Los chicos se conocían, pero estas reuniones entre manjares ayudaban y mucho para crear sinergias positivas a pocas horas del primer partido en Las Rozas. Vigilando muy mucho lo que se ponían en el plato, la cena terminó sin sobremesa, lógicamente, y los 24 jugadores se marcharon a descansar sobre las 22h. El cuerpo técnico y demás se quedó un poco más de tiempo en las salas de trabajo para analizar en profundidad a Murcia (primer rival en la fase de grupos). Tras ello, las luces se apagaron y las puertas de las habitaciones se cerraron hasta la mañana siguiente.

Había llegado el gran día. Tras el desayuno (a las 7:15h las chicas, una hora más tarde el equipo de Óscar López), pusimos rumbo hacia Las Rozas donde nos esperaban muchos aficionados ‘taronjas’ para alentar a la Selección Valenciana que iba a empezar de maravilla el torneo.

Entrar con el pie derecho

Primer partido de la Fase de Grupos (Valenta): victoria vs Región de Murcia (1-4)

Las chicas de Uge Soto superaron con mucha solvencia a la Región de Murcia por 4-1. Carmen Matas, por partida doble, y Sara Rubert, con otro doblete, fueron las goleadoras en un partido controlado de principio a fin por la Selección Valenta. Ahí ya empezamos a ver la esencia de este equipo lleno de guerreras: sacrificio, pelear todas las disputas y trabajar todas a una. Este inicio dio mucha confianza a las chicas que sumaban sus primeros tres puntos desplegando un buen fútbol y posicionándose en lo alto de la tabla.

El segundo gol de Sara Rubert en la goleada ante la Selección de la Región de Murcia

Primer partido de la Fase de Grupos (masculino): victoria vs Región de Murcia (0-4)

El equipo masculino tampoco falló y le endosó un ‘pokér’ a la Región de Murcia con tantos de Diego Moyano, Sergi Alcover, Guille e Iker Vicent. Una versión muy certera y contundente de los chicos de Óscar López que eran conscientes que entrar con buen pie en el campeonato era fundamental para llegar lejos. Murcia no puso mucha resistencia y los goles fueron cayendo para hacer un dos de dos en el debut para la sección masculina y Valenta.

Guillermo celebra su tanto frente a la Región de Murcia (0-4)

No había tregua ni tiempo para descansar. Las chicas afrontaban su segundo encuentro del Grupo A una hora después de haber vencido a Murcia. Y esta vez sí que les iba a costar más ante la Selección Balear.

Segundo partido de la Fase de Grupos (Valenta): victoria vs Selección Balear (0-1)

Fue el duelo más igualado de la primera fase (a mi parecer). El equipo isleño salió a por todas yendo a buscar arriba a una Selección Valenta que optó por jugar el balón por bajo a través de Amelia, Buendía y Carmen Matas. Ellas, con un buen trato de balón, intentaron acercarse al área rival, pero el equipo balear no concedía ni una ocasión. El descanso sirvió para bajar las revoluciones y ahí Uge hizo saber a su equipo que iban a tener, al menos, una ocasión clara para ganar. Les recordó que no bajasen la guardia y que mantuviesen la intensidad y el buen hacer. Las jugadoras siguieron a lo suyo y daba la sensación de que el que primero marcase, se iba a llevar el gato al agua.

Y ya cuando todo hacía indicar que los dos conjuntos se iban a repartir los puntos, Elena Buendía apareció de la nada para sacarse un recorte y fusilar a la guardameta balear, haciendo honor a su apellido: vaya que sí fue un buen día para las valencianas, que ya sumaban 6/6 con un disparo inapelable de la jugadora del Godella.

Elena Buendía, tras anotar el 0-1 definitivo frente a Baleares

Ese tanto, a la postre, fue clave para clasificarse para los Cuartos de Final. Elena Buendía estaba empezando a destaparse como una de las grandes revelaciones del torneo y no solo por el gol. La ‘3’ jugaba como carrilera diestra, pero también aparecía por dentro para asociarse con Amalia, Sara, María… Una todoterreno capaz de pegarse 5-6 carreras a sprint y todavía tener gasolina en el depósito. Entendía de maravilla el juego, se posicionaba bien, protegía su área como si de un cancerbero se tratara y además tenía gol. Elena estaba empezando a crecer como la espuma y todavía quedaba lo mejor.

Sara Rubert celebra la victoria ante Baleares junto a Cristina Aguilera, preparadora física de la Selección Valenta
Sara Rubert celebra la victoria ante Baleares junto a Cristina Aguilera, preparadora física de la Selección Valenta

Con 6 puntos en el bolsillo, la tercera jornada se afrontaba con más tranquilidad, pero ahora les tocaba a los chicos hacer lo propio.

Segundo partido de la Fase de Grupos (masculino): victoria vs Selección Balear (0-3)

Al igual que las chicas, el partido de los de Óscar López fue muy igualado hasta 10 minutos del pitido final. Baleares se plantó en campo propio esperando contragolpear y los visitantes no podía encontrar a Sergio Rodríguez, Iker y cía para generar peligro. Estaba todo muy atascado y solo la pelota parada podía decantar la balanza y deshacer el entuerto. Así fue. Un buen balón de Guillermo lo cazó Iker de cabeza, pero tuvo que aprovecharse del rechace del portero para marcar el 0-1. La Valenciana rompió el entramado defensivo del equipo balear y, a partir de ahí, llegaron los otros dos goles, obra de Diego Moyano y Sergio Rodríguez.

Óscar López y Óscar Patiño dando instrucciones desde la banda

Otros tres puntos más que consagraban a la Valenciana en lo más alto del Grupo A con 6 unidades. El pleno de victorias era una realidad y los dos equipos habían encarrilado el pase a los cuartos de final, aunque faltaba rematar la faena. Después de dos partidos seguidos, tocaba recargar pilas, comer en el hotel y poner rumbo a Cotorruelo sobre las 16:30h en el caso de las niñas. Los chicos, una hora más tarde.

Óscar y Uge aprovecharon después de la comida para hacer una conjura y explicar qué tipo de equipo era Castilla y León en el tercer duelo de la fase de grupos. Haciendo especial hincapié en su plan de juego, sus jugadores más peligrosos y qué armas habría que utilizar para hacerles daño. Tras comer (no dio tiempo a descansar mucho), marchamos hacia Cotorruelo para jugar por primera vez allí. Ya empezaba a caer la noche en el polideportivo, pero la idea era clara: ganar para asegurar el billete para las eliminatorias.

Sin bajar la guardia

Tercer partido de la Fase de Grupos (Valenta): empate vs Selección de Castilla y León (1-1)

No iba a empezar de la mejor manera este encuentro. Los leoneses iban a mandar en los primeros compases ahogando a una Selección Valenta algo dubitativa a la que le estaba costando ganar metros. Carmen tuvo algún acercamiento, pero muy tibio debido a la buena defensa de la selección rojiblanca. Los peores presagios se iban a confirmar en el minuto 10 cuando Adriana no conseguía interceptar el balón a Arancha que, en el mano a mano, batía a Imilce. 1-0 y primer gol que recibía el conjunto de Uge Soto.

Primer tiempo complicado para las valencianas que no podían activar a sus jugadoras de ataque de ninguna forma. El descanso iba a venir bien para despejar la mente y reactivarse.

Adriana Alegre, junto a Sara Colom, fue la gran defensora de la Selección Valenta

Nada más arrancar el segundo acto, Elena Buendía iba a poner la igualada después de recibir un gran balón de Excel y desde la esquina del área, cruzar el esférico. Golazo de la carrilera que se estaba erigiendo como una de las mejores jugadoras del torneo. El tanto revitalizó los ánimos de las de Uge Soto que vieron que Castilla y León estaba noqueada. Con Sara Rubert y Excel frescas como una rosa, el plan de partido era claro: juego directo y correr al espacio. Ya se jugaba en campo de las castellanas que no podían asumir el control. A pesar de querer, las valencianas no pudieron encontrar la vía para hacer el 1-2 y el encuentro acabó en empate.

Un punto que las dejaba con pie y medio en los cuartos, aunque eran conscientes que no podían relajarse ante Asturias. Partido muy trabajado que demostraba el buen nivel de todas las selecciones autonómicas. Con el paso de las jornadas, los duelos pendían de un hilo y estaban mucho más apretados.

Tercer partido de la Fase de Grupos (masculino): victoria vs Selección de Castilla y León (0-1)

Los pupilos de Óscar López tuvieron delante a la selección más complicada a la que se habían enfrentado hasta la fecha en el campeonato. Los castellanos, con un fútbol muy rocoso y rudo, no dejaron jugar a los valencianos que trataban de buscar a Iker Vicent con balones aéreos. El delantero del Villarreal peleó contra viento y marea intentando cazar algún contragolpe que pillase desprevenido a los de la meseta.

En el primer tiempo no fue posible, pero en la segunda, un despeje de Ferran Mut lo bajo Iker que, cuerpeando ante el central y corriendo al espacio, acabó marcando el 0-1 definitivo. Tres goles en el torneo para el delantero groguet que se estaba coronando en la fase de grupos.

Iker Vicent batalla un balón ante un rival de Castilla y León

Con todo de cara para los Cuartos de Final

Con 7/9 en el caso de la Selección Valenta y un pleno por parte de los chicos de Óscar López, la última jornada del Grupo A se antojaba importante para no caer en la relajación. Volvimos al hotel después de tres partidos muy duros (sobre todo los dos últimos), se produjo la cena con todo el staff técnico y a descansar. Las sensaciones eran buenas. En mi primer día (completo) con ellos estaba disfrutando como un enano viendo cómo se trabaja desde dentro en la FFCV. Una profesionalidad y un trato no de 10, sino de matrícula de honor.

Pudimos descansar bien, aunque los nervios ya empezaban a notarse en el ambiente. Ese gusanillo de tener cerca los cuartos eran evidentes. El viernes, tras el desayuno (la dinámica en el hotel era la misma), pusimos rumbo hacia Cotorruelo para jugar el último partido de la fase de grupos. Las niñas tenían su partido a las 9:30h. Uge sabía que había que llegar a las eliminatorias con la flechita hacia arriba y motivó a sus chicas para que no dejaran de pisar el acelerador. Óscar López hizo lo propio con sus jugadores sabiendo que el pleno de victorias era posible. Los padres, incondicionalmente, apoyaron a sus hijos desde el primer minuto formando una gran marea naranja que inundaba el Polideportivo Ernesto Cotorruelo.

Alba Sanchis, entrenadora de porteras de la Selección Valenta, en una charla con Imilce Domínguez y Claudia Doménech previa al encuentro frente a Asturias

Cuarto partido de la Fase de Grupos (Valenta): victoria vs Selección de Asturias (2-0)

Sin reblar ni conceder apenas, las valencianas sumaron su tercer triunfo en el último enfrentamiento de la fase de grupos quedando así invictas. Asturias le puso pundonor, pero Carmen Matas, en la primera parte, y Sara Rubert, en la segunda, confirmaron las buenas sensaciones de un equipo que competía cada vez mejor en un contexto complicado.

Desde la zona de banquillos, Uge insistía en que no diesen ningún balón por perdido y que fuesen a todas las disputas. A partir de ahí, con una Amalia exuberante jugando de pivote, Carmen y Excel comenzaron a conectar más veces en el frente de ataque. El marcador no se movió más y se entró a los 1/4 por la puerta grande.

Cuarto partido de la Fase de Grupos (masculino): victoria vs Selección de Asturias (3-0)

Los de Óscar López tampoco dieron opción a los asturianos. Con un partidazo de Alberto Barres en la medular y demostrando nuevamente la pegada que tiene este equipo con Moyano, Iker y compañía, los de ‘la terreta’ pusieron la quinta velocidad hacia los cuartos. Jugando con un sistema 2-1-3-1 con dos extremos bien abiertos y Sergio jugando de enganche, los rivales no soportaban el ritmo impuesto. Asturias fue otra víctima más.

Partidazo de Alberto Barres, futbolista del Levante UD, ante Asturias

Con los dos conjuntos clasificados, y la alegría que eso suponía, nos marchábamos de vuelta al hotel para comer y tener 4 horas de descanso (desde las 12:30 hasta las 16:30) preparando así mejor la primera eliminatoria. La cosa empezaba a ponerse tensa, pero la ambición era máxima. Uge Soto y Ana Gómez no querían hacer saber a su equipo con quién se iban a enfrentar en cuartos para evitar que se condicionasen. Fue Andalucía, un rival muy potente para abrir la lata de las eliminatorias. Los chicos tuvieron algo más de suerte con La Rioja, pero no había que confiarse.

La ilusión por bandera y el camino hacia la final

Ya solo quedaban 8 equipos por torneo. Y la Selección Valenciana estaba en el meollo. Una eliminatoria a un partido que se iba a jugar cuando el sol empezaba a caer. Buena hora y un objetivo claro: pasar a la semifinal.

Cuartos de Final (Valenta): victoria vs Andalucía (1-0)

Incluso yo sufrí aquí. El misil de Elena Buendía que se coló por toda la escuadra hizo explotar de éxtasis a todo el banquillo valenciano. Un rechace que cazó la carrilera, que mandó directamente a la escuadra derecha, para hacer soñar a su equipo con una semifinal después de 9 años sin lograr pasar de cuartos. Andalucía no se iba a rendir y con mucho fútbol directo iba a llevar al límite a Sara Colom y Adriana Alegre que tuvieron que sacar su 300% para defender contra viento y marea el resultado. Las andaluzas asumieron el control frente a un equipo de Uge Soto que esperaba en campo propio achicando agua y defendiendo con todo lo que tenía a su alcance. Amalia, Ester y Elena empezaron a juntarse por dentro para evitar que las del sur combinasen. El tiempo pasaba muy lento, pero, tras mucho sudor y lágrimas, la semifinal ya estaba bajo llave.

Sara Rubert, Irene y Elena Buendía celebran la gesta conseguida

Todos sufrimos con ese partido, muy posiblemente con el que más. Andalucía vendió muy cara su piel e hizo pagar un peaje carísimo a la Selección Valenciana que tiró de la potencia de Buendía para sacar su billete hacia la Final Four. Un partido que fue un punto de inflexión. Uge admitió que se necesitaba tener un partido malo o complicado para llegar más entera a la fase final. Las chicas habían desarrollado su vena más competitiva a base de un desgaste brutal. Esperaba Cataluña en la siguiente ronda.

Cuartos de Final (masculino): victoria vs La Rioja (5-0)

Nadie le hacía sombra a los chicos de Óscar López que arrasaron a los riojanos con una aparición estelar de Emilio (doblete) y Mario Granell. Ambos se estrenaban en el campeonato y eso era importantísimo a nivel grupal. Tener a todos los chicos enchufados de cara a la semifinal caía como agua de mayo. Para ser una eliminatoria, fue un partido de lo más tranquilo, aunque los Óscares seguían dando indicaciones desde la banda sabiendo que su equipo tenía que exprimir la naranja hasta que no tuviese más zumo que dar. 5 partidos disputados, 5 victorias y 0 goles encajados. La selección a batir.

Mario Granell celebra su primer gol en el campeonato

Los dos estaban entre los cuatro mejores. Una alegría inmensa. Yo, que no formaba parte del equipo, aunque me sentía parte, estaba entusiasmado y con muchas ganas de que llegasen las semis. Esa noche (parece que no, pero es cierto) me costó coger el sueño sabiendo lo que iba a llegar al día siguiente. Volvimos al hotel en un bus en el que retumbaba la cumbia y el reggaeton. Los chicos eran conscientes de que llegaban de la mejor manera a la semifinal contra Madrid. Sin fisuras ni titubeos, aunque eso podría ser un arma de doble filo. Había que trabajarlo bien para evitar sustos.

El gran día

El autobús arrancó y se dirigió, por tercer día seguido, a Cotorruelo donde esperaban muchos aficionados con la bandera de la Comunitat Valenciana. La cita era de un alto nivel y la antesala de la final esperaba con mucho ahínco. La Comunidad de Madrid y Cataluña eran las últimas paradas antes de ver la copa. No iba a ser ni mucho menos fácil.

Semifinal (Valenta): victoria vs Cataluña (0-0, en penaltis 7-6)

Este partido fue una locura. Yo casi no pude estar sentado y eso que me gusta ver los partidos relajado y disfrutando. No fue el caso por todo lo que había en juego. Catalanas y valencianas se dieron con todo lo que tenían y más apurando hasta el final por decantar la balanza. Sara Rubert y Elena Buendía intentaron percutir por los costados, pero sin premio alguno hasta que Carmen Matas tuvo el 1-0 en sus botas. Recibió un gran balón de Elena, controló de maravilla y su disparo lo rechazó la portera con la cara. Sí, con la cara. El banquillo de Uge Soto no daba crédito. Ahí había estado el pasaporte para la gran final. Cataluña guardó la ropa en el armario y la Selección Valenta se vino arriba. Y lo tuvo cerca en el tiempo de descuento cuando María López golpeó con el tobillo un envío perfecto de Carmen. El balón besó el poste. Tocaba decidir todo en los penaltis y todo era un manojo de nervios.

Amalia Benavent, una de las grandes sensaciones del torneo

La tanda de penaltis fue una locura, simple y llanamente. Todos marcaban hasta que Buendía falló el suyo. Ahí se pudo acabar todo, pero Imilce dijo que no con una parada contundente. La Valenciana seguía con vida, pero ningún equipo cometía un error que le diese el pase a la otra selección. Llegaba el turno de las porteras. Imilce fue la primera y no erró. Le pegó con el alma, abajo y a un lado. Se olía en el ambiente que iba a detener el disparo de su compañera de gremio. Así fue. La portera de Cataluña estrelló el balón en el poste y la locura se desató. La Selección Valenciana se metía en la final 15 años después tras una tanda de penaltis eterna y una Imilce soberbia que se armó de valor para anotar su lanzamiento. Todos, emocionados, no se lo podían creer. Habían llegado hasta la final y tenían que ganarla. Alegría, llantos, sonrisas y lágrimas por un hito histórico al que le faltaba el ‘jefe final’: Euskadi.

Ese momento en el que ninguna jugadora fallaba y la portera de Cataluña estrelló el suyo en el larguero. Fue una vida más para la Valenciana que se había enganchado de nuevo a la tanda con ese fallo.

Pero esperad, que todavía queda la semifinal de los chicos. Un duelo de poder a poder ante la Comunidad de Madrid, la gran favorita junto a Cataluña. La tarde anterior, en el bus de vuelta tras los cuartos de final, Óscar López y Óscar Patiño comentaban la batalla que se iba a librar frente a la Selección Madrileña por un sitio en la final. Eran sabedores del gran potencial de los de la capital y debían plantear un partido muy intenso. El scout, desde casa, mandó varios vídeos del rival a batir al primer y segundo entrenador de la Valenciana.

Semifinal (masculino): victoria vs Comunidad de Madrid (3-1)

Esto ya iba muy enserio. Quedaban los mejores y la Comunidad Valenciana estaba entre ellos. El último escollo antes de ver el trofeo de cerca era Goliath. Sin embargo, la Valenciana no se iba a andar con chiquitas e iba a arrollar a Madrid desde el primer minuto. En apenas dos minutos, los de Óscar López ya mandaban en el marcador con un tanto de Ferran Mut y otro de Mario Granell.

Mario Granell disputa el esférico ante un futbolista de la Selección Madrileña

No hubo rival, aunque Madrid recortó distancias en la segunda parte con un golazo de falta para ponerle picante al partido. Fue el único atisbo de ‘peligrosidad’ porque la Valenciana estaba ‘on fire’ y quería más. Los que vestían de rojo no aguantaban el ritmo propuesto por los de Óscar López que con Barres y Ferran Mut en la medular estaban muy bien protegidos. Moyano, Guillermo y Sergi Alcover volaban por las bandas y poco pudo hacer Madrid ante este super equipo que ya olía la final como si de un puchero se tratase. Ferran sentenció el encuentro, adjudicándose un doblete, con un disparo a bote pronto desde la frontal.

Por primera vez, LA SELECCIÓN VALENCIANA MASCULINA Y VALENTA se metían en una final. Hay que decirlo con mayúsculas. Un torneo sobresaliente por parte de los dos que solo habían encajado 3 goles en total (2 las de Uge Soto y 1 tanto los chicos) demostrando un nivel defensivo exuberante. «Portería a cero», repetían una y otra vez los dos entrenadores sabedores de que si no encajaban, iban a tener muchas opciones de ganar. La gran final les esperaba a los dos.

Llegó la hora

Con muy poco tiempo para descansar, fue el turno de las chicas. A las 12h se saludaban las capitanas de Euskadi y la Comunitat Valenciana con el trofeo de campeona en el medio de la foto. Ganamos el sorteo de campo, punto a favor sin duda. Y Uge quería jugadoras físicas (que ya habían tenido un desgaste importante dos horas antes) y alineó el siguiente 8 titular: Imilce; Elena Buendía, Adriana, Sara Colom; Ester, Amalia, Carmen Matas y María en punta de ataque.

Futbolistas con mucha resistencia para igualar el nivel del País Vasco que iba a ser un rival duro de pelar. Jugando por dentro con Ester y teniendo de mediapuntas a Amalia y Carmen Matas, las de Uge Soto se hicieron rápidamente con el cuero. Y en una jugada aislada que parecía que iba a acabar en tierra de nadie, Amalia se inventó un golpeo a la media vuelta que sorprendió a la guardameta vasca y que acabó convirtiéndose en el 1-0. Cosas que solo puedan hacer las ’10’. Uge pedía cabeza. Se había dado un paso importante, pero quedaba mucho aún.

Amalia, tras anotar el 1-0 en la final frente a Euskadi

Las valencianas cada vez estaban mejor. Euskadi, muy metida atrás buscando correr al contraataque. Con una Sara Colom imperial haciendo de ‘stopper’, el equipo de la terreta se plantaba en campo rival activando mucho las bandas y cargando el área. No estaban sufriendo.

La árbitra señaló el descanso y solo quedaban 20 minutos para tocar el cielo. Uge felicitó a sus chicas por el trabajo hecho y pidió que no bajasen la guardia además de que intentasen terminar todas las jugadas para evitar correr hacia atrás. Sin embargo, al poco de empezar la segunda parte, cayó un jarro de agua fría en el equipo valenciano. Olivia Ezquer se sacaba un latigazo desde la frontal, que llegó a palmear Imilce, pero que acabó colándose. 1-1 y todo por decidir.

Sara Rubert, para dar velocidad, e Irene, para cerrar el bloque defensivo, entraron a falta de 10 minutos y el encuentro se convirtió en un correcalles. De un lado a otro donde el centro del campo era inexistente. Los dos equipos, muy cansados, no querían perder el botín que tenían en la mano y sabían que se iban a jugar todo a una sola carta: los penaltis. La colegiada señaló el final del partido y la tensión subió un 300%. Solo podía quedar uno.

Las jugadoras, con los nervios a flor de piel en la tanda de penaltis

El sorteo cayó para Euskadi que lanzó primero y se dio con un canto en los dientes. Tenía enfrente a una titán llamada Imilce Domínguez Rodríguez que detuvo, sin contemplaciones, el primer disparo. Iba potente, pero adivinó el lado y lo paró. Oportunidad de oro para ponerse por delante; Carmen Matas no falló: la puso en la escuadra y engañando a la cancerbera.

Estaba saliendo todo a pedir de boca y venía lo que era a vida o muerte. Imilce intimidó a la jugadora vasca que llegaba al punto de penalti con el corazón en un puño. Los nervios pudieron con ella y estrelló el balón en el larguero. Imilce lo celebró apretando el puño y señalando al banquillo. Solo faltaba el último paso para ser campeonas. Le tocaba el turno a Sara Rubert Morano; era su momento.

La burrianense cogió el balón, lo colocó, respiró muy profundamente y, como si de algo sencillo se tratase, mandó el balón al fondo de las mallas para explosión total de todas las jugadoras y cuerpo técnico.

Felicidad, júbilo, alegría, regocijo, exaltación y todos los términos que queráis para describir ese último penalti y la consecución del título. El tercero en la historia del fútbol femenino de la Comunidad Valenciana (después de 2001 y 2009) y el primero del proyecto Valenta. La cara de Uge Soto y Ana Gómez lo decían todo. Habían peleado muchísimo por estar ahí con esas 14 guerreras y poder levantar el título. Cristina, Alba, Diego, Alicia, Dani... fueron, por supuesto, partícipes también de este gran hito formando a todas y cada una de las niñas que lo dieron todo sobre el césped.

Las chicas se abrazan para celebrar el Campeonato Sub12 de España

Las familias, en la grada, no podían creérselo y las lágrimas comenzaban a brotar de los ojos.

La celebración con la afición que se desplazó hasta Madrid

Una selección que vale su peso en oro

Con 3 goles encajados en todo el campeonato, este equipo demostró que está hecho de acero puro. El futuro del fútbol femenino valenciano está más que asegurado y el orgullo y la satisfacción están por las nubes.

La adrenalina de la victoria de las chicas se trasladó al partido de los chicos que se jugaban el título contra Andalucía. Un doblete sería entrar en el Jardín del Edén. Algo que nunca había sucedido. Los de Óscar López llegaban invictos después de ganar todos los partidos con solo 1 gol en contra. Desgraciadamente, en la final no salió nada. Los verdiblancos marcaron dos goles muy pronto y los valencianos no pudieron reponerse a pesar de intentarlo.

Era una losa importante que pesaba mucho. Ferran, Barres y Sergio Rodríguez trataron de encontrar a Emilio e Iker arriba, pero era muy complicado. Andalucía iba volando y anotó el 0-3 antes del descanso. Ya en el segundo acto, la Valenciana propuso más y cargó el área de gente de ataque sin premio alguno. Acabó el partido ante la tristeza del equipo valenciano. Los chicos cabizbajos no se lo podían creer y, como buenos compañeros, felicitaron a la Selección Andaluza por la victoria. En una conversación con Óscar Patiño, comentamos que justo el ‘partido malo’ se había dado en la final. Una pena.

El equipo masculino posa con el trofeo que les acredita como subcampeones de España Sub12

Sin embargo, había y hay que estar muy orgullosos de este equipo que apeó a Madrid en las semis siendo muy superiores. No solo a los de la capital, sino también a La Rioja y a las selecciones de la fase de grupos. Muchos goles a favor, 4 en contra y un fútbol propositivo de ataque. Hay que destacar el gran trabajo de Lolo Martín Navarro con los guardametas: Ezequiel y Zakhar. Los dos, muy seguro bajo los palos al igual que Alba Sanchis con Imilce y Claudia. Chapeau. Solo pierden las finales los que llegan a ellas. Llegará otra oportunidad seguro. Sin olvidar tampoco la inconmensurable labor de Cristina y Lucas preparando a nivel físico a los dos equipos que supieron resistir contra viento y marea cada uno de los encuentros disputados. Todo el staff estuvo de 10.

Al rato de la final masculina, se celebró la entrega de trofeos que empezó con las chicas. Medallas al cuello, justo antes de que Carmen Matas recibiese el MVP del campeonato. La centrocampista del Valencia Féminas cuajó un torneo espectacular y mereció ese reconocimiento.

Llegó el momento. Las jugadoras y Ana Gómez formaron corrillo y le hicieron hueco a Amalia Benavent que levantó el título al cielo de Madrid. La Selección Valenciana Valenta se convertía en CAMPEONA DE ESPAÑA SUB12. Foto grupal para enmarcar el momento y después una a una fueron pasando para posar con el trofeo. Ana Gómez y Uge conversaban sobre lo importante que era para ellas y la FFCV haber logrado este título después de tanto esfuerzo y dedicación. Todavía no eran conscientes, pero había ocurrido. Muchas niñas se miraban, atónitas, la medalla asimilando todo lo que había pasado.

Orgullo valenciano

Justo después, los chicos recibieron las medallas e Iker Vicent alzó el trofeo de subcampeones de España. Un poco tristes, pero sintiendo orgullo por haber llegado tan lejos. Llegó la hora de la foto grupal con los dos equipos, cuerpo técnico, directiva etc. Todos los miembros de la FFCV, presentes en Madrid, en una misma foto con los dos títulos en el centro. Los dos periodistas que íbamos en la expedición (el compañero Iván Herraiz y servidor) también pudimos hacernos una foto con los trofeos. Había que aprovechar.

Después de un rato con fotos, vídeos y demás, pusimos rumbo al bus que nos esperó con la comida. Ya de ahí de vuelta hacia Valencia con una mini parada para estirar las piernas. La mayoría de niños y algunos del staff bajaron en Picassent y el resto (10-11 personas) paramos en el centro de Valencia. Habíamos llegado con una experiencia para el recuerdo y dos trofeos bajo el brazo.

Yendo hacia la Estación del Norte comencé a pensar en todo lo vivido y lo mucho que significaba para mí a nivel profesional y también personal. Aún cuando estoy escribiendo estas líneas tengo presente lo que ocurrió en Madrid el pasado fin de semana y se me eriza la piel. Puse la llave en la cerradura y pisar mi casa me hizo querer volver a vivir aquello. Por todo. La gente, los niños, el ambiente, el nivel de los partidos, el trato de la FFCV, el colofón final… Una pasada.

Fotos: FFCV

Autor / 492 publicaciones

Área Villarreal CF. Periodista deportivo. Cubriendo al fútbol base, al bonito, al de verdad. Me leeréis por aquí con todo lo relacionado con la cantera del Villarreal desde el filial hasta los juveniles y más.

Un comentario en “Desde dentro: cuando la Valenciana tocó el cielo en el Campeonato sub12 de España

  1. Xavi, ha sido un placer que compartieras con toda la expedición un campeonato tan especial. Nos alegra mucho ver cómo lo disfrutaste y saber que serás una persona más a la que le haya marcado esta bonita experiencia. Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *