Un infantil del Marítimo Cabanyal recibe la tarjeta verde en un partido crucial por el ascenso en Primera Regional

Foto: UD Marítimo Cabanyal

La Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana anunció a principios de 2019 el nacimiento de una nueva tarjeta que estaba a disposición de los árbitros para fomentar los valores y la deportividad en las competiciones federadas: la tarjeta verde. Su implantación quería premiar el juego limpio y hace dos fines de semana en el campo de la UD Marítimo Cabanyal, un jugador infantil del equipo local recibió al final del encuentro la única tarjeta verde que se ha sacado esta temporada en Primera Regional.

El equipo de los Poblados Marítimos se enfrentaba al Rocafort y solo les valía ganar para seguir en la lucha del ascenso directo a Infantil Preferente. Tras los primeros 45 minutos, el conjunto dirigido por Joaquín Aigues estaba por delante en el electrónico, pero llegaría una jugada que sería clave tanto en el marcador como para el árbitro a la hora de sacar la tarjeta verde.

En una disputa en el área, el balón salió fuera y todo parecía indicar que sería saque de esquina a favor del Rocafort; sin embargo, el colegiado dio puerta ante la sorpresa de locales y visitantes. Y cuando el guardameta Riccardo Bellaveduta ya había plantado el balón y se disponía a sacar, el árbitro se llevó el silbato a la boca y señaló córner. Un cambio de decisión extraño que llevó al Rocafort a empatar el partido aprovechando el desconcierto del equipo local. Esta toma de decisiones tan cambiante pudo perjudicar al Marítimo en su batalla para ascender porque solo le vale sumar de tres, pero consiguieron remontar al final del partido y acabar el choque con otra victoria en el casillero. Pero ahora bien, ¿y la tarjeta verde? ¿Qué pudo ver el árbitro en esta jugada para decidir sacarla?

Cuando los dos equipos volvían a vestuarios, la afición visitante estaba diciéndole algo al árbitro del encuentro desde la grada. El tono no era beligerante, sino que reclamaban que sacara la tarjeta verde a Alejandro Morera López, futbolista del equipo local. El cuerpo técnico del Marítimo no entendía lo que estaba sucediendo y salió al campo para dialogar con el árbitro y saber por qué uno de sus jugadores iba a recibir el premio al juego limpio, entonces todo empezó a encajar.

Alejandro Morera, en aquella jugada donde el colegiado señaló puerta y luego córner, se acercó al árbitro para decirle que se había equivocado en su decisión y que el guardameta no debía sacar sino que era el Rocafort quien tenía que lanzar el saque de esquina. Alejandro, en un momento de humildad y compañerismo, se sincero ante el árbitro e hizo cambiar su decisión, llevando al Rocafort a empatar el partido y estar a punto de acabar con el sueño del ascenso para su equipo.

Tras el pitido final, Alejandro Morera recibió la tarjeta verde por esa acción de compañerismo en un momento muy delicado en el que su equipo podía aprovecharse de un fallo arbitral. Además, su buen gesto hizo que el rival empatara y aunque esto nunca se había podido saber, el árbitro decidió que la sinceridad de Alejandro era merecedora de una tarjeta verde. Alejandro recibió la única tarjeta verde que se ha dado esta temporada en el Grupo 3 de Primera Regional Infantil. Fútbol base y valores.

Autor / 69 publicaciones

Redactor jefe de ESPORTBASE Media. Periodista. Dando voz a aquellos que siempre han silenciado. Desde el fútbol femenino al fútbol regional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *