Las desconexiones hunden todavía más al Villarreal ‘B’ en Oviedo (2-1)

Foto: Pau Navarro pugna un balón con Viti Rozada

Es difícil de explicar lo que le ocurre a este equipo que compite bien durante muchos tramos, pero acaba por claudicar. Un error en salida de balón desembocó en el 1-0 y, llegando al descanso, se produjo el 2-1 después del gol de Ontiveros y dos ocasiones clarísimas para haber obrado la remontada. En la segunda parte, solo Carlo puso en aprietos a Leo Román con un disparo potente, pero nuevamente el equipo de Miguel Álvarez paga muy caro sus desconexiones. 2 puntos de los últimos 21.

El filial del Villarreal iba a salir al Carlos Tartiere siendo consciente de que ocupaba la última posición de la tabla en La Liga Hypermotion. Una victoria no le haría salir de la zona roja, pero si lo igualaría con el Albacete, equipo que marca el límite con 33 puntos. Ese era el princi`pal cometido. Y el inicio del partido no iba a ser precisamente esperanzador.

Un error de Rodri Alonso en salida lo iba a aprovechar Santi Cazorla, leyenda grogueta, que le iba a enviar un caramelito a Alemão para batir a Iker Álvarez por abajo. Inicio terrible del minisubmarino que, de nuevo, por un error individual se veía por detrás en el marcador. El Oviedo se acercó un par de veces más en busca del 2-0, sobre todo con centros laterales que defendían bien Espigares y Pau Navarro. Hugo Novoa tuvo la primera ocasión para los amarillos llegando al 30′ cuando encaró a Abel Bretones, se deshizo de él, pero su disparo se fue muy arriba.

A pesar de esa oportunidad, el filial no estaba cómodo. No le duraba apenas la pelota al equipo de Miguel Álvarez que se tambaleaba sobre el Carlos Tartiere. Y es que al filial groguet todo le sale al revés. Geralnik recibía una pelota de Novoa y su disparo, a media altura y ajustado, lo sacaba Leo Román dando forma a una de las paradas de la temporada. Estéticamente, preciosa. Tiago no podía creérselo. Ahí ya empezó a coger vuelo el B. Poco después, una internada de Altimira por la derecha iba a generar controversia por una mano de Bretones. A primera vista, el colegiado no señaló nada, pero el VAR lo llamó y rectificó su decisión. Ontiveros, desde los 11 metros, no falló y puso las tablas. El Oviedo estaba ahogándose y el Villarreal quería aprovecharse del subidón del gol anotado. Onti, nuevamente, iba a tener el 1-2 en sus botas después de una vaselina marca de la casa a la que Leo Román llegaba a palmear de milagro.

Sin embargo, al Villarreal le duró apenas la alegría porque, en el tiempo añadido del primer tiempo, Viti iba a galopar por la banda derecha para asistir a Alemão. El brasileño se anticipaba a Espigares y superaba a Iker Álvarez. 2-1 y de nuevo tocaba remar. Primera parte súper intensa que dejaba momentáneamente al Oviedo por delante con un gol en el tiempo extra.

El segundo período arrancó con el cambio de Rodri Alonso que dejaba su sitio a Requena. Se intentó estirar el equipo amarillo al principio del segundo acto con balones rápidos, pero el conjunto ovetense contragolpeaba con centros desde el costado derecho que hacían helarse al corazón de los jugadores del Villarreal. Se paseaban por delante del área de Iker sin encontrar rematador. Alemão estaba oliendo la sangre y Miguel Álvarez decidió meter a Carlo Adriano y Diego Collado para darle más mordiente a sus chicos en el frente de ataque. Álex Millán, un viejo conocido del Villarreal ‘B’, entró en el terreno de juego y tuvo el 3-1 en sus botas después de un gran centro de Masca que no cazó el ariete maño. Se sostenía como buenamente podía el filial que rozó el 2-2 con un disparo fortísimo de Carlo que desbarató Leo Román yendo abajo. El balón le paso por debajo del cuerpo y estuvo a punto de colarse.

Gelardo y Ferrari fueron los últimos hombres en entrar al verde por parte del minisubmarino que no era capaz de encontrar el camino del gol de la igualada. A partir del 80′, el partido se había convertido en un correcalles donde el Oviedo salía beneficiado. Tanto es así que Millán, después de un envío fabuloso de Jimmy Suárez, se iba a plantar solo contra Iker Álvarez y su disparo se iba a marchar fuera para la sorpresa de la afición ovetense. Los groguets seguían vivos, pero solo quedaba el tiempo de descuento. Dubasin quería sumarse a la fiesta después de driblar a Pau Navarro y estrellar el balón en el cuerpo de Tasende. El tiempo se agotaba y el equipo vila-realense quería ‘morir’ en el área del Oviedo sumando todos los efectivos posibles. Un saque de esquina botado por Tasende iba a ser la última jugada de un encuentro que volvía a ser una pesadilla negra para el filial del Villarreal que encadena 5 derrotas seguidas en liga.

Foto: LaLiga Hypermotion

Autor / 492 publicaciones

Área Villarreal CF. Periodista deportivo. Cubriendo al fútbol base, al bonito, al de verdad. Me leeréis por aquí con todo lo relacionado con la cantera del Villarreal desde el filial hasta los juveniles y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *