Toda la información del fútbol base valenciano

Rukh y el idilio ucraniano con el COTIF

COMPARTIR
, / 90 0

El Rukh ha caído con buen pie en el COTIF. El equipo ucraniano ha encontrado en el torneo de l’Alcúdia un refugio, un lugar seguro que le permite evadirse de la dramática situación que sufre su país y centrarse en aquello que le apasiona: jugar al fútbol. Su portentoso físico, disciplina defensiva y velocidad a la contra han puesto en apuros a algunos de los mejores conjuntos que han pasado por el césped de Els Arcs en los dos últimos años. Su historia reciente representa un idilio con el COTIF, donde Ucrania ya ha dejado el listón muy alto con anterioridad. Esta semana, el Valencia CF lo homenajeó antes de su encuentro, que se convirtió en la eliminación de los ucranianos. El público del torneo (y también el comité organizador) los han llevado en volandas durante estas semanas.

De hecho, la década de los noventa fue especialmente exitosa para el país del este de Europa. Tras la caída de la URSS y su independencia, fue una nación que dejó huella en el torneo internacional de l’Alcúdia. En 1992, el público de Els Arcs pudo disfrutar con la presencia del FC Dnipro, histórico equipo ucraniano que en la pasada década fue subcampeón de la Europa League (2014-15) y que, ahogado por las deudas, desapareció en el año 2019. Su equipo juvenil firmó un meritorio cuarto en el COTIF en una edición en la que el FC Barcelona conquistó su primer trofeo.

No hubo mucho que esperar para que la bandera azul y amarilla volviese a ondear en el campo de fútbol alcudiano, pues un año después fue la selección nacional la que participó en el torneo juvenil. Aunque si hay que ser justos, arrasó. Ucrania se proclamó campeona por delante de Chile, Estados Unidos e Italia, que completaron las cuatro primeras posiciones. Debió cogerle el gusto porque repitió victoria en 1995, en aquella ocasión se impuso en la clasificación al Valencia, la Fiorentina y el Real Madrid, equipos que completaron el cuadro de honor de aquella edición.

Hay que dar un salto en el tiempo de casi una década para encontrar otra participación exitosa de Ucrania en el COTIF. Fue ya en el presente siglo, en el año 2003. Nuevamente estuvo en la pomada por el título, que finalmente se llevó la Selección de Uruguay. El combinado autonómico valenciano y Egipto fueron tercero y cuarto, respectivamente.

En un año todavía marcado por las restricciones sanitarias, el pasado, el Rukh se plantó en el COTIF como un completo desconocido para el público de Els Arcs. Pese a ser un club fundado en el presente siglo, ha tardado poco en asentarse en la primera división de su país y consolidarse como una talentosa cantera de futbolistas. En l’Alcúdia dejó muy buenas sensaciones en su primera participación, en la que se quedó a las puertas de la final. Solo un gol en la prórroga del Alzira lo evitó. Este verano ha vuelto y ya durante la ceremonia inaugural quedó claro que el público del torneo se ha volcado con Rukh, pues el himno ucraniano fue el que recibió la mayor ovación. Además, sus partidos generan gran expectación. Se ha ganado, a pulso, un hueco en el corazón de la afición. Independientemente del resultado final, pocas dudas quedan de que vive un idilio con el COTIF.

Texto y Foto: Rubén Sebastián / COTIF

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.