Toda la información del fútbol base valenciano

No hubo tarjeta verde para el Avant Aldaia… pero sí muchos aplausos

COMPARTIR
, / 537 0

Equipo Alevín ‘B’ | Foto: Avant Aldaia

Desde hace un par de meses, la tarjeta verde de la FFCV viene empleándose para destacar aquellos gestos y actitudes que vayan más allá del ‘fair-play’ considerado ‘normal’. Como hemos comentado en alguna ocasión, es poco habitual que un árbitro muestre dicha cartulina a un jugador o equipo. Sin embargo, eso no impide que destaquemos actitudes de deportividad que vemos cada fin de semana, aunque no tengan como ‘premio’ la tarjeta verde.

Eso fue exactamente lo que sucedió el pasado fin de semana (sábado 8 de diciembre) en el partido que midió a los equipos Alevín de Primer Año de Avant Aldaia y Alboraya UD. Un partido igualadísimo en la primera mitad y que se descontroló absolutamente mediado el segundo acto: entre el minuto 39 y el minuto 60 (final del partido) se anotaron… ¡nueve goles! El marcador final reflejó un 2-7 favorable a los visitantes, pero eso no fue lo más destacable.

Según testigos presenciales, con el marcador reflejando un 1-4 favorable al Alboraya UD, el colegiado paró el partido debido a un golpe recibido por un niño del Alboraya UD. El juego estuvo detenido unos instantes, y el árbitro reanudó la contienda dando posesión de la pelota a un jugador del Avant Aldaia con la perspectiva de que lo devolviese. El jugador, sin embargo, se despistó en la acción y decidió lanzar a portería, pillando desprevenido al portero y anotando un tanto (2-4).

El técnico del Avant Aldaia ‘B’, David Saiz, y el delegado Isidro Sánchez optaron por la deportividad. En un momento clave de partido, y más teniendo en cuenta que el equipo no había sumado puntos todavía esta temporada y estaba perdiendo en su propio feudo, llamaron la atención a su joven jugador por la acción realizada y pidieron a sus jugadores que no se moviesen tras el saque de centro. El Alboraya sirvió desde el punto central, avanzó al área rival y anotó el 2-5 sin que hubiese oposición.

Los padres presentes aplaudieron el gesto, tanto los de la hinchada aldaiera como los del Alboraya. Uno de esos padres forasteros definieron así el gesto: “Merecían un aplauso por parte de los padres de ambos equipos por el ejemplo de lo que debe de ser el deporte por encima de todo“, aunque lamentó que el árbitro no considerase la acción digna de una tarjeta verde.

Aún así y pese a la derrota, los jugadores del Avant se marcharon del césped con el buen regusto de haber demostrado una vez más sus valores y deportividad.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.