Toda la información del fútbol base valenciano

¿Parón por Navidad? Organización: planificación + evaluación

COMPARTIR
, / 616 0

Foto: Getty

‘La organización de la actividad deportiva es el punto de partida para optimizar el rendimiento de los deportistas jóvenes y obtener el máximo beneficio de su paso por el deporte’

Una vez terminada la primera fase de la competición y a punto de irse unos días de vacaciones, Juan y Javier -entrenadores de fútbol- reaccionaron de muy diferente manera.

Juan, técnico de un equipo cadete de fútbol femenino, sobrecargó los últimos días de entrenamiento con varios partidos amistosos, uno contra el equipo juvenil de su Club y otro contra el equipo cadete de un amigo entrenador en una Escuela de fútbol. Vagamente pensó en hacer un balance de la primera fase competitiva, aunque las cosas no habían ido como esperaba y el equipo tuvo varios conflictos durante esta fase, y al final pensó que lo mejor era hacer una charla general con las futbolistas a la vuelta de vacaciones. Tampoco puso ninguna tarea a sus jugadoras para las largas vacaciones ni valoró que al regreso jugaban dos partidos muy importantes contra rivales directos, y se marchó tranquilamente a comer turrón.

En cambio Javier, entrenador de un equipo juvenil de fútbol, nada más terminar el último partido de esta primera fase competitiva (a pesar de haber ganado), concedió dos días de descanso a sus futbolistas pero él, lejos de relajarse y darse por satisfecho, citó a su Cuerpo técnico para el día siguiente. El objetivo fundamental de la reunión de trabajo, perfectamente estructurada en su duración y contenidos, era dar un feedback adecuado al equipo antes de que se fueran de vacaciones.

EVALUACIÓN

Cuerpo técnico. Lo primero que hizo fue felicitar al delegado del equipo porque gracias a él no dieron un partido por perdido al equipo: el motivo era que uno de los nuevos jugadores no podía debutar dado que tenía una sanción de su antiguo club. Además, valoró positivamente el cumplimiento de las funciones de su 2º entrenador y le añadió un trabajo extra: hacer un entrenamiento específico con los porteros (delegar en sus ayudantes, sin duda, había sido una gran idea).

Objetivo de resultado. Se hizo una crítica constructiva sobre el objetivo de resultado planteado al inicio de la temporada, quizás demasiado optimista, pues aunque todavía tenían todas las opciones para mantener la categoría, no habían previsto algunas dificultades que les fueron surgiendo (fundamentalmente en forma de lesiones).

Deportistas. Los futbolistas habían tenido una alta adherencia a los entrenamientos y al trabajo programado. El establecimiento conjunto, al inicio de la temporada, de las normas de funcionamiento interno entre el cuerpo técnico y los deportistas había funcionado, únicamente se contabilizaron algunos retrasos con las consiguientes sanciones económicas [dinero que se utilizó para una comida].

Los capitanes (uno elegido por los deportistas y otro elegido por el cuerpo técnico), habían cumplido perfectamente con su rol, sobre todo en el momento más difícil que pasaron en Noviembre cuando perdieron varios partidos y la prensa local les criticaba sin parar. En ese momento de dificultad ejercieron su papel de líderes del equipo, estando con el entrenador, reforzando su papel ante el resto del equipo y “dando la cara” ante los periodistas.

Los padres de los deportistas. Se valoró muy positivamente haber realizado una reunión al principio de la temporada para explicar las obligaciones de los deportistas, exponer los objetivos que se esperaban conseguir esta temporada, establecer algunas normas que deberían cumplir en los entrenamientos y las competiciones. Apenas hubo algún contratiempo nada reseñable que se solucionó de forma positiva.

Además, se les informó que esta temporada tendrían una reunión trimestral con el entrenador y, como novedad, tendrían una vía de comunicación con el coordinador del Club para los padres que quisieran resolver alguna duda.

PLANIFICACIÓN

Objetivo. El objetivo de resultado realista seguía siendo mantener la categoría. Se previeron algunas dificultades que pudieran surgir y alternativas de respuesta adecuadas. Además, se optó por un objetivo alternativo, por si todo funcionaba milimétricamente a como lo habían planificado, quedar entre los 8 primeros clasificados.

Vuelta al trabajo. Anticipando unos problemas de fechas con 2 de los jugadores que tenían que viajar fuera de España para estar con su familia, convinieron que se podían incorporar dos días más tarde. Para que el resto del equipo no se sintiera maltratado establecieron algunas medidas compensatorias, poniendo a estos dos jugadores varias sesiones extra de trabajo (junto con los jugadores lesionados) durante la primera semana de entrenamientos.

Roles. Se habló individualmente con uno de los futbolistas para explicarle que su rol, debido a la lesión de un compañero y a su buen trabajo en los entrenamientos, cambiaría y a partir de la 2ª fase de la competición sería titular.

Además, se reforzó mucho a los jugadores suplentes enfatizando su buen trabajo y al portero reserva, que no había jugado ni un solo minuto en toda la temporada, se le comunicó que jugaría de titular en un Torneo que el equipo iba a disputar contra un equipo juvenil de la Premier league que estaba de gira por España.

Nada más terminar la reunión con los futbolistas y para trabajar la Cohesión de equipo se fueron a comer todos juntos (los jugadores eligieron el lugar de la comida y el menú).

Algunas reflexiones para los Entrenadores…

El entrenador de fútbol que evalúa el trabajo realizado por su equipo planifica mejor el siguiente periodo competitivo, teniendo un mayor control sobre los contenidos y marcando mejor el camino que han de seguir como grupo.

El feedback que proporciona el entrenador a su equipo, al ser bastante inmediato, es procesado mejor por los deportistas cumpliendo el objetivo de aportar información valiosa en el momento oportuno. De esta manera el entrenador evita que los deportistas puedan llegar a conclusiones erróneas.

El entrenador que actúa planificando y evaluando adecuadamente ejerce un liderazgo más efectivo ganando credibilidad entre sus deportistas.

Además, fortalece la autoconfianza grupal al ser los futbolistas conscientes de los aciertos y porqué se han producido (si el equipo cumple los objetivos), y de los errores, al analizar con la mayor objetividad posible los fallos y el camino para reconducirlos (si no se han cumplido las metas).

Al introducir en la evaluación a su cuerpo técnico fortalece la responsabilidad y el trabajo en equipo con sus ayudantes. Asimismo, tener en cuenta a los padres siempre es determinante en la iniciación deportiva, porque aportándoles información, entenderán y respetaran el trabajo del entrenador, y aceptarán mejor el rol que les corresponde (evitándose problemas innecesarios).

Así, entrenador que regresas a la realidad cotidiana de los entrenamientos y las competiciones después de unos días de descanso, tú sabrás si te pareces a Juan o a Javier, si te debes felicitar por tu actuación o debes intentar mejorar o ajustar tus patrones de conducta en los próximos descansos competitivos.

J. Enrique Rincón
Psicólogo Experto en Psicología del Deporte
www.psicologiaparaentrenadores.com

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.