Toda la información del fútbol base valenciano

‘¡Te voy a partir la cara!’: árbitro suspendió un partido de prebenjamines en San Marcelino por amenazas de un padre

COMPARTIR
, / 1321 1

Campo de San Marcelino | Foto: Opsa

El pasado sábado 24 de noviembre, un partido de Prebenjamines disputado en el campo de San Marcelino y que medía al CDA San Marcelino ante el Colegio Salgui tuvo que ser suspendido por el árbitro al descanso debido, según su acta, a las amenazas recibidas por el padre de un futbolista local.

El choque, que había arrancado a las 15:00 horas en el campo conocido como ‘La Jaula’ del recinto, discurría por los cauces normales (con 1-1 en el marcador) cuando el árbitro, que había recibido gritos por parte de un padre, decidió suspenderlo al descanso y reflejó en el acta lo sucedido.

“Se ha suspendido el partido el día 24/11/2018 a las 16:04, motivado por (agresion,incidentes ya comenzado el part.) : Un padre de unos de los jugadores del club San Marcelino me amenaza con partirme la cara y en la grada se alteran el orden. Decido terminar el partido habiendo personal policial y sabiendo los datos de dicho señor interiormente.”

48 horas después, el colegiado logró obtener más detalles con los que pudo ofrecer información adicional del causante del incidente, al que identificó como padre de uno de los futbolistas. El periódico ESPORTBASE tuvo acceso al anexo del acta del colegiado, en la que se detalla lo ocurrido.

Según testigos presenciales, el padre causante del problema estaba dentro del perímetro del césped y recibió una amonestación verbal por parte del colegiado, quien se acercó a los padres en la grada a pedirles que por favor no accediesen al verde y que sólo los jugadores, técnicos y árbitro debían estar. Fue en ese momento cuando dicho padre habría amenazado al árbitro (‘te voy a partir la cara’) si volvía a dirigirse a él de esa manera.

Ante lo sucedido, el colegiado no reanudó el choque en la segunda mitad y se quedó en su vestuario, además de telefonear a la Guardia Civil. Pasado el rato, la Benemérita hizo acto de presencia y el colegiado pidió que permanecieran en el recinto para la disputada del segundo acto. Ante la negativa de las fuerzas del orden (que tenían que dar servicio en otros lugares) y al no poder asegurar su integridad física, el árbitro suspendió el choque.

El San Marcelino da su versión de lo sucedido

En el CDA San Marcelino están muy sorprendidos con lo que está ocurriendo y ya están recurriendo el acta arbitral, porque consideran que su redacción no refleja lo sucedido. Según indican, el árbitro del partido llegó tarde respecto a la hora prevista y comenzó a pitar el choque de los Prebenjamines “muy nervioso, quizá pensando en que después tenía que pitar un San Marcelino – Alaquàs i Walter en categoría Juvenil” en el mismo reciento, y dirigiéndose a los jugadores “no como niños de 7 años, sino como si fueran mayores”. Un hecho que provocó las protestas de padres de ambos equipos.

De nuevo, según versión que emana del club, nada más pitar el descanso la actitud del árbitro hizo llorar al jugador local con dorsal número 7, y en ese momento fue cuando el padre dijo al árbitro que si volvía a hacer llorar a su hijo sí reaccionaría. Desde la entidad local no saben concretar qué le dijo el padre al colegiado, pero condenan de pleno cualquier insulto o amenaza en caso de que se produjera. El árbitro se marchó de inmediato al vestuario, llamó a la Guardia Civil y una pareja de agentes se personó en las instalaciones.

De hecho, insisten en que el padre que presuntamente amenazó al árbitro se presentó ante los agentes junto a su mujer sin ningún problema, se identificó y explicó lo que había ocurrido.

“Estamos muy sorprendidos porque no hubo en ningún momento acoso ni nada al árbitro“, informan desde el club local, que “condena cualquier tipo de violencia” y que no entiende “por qué ha redactado así el acta”. Para respaldar su versión, indican que los agentes le ofrecieron acompañarle mientras se marchaba pero insistió en quedarse para pitar el partido de categoría Juvenil que iba después. “Después de sentirse acosado como dice en el acta, se quedó a pitar un partido de Juveniles sin problema. Luego se duchó y se marchó a casa. No lo entendemos”, concluyen.

Un comentario

  • Aficionado dice:

    Lamentable y vergonzoso cualquier acto que refleje o incite a la violencia, hay que defender el fútbol base y sobretodo cuidarlo. No hay ninguna justificación al respecto para llegar a esos extremos. Cerrado ese punto, y puntualizando cada caso, raro es este en concreto al ver, tal y como refleja en el acta el colegiado que el partido se suspende a las 16:04h, en el descanso, cuando el descanso debería haber sido a las 15:25h ya que el partido empezaba a las 15:00h y cada tiempo dura 25′. Separando ambos acontecimientos y ya habiendo denunciado el primero, es igual de lamentable y condenable que un “arbitro” llegue media hora tarde a un partido y que las prisas y la ansiedad por tener que pitar otro a las 16:15h lo lleven a aprovechar la mínima oportunidad para salir del paso y arreglar el asunto de la única manera que podia, suspendiendo el primer encentro ya que este habría acabado a las 16:45h y el otro habría empezado 45′ tarde, es más, si se pide amparo, auxilio y protección a la guardia Civil, como es que posteriormente en el mismo campo acaba pitando un partido de Juveniles ?. Ojalá se maten dos pajaros de un tiro, acto importante para dar ejemplo sobre el respeto y los modales de algunos pero tambien sobre la profesionalidad y formación de los otros, que en algunos casos tal y como acabamos de ver, deja mucho pero que mucho que desear.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.