Toda la información del fútbol base valenciano

El Jules School se acostumbra a la vida con un hombre menos

El equipo de fútbol base Benjamín sigue luchando pese a la escasez de efectivos.
COMPARTIR
, / 1956 0
De rojo, los -escasos- jugadores del equipo | Foto: Jules School

De rojo, los -escasos- jugadores del equipo | Foto: Jules School

No es fácil jugar con un hombre menos. Pero eso es exactamente lo que el conjunto Benjamín de Primer Año del Jules School está haciendo en las últimas semanas.

Los pequeños, que militan en el Grupo G7 Benjamin Primer Año, pasan por un bache deportivo debido a una retahíla de problemas para completar las convocatorias: niños que han caído enfermos en las últimas semanas, otro jugador que se ha lesionado recientemente… Por ello, su técnico Álex Molina -que lleva tres años en el equipo- se las ve y se las desea para contar, al menos, con ocho efectivos para cada partido.

En muchas ocasiones, lo logran a duras penas. Eso obliga a que los jugadores disputen todos los minutos y finalicen el partido muy cansados. En otras, sin embargo, se ven obligados a jugar con siete efectivos. Se pueden imaginar, pues, el cansancio acumulado por los pequeños.

Los rivales del Jules School suelen comprender la coyuntura en la que se encuentran. De hecho, el CD Malilla fue protagonista hace unas semanas por su gesto de ‘fair-play’, al renunciar a jugar con ocho jugadores para equilibrar la contienda. De hecho, aquel partido finalmente cayó del lado visitante, con una victoria del Jules que fue muy celebrada por sus jugadores.

En otras jornadas, eso sí, el rival opta por ejercer su derecho deportivo y disputar el choque con los jugadores reglamentarios. Los padres del Jules entienden que eso ocurra a menudo (“no nos parece mal”), pero insisten en recalcar que “son niños de 8 años, no futbolistas profesionales”. “Lo único que quieren es disfrutar del fútbol”, comentan.

Por eso sus acompañantes y técnicos recalcan a ESPORTBASE el orgullo que sienten por el trabajo de los pequeños, que terminan “agotados y extenuados tras luchar con todas sus fuerzas desde el primer minuto, incluso cuando no llegan a ocho jugadores”. Un buen ejemplo de un equipo pequeño pero valiente, que más allá del resultado se empeña en jugar y competir incluso cuando parten en inferioridad numérica por lesiones o enfermedad.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.