Toda la información del fútbol base valenciano

Empecemos con buen pie

COMPARTIR
, / 3574 0

IMG_6206

Eva Agea
Psicóloga Experta en Deporte
passencurt.com

Iniciamos una temporada que seguro comienza con grandes propósitos deportivos, sociales, formativos y educativos. Es fundamental iniciar el trabajo sabiendo el camino y objetivo que nuestra escuela tiene respecto a los menores que participan en ella.

De primordial cumplimiento supondrá definir misión, visión y valores, en lo que supone la primera norma que deben cumplir aquellos bajo los que recaiga la gran responsabilidad de dirigir un club deportivo de fútbol base. Un año más, chicos y chicas se estrenan en fútbol de la forma más ilusionante que nos podamos imaginar.

Sabemos ya hacía dónde vamos; valoremos, ahora, los elementos  que nos acompañan en ese camino: ENTRENADORES y PADRES. Componentes que junto, con el deportista, conforman el “Triángulo Deportivo”: Padres + Deportista + Entrenadores.

Cada uno de ellos influye (de forma diferente) y tiene un papel fundamental en la vida del deportista. Influencia que ha de ser siempre positiva y complementaria. En este artículo nuestro objetivo es proponer unos consejos básicos tanto a unos como a otros (padres-entrenadores) que garantice al deportista su paso por una experiencia deportiva fantástica.

CONSEJOS PARA PADRES

Antes de comenzar esta apartado, queremos resaltar la necesidad de tener una comunicación eficaz entre padres-entrenadores. El entrenador debe asumir desde el principio la importancia de papel de los padres/madres en la buena marcha de los niños y niñas que están en el equipo.

  1. Aceptar el papel del entrenador. Ya que hemos dado el paso en apuntar al joven en la Escuela de Fútbol, debemos confiar en entrenadores, preparadores físicos, etc. que se van a hacer cargo de ellos, de la misma forma que lo hacemos cuándo por las mañanas los dejamos en el colegio.
  2. Aceptación de los éxitos y fracasos: Orientar hacia la mejora y el aprendizaje a través de las victorias y de las derrotas. Alentar al deportista a que lo pase bien deriva en que se realizan menos errores, facilita el aprendizaje y ayuda a crear un clima dentro del equipo confortable.
  3. Dedicación e interés adecuados: Lo ideal es establecer una comunicación adecuada, preguntando qué cosas se  han aprendido en los entrenamientos, cómo son sus compañeros de equipo… No es necesario hacer que todo gire alrededor del fútbol del niñ@ ni tampoco irse al otro extremo y despreocuparse del tema deportivo de nuestros pequeños, limitándonos a llevarlos y traerlos  de entrenes y partidos. Es importante que el pequeño/a decida si quiere que los padres asistan a entrenamientos y/o  competiciones. Puede ser que el menor esté más cómodo si está sólo en esos momentos disfrutando de sus compañeros de equipo.
  4. Ayudar a que tomen decisiones ellos solos. Una función formativa que cumple el deporte  es que el menor aprenda a tomar decisiones por sí mismo, qué sea capaz de tener criterios de decisión. En estos primeros momentos podemos dejar que tomen la iniciativa en pequeñas cosas, como elegir el material deportivo.
  5. Ser un modelo de Autocontrol. Ya os contamos en otro artículo la importancia de ser un ejemplo de conducta para nuestros hijos, dado que la IMITACIÓN es probablemente uno de los mecanismos de aprendizaje más potentes y efectivos.

CONSEJOS PARA TÉCNICOS

Los entrenadores sois sin duda un espejo en el que muchos jóvenes deportistas se miran. Sois su referente, cualquier cosa que haga su entrenador es algo importante para un chaval, incluso en futuras decisiones deportivas que pueda tomar el menor.

  1. Adecuar la relación con los deportistas y saber motivarlos. Es fundamental conocer a los integrantes del equipo, conocer las individualidades de cada uno de ellos. Cómo son, cómo reaccionan ante determinadas situaciones. La observación directa acompañada de preguntas adecuadas os va a ayudar a recabar información del grupo, información valioso que os servirá a conocer a vuestros jugadores/as para darles el trato adecuado, motivar a cada uno para que puedan avanzar en su aprendizaje
  2. Orientar al deportista hacia la mejora más que al resultado.
  3. Programa de establecimiento de objetivos tanto deportivos (técnicos-tácticos), como personales (hábitos, actitudes, etc). Imprescindible que los deportistas tomen conocimiento y participen del proceso del establecimiento de los mismos en el ámbito personal, de esta forma  van a adquirir un poder maravilloso para que se responsabilicen y comprometan en el  cumplimiento de las mismas. Cada acercamiento hacia los objetivos debe ser reforzado positivamente.

Espero que todos los clubes sepan que de ellos depende cómo van a vivir la experiencia deportiva muchos jóvenes deportistas y por supuesto en la mayoría de los casos es POSITIVA.

Referencias: “Apuntes Master Psicología de la Actividad Física y del Deporte” UNED

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.