Toda la información del fútbol base valenciano

VIDEO: El saque de honor que el querubin Omar Galiana no olvidará nunca

COMPARTIR
, / 424 0

Foto: Valencia CF

Pese a haber pasado ya unos días, el Partido de Leyendas VCF del pasado domingo 24 de marzo sigue dejándonos fogonazos y recuerdos imborrables. Uno de ellos quizá será el más especial para el jovencísimo Omar Galiana, quien seguramente será consciente de toda su magnitud de aquí a unos años.

Ocurrió durante el saque de honor del partido, que marchó dispuesto a ejecutar Mario Alberto Kempes (vestido de corto, con la equipación de la Senyera) portando el brazalete de capitán y acompañado por dos de los capitanes de la actual primera plantilla (Dani Parejo y Jaume Domenech), además del jugador más joven de la Academia VCF. Ese era Omar: con apenas 5 añitos y pese a estar en edad Querubin, forma ya parte de la plantilla del Prebenjamín B de la cantera.

El pequeño Omar centró todas las miradas de los presentes, que se mostraron cómplices y muy atentos al pequeño deportista. Al llegar al centro del campo, y mientras Kempes recibía los aplausos de Mestalla y cedía su brazalete de capitán a otra leyenda como Ricardo Arias, Parejo empezó a ‘tramar’ algo. Se acercó al oído del niño y le susurró algo, señalándole la portería del fondo sur. Omar no necesitó más instrucciones:

Tras el pitido del árbitro, una cabalgada a toda velocidad hacia la portería mientras el rugido de Mestalla empujaba al joven. Al poner un pie dentro del área, un tremendo golpeo con la derecha para anotar. ¡Gol! Mestalla celebró el gran tanto mientras Omar regresaba corriendo al centro del campo y el resto de protagonistas sobre el césped aplaudían la jugada.

Allí, el pequeño recibió las felicitaciones de Kempes, Arias, el cuarteto arbitral… y las carantoñas de Fernando Giner, presidente de la Asociación de Futbolistas VCF y ‘alma mater’ del Partido de Leyendas, y del propio Dani Parejo.

El capitán fue el encargado de acompañar de nuevo a Omar fuera del terreno de juego antes de que arrancase el choque, mientras el niño era todo felicidad y los demás nos preguntábamos si de verdad era consciente del momento tan especial que acababa de vivir, como representante de todos los chavales de la Academia VCF. Un recuerdo inolvidable para toda la vida.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.