La evolución del fútbol pasa por el COTIF

En tiempos de Kings League, presidentes bajando al césped a chutar penaltis, tecnología de gol o penaltis convertidos en una carrera en solitario desde el centro del campo, parece que la verosimilitud del fútbol que conocimos queda en una época pasada. El fútbol está en constante movimiento y, por tanto, sus normas van avanzando para garantizar la justicia en el juego y velar por la integridad del espectáculo. La última prueba: la aprobación del fuera ‘cuerpo entero’, que, a partir de las próximas temporadas salvará acciones que en condiciones normales hubieran quedado anuladas. Este proceso de modernización no es nuevo. A lo largo de sus años de existencia, el fútbol ha sido un deporte cambiante y el COTIF ha sido partícipe de ello: sin ir más lejos, en el año 2018 fue la base de pruebas para la instauración del video arbitraje en España. Algo que ahora se ve tan natural y necesario en el fútbol de hoy en día, hace cinco años atrajo todas las miradas del fútbol nacional en l’Alcúdia.

Aquí, una relación de algunos de los avances y normas peculiares instauradas en el fútbol durante los últimos años. La década de los años 90 fue la más emocionante en cuanto a cambios. Todo, para buscar dinamizar un deporte que, en ocasiones, perdía algo de interés por parte del público. Para evitar los equipos demasiado conservadores durante las prórrogas, se decidió establecer el conocido como ‘gol de oro’; es decir, darle la victoria al equipo que consiguiera marcar un gol durante la prórroga. Esta norma de desempate se aprobó en el año 1993 y su implantación fue progresiva. Tal vez, el más famoso de los goles de oro se recuerda en el desenlace de la Eurocopa de 1996, donde un gol de Oliver Bierhoff en el minuto 95 le dio el triunfo a Alemania frente a la República Checa.  También se decidieron por este método otras finales europeas, como la Eurocopa del 2000 que ganó Francia y la final de la COPA de la UEFA del 2001 que enfrentó al Liverpool y al Alavés. Sin embargo, ante las protestas del público por la injusticia de la medida que no permitía al equipo derrotado rehacerse tras un partido completo, se decidió eliminar la norma.

Otro ejemplo. Corría el verano de 2018 y la Argentina sub-20 de Scaloni maravillaba sobre el césped de ‘Els Arcs’, pero los focos iluminaban a un debutante en la competición. No hablamos de ningún futbolista, sino del videoarbitraje. La Federación Española de Fútbol testó el uso de esta útil herramienta en el COTIF y, por ello, ese verano, todos los árbitros de primera división arbitraron en el mejor torneo de fútbol sub-20 del mundo. Seguramente, solo los fans más acérrimos del torneo de l’Alcúdia recuerden que, en su primera edición, los jugadores podían ser excluidos durante cinco minutos sin necesidad de haber sido sancionados con tarjeta alguna. A descansar los ánimos y bajar el ímpetu, y de nuevo a jugar.

Retrocedemos ahora más de 30 años. Tras el Mundial de Italia’90, considerado uno de los más aburridos de la historia -con una media de goles de 2,21 por partido-, la International Football Association Board (IFAB) se propuso hacer más atractivo nuestro deporte. Hasta entonces, los equipos que iban por delante podían recurrir al pase al portero para arañar unos segundos al crono y frenar el ritmo de partido. Sin embargo, el órgano internacional decidió revocar esta norma tras el torneo mundialista y, por ello, la conocida actualmente como ‘cesión’. Además, este campeonato también otorgó a los equipos la posibilidad de sumar 3 puntos por victoria en los campeonatos ligueros. Hasta esa fecha solo lo había puesto en práctica la liga inglesa, el resto solo sumaba de dos en dos.

El siguiente aspecto del juego son los cambios. Ahora los vemos como parte del fútbol, pero no siempre ha sido así. Las sustituciones fueron introduciéndose progresivamente en el juego desde el año 1965. Primero, solo permitidas por lesión de un jugador y, luego, a partir de 1967 por cuestiones tácticas. En el Mundial de México 70 se amplio la ventana de cambio a 2 y en 1995 se estableció en 3. La norma permaneció estable hasta 2020, con la llegada de la pandemia y la obligación de trasladar los campeonatos a los meses estivales, con poca preparación. Ahí el número de cambios quedó modificado a 5, repartido en 3 ventanas. Una norma que continúa en activo y permite a los equipos dar más descanso que antaño a sus plantillas. A nivel deportivo, cada conjunto podía inscribir a un máximo de dieciséis jugadores, en que la práctica suponía un once inicial y cinco recambios en el banquillo. En la actualidad, los participantes cuentan con doce plazas adicionales, lo que permite más pruebas sobre el césped y dar la oportunidad a los entrenadores de contar con una rotación más amplia. Además, los descansos para hidratación son una costumbre en el COTIF desde hace décadas.

Y, cómo no, llegando al final es necesario hablar de la muerte súbita. La lotería. El punto fatídico. Se le puede llamar de múltiples maneras, pero no hay forma más cruel de perder un título que en la definición por penaltis. De manera completamente opuesta, tal vez, levantar un título después de haber vencido en los penaltis es uno de los sabores más dulces de nuestro deporte. Momento para héroes y villanos. Esta forma de resolver el empate llegado al final de los 120 minutos de tiempo reglamentario, incluida la prórroga, llegó a nuestro deporte en el año 1970, aunque no fue hasta el mundial de 1978 cuando se introdujo en el juego a nivel mundial.

La primera vez que se hizo uso de él fue en las semifinales del Mundial de España’82, en la que Alemania Occidental eliminó a Francia (5-4). En el COTIF también se ha disfrutado de alguna ración de suspense desde el punto de penalti para decidir el campeón del torneo. Sin ir más lejos, en el año 2017, el Atlético de Madrid se consagró campeón tras vencer en al Valencia CF desde el punto fatídico. 10 años antes, con idéntico final, se hizo con el torneo el Real Madrid, tras salir vencedor de una inacabable tanda de penaltis.

Texto: Toni Cerdà / Fotos: COTIF

Autor / 9661 publicaciones

Tu periódico de fútbol y deporte base de la Comunitat Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *