Toda la información del fútbol base valenciano

GALERÍA: Melilla fue protagonista de los dos momentos más emotivos del Campeonato de España

COMPARTIR
, / 414 0

Con el cierre del campeonato, llega el momento de hacer memoria y recordar los ‘flashes’ y fogonazos de tres días repletos de acción, diversión, emoción y goles en Mislata, sede por vez primera de los Campeonatos de España Sub-12 masculinos y femeninos al mismo tiempo. Un esfuerzo titánico de coordinación que incluía la llegada a tierras valencianas de los combinados de chicos y chicas de todas las comunidades autónomas y también de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Precisamente el ejemplo de superación melillense propició uno de los momentos más emotivos del campeonato. En Melilla, apenas 28 jugadoras poseen ficha federativa en fútbol-8 para jugar al fútbol. Al tratarse de una ciudad pequeña, el número reducido de federadas tampoco les permite medirse en ligas a otros combinados, evitando así su crecimiento y mejora deportivos. La mitad de las federadas de Melilla (14 jugadoras) acudieron al evento en Mislata; el contraste con Andalucía, Madrid, Cataluña o la propia Comunitat Valenciana, con varios miles de licencias femeninas sub-12, es evidente.

Eso no impidió que la selección femenina melillense pelease todos los partidos en la primera jornada, aunque los resultados desfavorables se sucediesen: 0-12 ante Extremadura, otra derrota abultada ante Asturias, un 0-10 ante La Rioja… En este último choque, incluso, la guardameta melillense pasó un mal trago y lloró durante el partido cuando el marcador ya señalaba un diferencia amplia.

Y así se llegó al segundo día de competición. Con un partido ante la anfritriona, una Comunitat Valenciana cuyos responsables han hecho gala de sus valores en infinidad de ocasiones y promueven, a través de su iniciativa ‘Valenta’, la formación y diversión como vías para aumentar el interés y el número de jugadoras de futfem en la Comunitat. Con su responsable Jose Andrés Menchero a la cabeza, ‘cocinaron’ una sorprensa para Melilla antes del partido.

Y se ejecutó a la perfección: la Valenciana, junto a las selecciones femeninas de Cataluña y Aragón, sus respectivos cuerpos técnicos, staff, directivos de la FFCV e incluso los padres y madres que animaban desde la grada, saltaron al campo a realizar un pasillo de honor a Melilla y su cuerpo técnico.

Arrancó el partido y, como era previsible, la Valenciana se adelantó en el marcador y puso pronto un 3-0 que dejaba el choque visto para sentencia. Para evitar resultados como los producidos el día anterior, y tras contar con el OK del cuerpo técnico melillense, la seleccionadora Ana Gómez retiró a una jugadora del campo, jugando 7 contra 8. Aún así, el partido se iba decantando cada vez más a favor de la Valenciana; ya en la segunda mitad, cuando el marcador alcanzó el 6-0, Gómez retiró otra jugadora del césped. 6 contra 8. En esas condiciones, las jugadoras de Melilla comenzaron a tocar un poco más la pelota y a vislumbrar la posibilidad de hacer algo grande.

Y a fe que lo hicieron. En un balón suelto en defensa de la Valenciana, Omaima Sahaim se hizo con la pelota y enfiló la portería valenciana. Disparó y, tras rebotar en la portera, el balón se coló dentro. Era el 7-1, pero la celebración no fue la de un equipo derrotado: Omaima corrió hacia la banda, se abrazó con sus compañeras y su entrenadora Olga Ventaja, las niñas comenzaron a botar y a gritar…

No sólo era el primer gol de Melilla en este campeonato; era el primer gol de la historia de la selección melillense femenina sub-12 en un Campeonato de España. Desde la banda, el staff de la Valenciana miraba emocionado la escena, e incluso las jugadoras naranjas observaban con una sonrisa la celebración de sus rivales.

El choque acabó instantes después. Tras los saludos, una foto conjunta de la selección FFCV y Melilla. Una mañana intensa de emociones fuertes para un grupo de niñas valientes y a las que no se les olvidará jamas su paso por La Canaleta, el lugar donde -por unos instantes- fueron las más grandes.

Foto: FFCV

¿Creían que la historia acababa aquí? En absoluto. Quedaba un último reencuentro. El de estas chicas con sus familiares y amigos, aquellos que no pudieron acompañar a la expedición a Mislata. Nada más llegar a Melilla, el recibimiento fue toda una fiesta. Como corresponde a unas auténticas campeonas.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.