El último minuto de la final juvenil de Gipuzkoa se jugará a puerta cerrada por los incidentes y la invasión de campo

Campo Harane de Usurbil | Foto: Federación Guipuzcoana de Fútbol

El último minuto de la final juvenil de Gipuzkoa para el ascenso a Liga Vasca, entre el Real Unión de Irun y el CD Urki de Eibar, tendrá que jugarse a puerta cerrada en las instalaciones de la Real Sociedad en Zubieta, tras los incidentes e invasión de campo que obligaron a suspenderla el pasado sábado.

Los altercados comenzaron en la grada, justo después del empate a dos logrado por el Real Unión y continuaron luego con la invasión del campo, lo que obligó a suspender el partido y a intervenir a la Ertzaintza cuando apenas quedaba un minuto para el fin del encuentro.

Según ha informado la Federación Guipuzcoana de Fútbol, aunque el encuentro aplazado tuvo lugar en el campo de Harane (Usurbil), el minuto que falta por jugar se disputará a partir de las 19.45 horas de este miércoles en las instalaciones que la Real Sociedad tiene en Zubieta.

Si una vez finalizado el tiempo previsto persiste el empate a dos goles que en el momento de la suspensión figuraba en el marcador tendrá lugar una prórroga.

El vencedor ascenderá directamente a Liga Vasca Juvenil, mientras que el perdedor tendrá que jugar un triangular ante los segundos clasificados de Bizkaia y Álava.

El presidente de la Federación Guipuzcoana de Fútbol, Manu Díaz, quien estaba en el partido cuando se produjeron los altercados, ha dicho que, «más allá de las condenas», esta entidad actúa siempre con «contundencia absoluta» cuando se produce «cualquier incidente de grada que rebase el límite».

Ha asegurado, en declaraciones a EFE, que esta fue la máxima que se aplicó el pasado sábado con la «suspensión inmediata» del partido cuando faltaba un minuto para su finalización.

«No se va a tolerar» ningún comportamiento similar. «No habrá tibieza», ha advertido Díaz, quien ha precisado que ahora se analizarán las imágenes disponibles de los incidentes por si alguna de las personas implicadas pudiera tener licencia federativa.

Díaz ha querido remarcar especialmente el «comportamiento ejemplar y sobresaliente» que mostraron «en todo momento» los entrenadores y el cuerpo técnico tanto del Real Unión como del CD Urki, así como el equipo arbitral. «Estamos muy orgullosos» de ello, ha subrayado.

Con posterioridad a los altercados, el Real Unión aseguró en un comunicado que estos «incidentes» no representan de ninguna manera los valores del club fronterizo, ni del CD Urki, ni de la Federación Guipuzcoana de Fútbol. 

Texto: Agencia EFE

Autor / 9989 publicaciones

Tu periódico de fútbol y deporte base de la Comunitat Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *