La Federación mantiene los Gay Games en València: «Hemos de ser visibles ante la adversidad»

Foto: Federación Gay Games

La Federación de los Gay Games (FGG) lamenta la decisión de las cuatro entidades LGTBIQ+ que han decidido retirarse de la organización el evento en València en 2026 pero rechaza su petición de cambiar la sede porque asegura haber recibido «garantías» del Ayuntamiento y porque defiende que deben ser «visibles» ante las dificultades.

El lunes la Fundació València Diversitat y las entidades que la conforman (Lambda, Avegal y Club Dracs) pidieron a la Federación que retire a València la organización de los Gay Games de 2026 tras confirmar su marcha de la organización por lo que entienden son «políticas de recorte de derechos LGTBIQ+ y el secuestro del proyecto por parte del gobierno del PP y VOX». Además, anunciaron un boicot si se realizan en la ciudad.

En un comunicado la FGG expresó su «más sincero pesar» por esta retirada. «Valoramos profundamente el apoyo y las contribuciones que estas cuatro entidades LGTBIQ+ han hecho al desarrollo y organización del evento hasta el momento, y lamentablemente aceptamos su decisión de retirarse», afirma el escrito.

La FGG rebate algunos de los motivos de la retirada y comparte otros. Respecto a la estructura organizativa, afirman que han hecho una propuesta que «otorga el mismo poder de voto tanto a las entidades LGTBIQ+ como al Ayuntamiento, en todos los aspectos de la organización y gestión financiera del evento, con un derecho de voto adicional asignado a la FGG en caso de bloqueo».

Además niegan que las entidades LGTBIQ+ tuvieran que asumir las posibles consecuencias fiscales, penales y legales de las decisiones tomadas por el gobierno. «Esto es incorrecto y no tiene fundamento. En ninguna parte de nuestro acuerdo se responsabiliza a las entidades locales de las decisiones tomadas por el gobierno local, y negociamos activamente el establecimiento de un nuevo comité de finanzas para evitar tales consecuencias», remarcan.

Respecto a los ataques contra los derechos de estos colectivos a los que se refieren las entidades, la FGG no entra a valorar estos «incidentes» aunque dice que son «profundamente conscientes de la continua erosión de los derechos y la financiación LGTBIQ+ que está ocurriendo en todo el mundo, particularmente como resultado del creciente apoyo a los gobiernos de derecha».

En cualquier caso, afirman que se han reunido varias veces con el consistorio «para obtener garantías de su compromiso con la financiación del evento, la disponibilidad de instalaciones deportivas y culturales propiedad municipal y la confirmación de que los participantes podrán asistir y competir como ellos mismos» y confían en que se cumplan los acuerdos.

«En la Federación de Gay Games nos tomamos muy en serio la decisión de trabajar con gobiernos locales que tal vez no compartan completamente nuestros valores», señala el escrito antes de ofrecer sus razones para que los Gay Games sean en València «a pesar de las preocupaciones de las entidades LGTBIQ+ locales».

«Creemos que es esencial que la comunidad LGTBIQ+ sea visible con orgullo en todo el mundo. Nuestra visibilidad resalta las luchas que enfrentamos y arroja luz sobre las necesidades de nuestra comunidad, especialmente donde carecemos de derechos y respeto (:..). Como comunidad tenemos la responsabilidad de ser visibles ante la adversidad», subrayan.

«Nos hemos asegurado de tener garantías por su parte (del Ayuntamiento) en su apoyo al evento, tanto económica como logísticamente. Nos hemos asegurado de que nuestros participantes estén completamente seguros y libres para ser ellos mismos. El gobierno local ha acordado permitir la igualdad de derechos de voto entre ellos y las entidades LGTBIQ+, durante toda la organización de los Juegos. Estamos seguros de que este es un acuerdo justo para la celebración de un evento internacional de esta escala y estamos seguros de que apoyarán completamente nuestro evento», añaden.

Ademas destacan que los juegos son «una oportunidad increíble para la comunidad LGTBIQ+ local» y que tendrán un gran impacto. En el aspecto económico, afirman que el de París en 2018 fue de 117,9 millones de dólares.

La FGG asume que organizar los Gay Games sin esas entidades puede ser «decepcionante» para sus participantes y seguidores «especialmente aquellos de la comunidad local». «Empatizamos profundamente con sus frustraciones con el gobierno local y apoyamos incondicionalmente su decisión de no trabajar con ellos. Sin embargo, creemos firmemente que debemos luchar por nuestra visibilidad en todo momento», remarcan antes de aludir a una «responsabilidad moral y ética».

«Retirar ahora los Gay Games de València sería reconocer la derrota y defraudar a nuestra comunidad», concluye el texto de la FGG que dice que la ciudad es la «anfitriona ideal» y que confía en la colaboración del Ayuntamiento. 

Texto: Agencia EFE

Autor / 9989 publicaciones

Tu periódico de fútbol y deporte base de la Comunitat Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *