El Hércules pone remedio (al fin) a 13 años de frustraciones

Foto: Hércules CF

El Hércules, tras su ascenso este domingo a Primera Federación, ha puesto fin a 13 años de frustraciones, ya que desde su caída de Primera División en mayo de 2011 no había vuelto a dar un alegría a su afición.

El equipo alicantino encadenó, durante estos 13 años, otros dos descensos, uno deportivo en el curso 2013-14, a Segunda B, y otro por reestructuración de la categoría en la temporada 2020-21, a Segunda Federación, y ha vivido la etapa más oscura deportiva de su historia, ya que nunca antes en sus 102 años de vida estuvo en la cuarta categoría del fútbol nacional.

El Hércules, durante esta década larga de penurias, acumuló varias decepciones en promociones de ascenso que se le escaparon de forma polémica, como las dos vividas ante el Cádiz para ascender a Segunda, o traumáticas, como la sufrida ante una Ponferradina muy superior o, más recientemente, ante el modesto Unión Adarve, cuando no pudo hacer valer su condición de local en una ronda a partido único.

Además, el Hércules vivió otras temporadas al borde del abismo, ya que se salvó por la pandemia de un más que posible descenso deportivo a Tercera y, el pasado curso, sólo pudo asegurar la permanencia en Segunda Federación en la penúltima jornada.

El centro de gravedad del club durante estos años se trasladó del césped a las gradas, donde las protestas han sido continuas hacia la propiedad de la entidad (Enrique Ortiz) y su consejo de administración.

Foto: Hércules CF

Además de los sinsabores deportivos, varias causas judiciales, la último de ellas conocida popularmente como el ‘Caso Abde’, por el que el club y sus dirigentes tendrán que ir a juicio por un presunto delito de alzamiento de bienes, han manchado la imagen de la entidad, provocando un divorcio total entre gran parte de la hinchada y los dirigentes.

El hartazgo de la afición con los gestores del Hércules no se dejó notar en el apoyo al equipo, que esta temporada contó con 9.000 abonados, cifra récord en esta categoría, registrando el Rico Pérez entradas, en el tramo final del curso, de 18.000 y 28.000 espectadores.

Durante esta etapa oscura de su historia, el Hércules perdió buena parte de su prestigio social pero sobre todo deportivo.

Dejó de ser un referente nacional, autonómico, ya que pasó de ser el segundo club de la Comunidad Valenciana al octavo, y provincial, pues hasta cinco equipos de su propio territorio, como Elche, Eldense, Alcoyano, Intercity y La Nucía, han militado en categorías superiores.

El club alicantino abandona una categoría en la que ha estado durante tres temporadas y de la que era el único equipo de todos los grupos con un pasado en Primera División (20 temporadas).

La Primera Federación, categoría en la que debutará, sigue estando lejos de lo que es el pasado del Hércules, pero el ascenso ha sido celebrado a lo grande por la afición y la ciudad, que piensa que puede ser el punto de inflexión para iniciar una nueva era que le permita, a medio plazo, actualizar su leyenda y reverdecer viejos laureles.

Curiosamente, el repunte del equipo en la presente temporada coincidió con la noticia de una posible fusión con el Intercity, el otro club de la ciudad que milita en Primera Federación, aunque tras una primera toma de contacto la operación fue descartada por los dirigentes del Hércules.

La nueva división, en la que figuran otros clubes históricos, es contemplada como tierra de paso necesaria para restañar heridas y preparar al club para retos mayores, ya que su afición, la ciudad y su historia obligará siempre al Hércules a mirar hacia el fútbol profesional.

Texto: Pablo Verdú / Agencia EFE

Autor / 9892 publicaciones

Tu periódico de fútbol y deporte base de la Comunitat Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *