La capacidad de ver y trabajar la calidad de los deportistas de base

Asistí a una charla de un muy conocido entrenador de fútbol que hablaba de la similitud de estadísticas entre dos jugadores, que por datos podrían tener un rendimiento similar, pero cuando los veías jugar la calidad entre uno y otro era diferente; muy diferente. Porque no es lo mismo hacer un pase al pie, que treinta centímetros por delante del otro jugador y eso hace que la jugada sea mucho más ágil, aunque estadísticamente el pase se complete en ambos casos. También está el momento, la velocidad del pase, el tempo del juego, las pausas… aspectos que muy probablemente tienen que ver con la calidad técnico-táctica.

Existen varias definiciones de calidad, según busquemos en el diccionario de la RAE o Wikipedia, aunque, por el tema que nos ocupa, la podríamos definir como la “manera de realizar una o varias acciones de manera óptima, de forma que se consiga un mejor resultado en función de las circunstancias”. Similar a inteligencia, vaya.

Es decir, existe calidad técnico-táctica cuando hay un jugador o jugadora que es capaz de realizar un pase en el que su compañero/a llegue en el momento justo, sorteando el fuera de juego, para que sólo tenga que correr, controlar de manera sencilla, y encararse con el portero. O cuando llega siempre en el momento preciso porque es capaz de leer la situación de compañeros y contrarios; y actuar en consecuencia. O cuando corre sólo lo necesario, porque sabe cuándo hacerlo. O cuando golpea el balón de manera estética, sutil y adecuada para que llegue donde tenga que llegar en el momento y lugar adecuado. ¿Se nos ocurre algún o algunos jugadores o jugadoras que realmente tienen calidad?

Pero la calidad no sólo se refiere a aspectos técnico-tácticos, o físicos. También a aquellos que definimos desde la Psicología. Por ejemplo, un o una futbolista tiene calidad desde el punto de vista psicológico, cuando es capaz de cometer un error y levantarse inmediatamente después para dar su máximo rendimiento, “borrando” lo que ha ocurrido antes; o cuando, ante una situación muy hostil en contra por una grada enfurecida, es capaz de rendir a su máximo nivel; o cuando mantiene una regularidad de rendimiento durante una larga temporada; o cuando es capaz de hacer lo que se espera de él en los momentos clave… calidad.

También existe la calidad del trabajo de técnicos deportivos, árbitros

A final, esa calidad es la que marca las diferencias: tácticas, técnicas, fisiológicas… de juego (porque todos los factores están interrelacionados y se retroalimentan entre sí para ser realmente uno solo, aunque los “diferenciemos” por concreción a la hora de trabajar). Los jugadores de mayor calidad, aquéllos que son capaces de funcionar de manera óptima en la gran mayoría de las situaciones, son los que ofrecerán, más pronto o más tarde, un mejor rendimiento.

Y la calidad, o al menos ciertos aspectos relacionados con ella, se puede entrenar. Hay una parte que igual no, pero otra… Entonces, ¿se entrena realmente? ¿se tiene en cuenta esa calidad y se premia para que cada vez más los deportistas tengan más calidad?

Y quizás como punto de partida, ¿se detecta esa calidad, tanto al jugador que la posee y se puede potenciar; sobre el qué es lo que hay que desarrollar? Es decir, ¿somos capaces de ver esa calidad? Y ¿sabemos cómo trabajar para detectar la calidad?

Deberíamos trabajar, en este sentido, para mejorar a deportistas de todas las edades, primero sabiendo detectar y potenciar la calidad; y después saber cómo trabajarla adecuadamente.

¿Lo estamos haciendo?

David Peris Delcampo
@dperisd
Psicólogo Experto en Psicología del Deporte
Entrenador Nacional de Fútbol y de Fútbol Sala
Profesor de la Universitat de València
Presidente de la Associació de Psicologia de l’Esport de la Comunitat Valenciana (APECVA)
Presidente de la Federación Española de Psicología del Deporte

Autor / 49 publicaciones

Psicólogo experto en Psicología del Deporte apasionado por el mundo del fútbol y el fomento de un deporte de calidad. Tengo el título de Entrenador Nacional de Fútbol y también el de Fútbol Sala y, desde hace más de 25 años, trabajo ayudando a deportistas, entrenadores, dirigentes, padres y madres… a que gestionen los aspectos psicológicos del deporte de la mejor manera. Soy el presidente de la Associació de Psicologia de l’Esport de la Comunitat Valenciana y Presidente de la Federación Española de Psicología del Deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *