Así están siendo los primeros pasos del valenciano Josep Alcácer como técnico del Liga de Quito ecuatoriano

Corren días de agitación en el Liga Universitaria de Quito, uno de los clubes con más renombre de la competición en Ecuador y que cuenta desde finales de la semana pasada con nuevo entrenador: el valenciano Josep Alcácer.

El técnico de Llíria, cuya última experiencia en la élite fue como mano derecha de Aitor Karanka en el Granada CF hace dos años, cuenta con una amplia experiencia como técnico: ha sido entrenador del Levante Femenino (con el que ganó dos Copas de la Reina entre 2003 y 2006), entrenador de la AD Alcorcón ‘B’ en Tercera y asistente en los cuerpos técnicos de Abel Resino (CD Castellón 2008-2009), Manolo Preciado (en su etapa en el Sporting) o Fran Escribá (en sus etapas en Elche CF, Getafe y Villarreal).

Ahora, el edetano asume uno de los mayores retos deportivos de su carrera tras ser presentado el pasado fin de semana junto a Isaac Álvarez, presidente de la entidad, y el resto de su ‘staff’ técnico formado por Miguel Ángel Sierra y Adrián Gabbarini (asistentes técnicos), Roberto Barrena (preparador físico), Humberto Pretti (entrenador de porteros) y Miguel Herrera (jefe de rendimiento.

En su presentación, Alcácer destacó que están siendo días «muy intensos y muy enriquecedores» tras convertirse en el nuevo técnico del Liga: «Soy consciente de que asumo el mayor reto de mi carrera. Tengo la sensación de que he estado preparándome toda la vida para esta situación. Sé que vengo a un club grande, enorme, que viene de hacer un doblete: de ser campeón de la Copa Sudamericana y de la LigaPro«, dijo el preparador, quien también aprovechó para «felicitar a la plantilla y al anterior cuerpo técnico por su gran trabajo».

Reivindicación de su trayectoria

Alcácer también quiso reivindicar su trayectoria deportiva después de que algunos aficionados hayan manifestado dudas sobre su currículum: «Llevo muchos días leyendo sobre mi falta de experiencia. La realidad es que llevo veinte años en el mundo del fútbol, en grandes cuerpos técnicos, dirigiendo como primero, como segundo, jugando competiciones internacionales, peleando por títulos, peleando por descensos, situaciones complicadas, manteniendo plantillas vivas aun con muchos meses de impagos. Muchas cosas que me ayudan a tomar la decisión de venir a esta aventura. Os aseguro que no dejaría a mi familia, a mis hijos, en España, de momento, si no estuviera convencido de mi capacidad de liderazgo para llevar el club donde merece», recalcó.

A sus 44 años, el valenciano asume que «el reto es grande, la dificultad también», pero afirma que «no le tengo miedo, al revés, me entusiasma el desafío». «Me encanta esa exigencia porque soy el mayor exigente: en el día a día, autoexigente con nosotros, con el cuerpo técnico, intentando conseguir el mayor rendimiento de los chicos que al final son los que van a jugar y los que nos tienen que representar», agregó.

El entrenador acabó su primer contacto con su nueva hinchada calificándoles de «motor de este club» y recordando a su afición «que ustedes nos hacen mejores». «No voy a pedirles ayuda, no voy a pedirles paciencia. Voy a pedirles lo que quiere cualquier equipo: que sus aficionados estén con él en todo momento. Esperemos que se sientan orgullosos del equipo, que se sientan identificados de aquello que vean en el verde. Sólo pedirles que apoyen el proyecto: un proyecto que no sólo va del primer equipo, sino que va de hacer crecer a toda la entidad», dijo.

Porque Alcácer también quiere hacer crecer al Liga desde su fútbol base: «Tenemos en mente a las formativas; para nosotros es un pilar fundamental para hacer crecer la entidad. Tenemos una relación directa con los responsables, porque queremos que durante toda la temporada estén junto a nosotros», sentenció.

Fotos: Liga de Quito

Autor / 1916 publicaciones

Fundador y director de ESPORTBASE Media desde 2015. Periodista, educador y deportista. Tras una década con los 'mayores', descubrí lo satisfactorio que es inculcar valores deportivos y personales a los niños. Mi padre fue mi héroe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *