No, los campos de césped artificial no van a desaparecer: al habla los expertos

El pasado domingo, ‘El Confidencial’ hacía saltar las alarmas en una publicación en la que alertaba sobre el final de los campos de césped artificial en territorio español, agregando lo siguiente: «Europa impone la desaparición de todas las instalaciones deportivas de hierba artificial en ocho años debido a que son las mayores emisoras de microplásticos al medio ambiente». Horas después, llegaban los matices y los retitulados, pero ese primer impacto puso al mundo del fútbol y deporte base en guardia: ¿de verdad podían quedarse los niños sin poder practicar su disciplina en estos recintos debido al cambio en la normativa de la Unión Europea?

Evidentemente, no: los campos de césped artificial no van a desaparecer ni ser desmantelados de manera obligatoria. La normativa de la UE, buscando un futuro más ecológico y seguro para sus ciudadanos, pretende acabar con «la purpurina del césped artificial», tal y como la denomina Leonor Gallardo, catedrática en Educación Física y Deportiva y responsable de este proyecto ‘Circular and safe solution for synthetic turf pitches (LIFET4C)‘ desarrollado por el grupo de investigación IGOID de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Europa quiere poner coto a principalmente al relleno que se utiliza en estas instalaciones: el caucho empleado, en forma de ‘bolitas’ de pequeño tamaño, en dotar de peso y una superficie mullida al tapete de césped artificial, cuyos filamentos de polietileno en principio no suponen riesgo alguno al estar adheridos y no desprenderse. El caucho, no obstante, sí está en el punto de mira de la UE: este granulado de color negro suele proceder de neumáticos reciclados, que se usa también por ejemplo en parques infantiles, y está considerado un gran emisor de partículas y de contaminación del aire y agua.

Ejemplificamos con un caso muy habitual: acaba el partido sobre uno de estos campos y cualquier futbolista acude al vestuario, o al baño de su casa, a sacudir sus botas dentro de la ducha para eliminar las ‘bolitas’ de caucho negro en su interior. Ese caucho acaba en el desagüe y, debido a su pequeño tamaño (menor a cinco milímetros), no siempre es eliminado completamente por los sistemas de filtrado. Casos como estos son los que la UE pretende limitar y evitar.

Los investigadores tranquilizan: «Habrá alternativas»

Jorge García Unanue, miembro del equipo de investigación IGOID de la UCLM, explicaba en ESPORTBASE Radio este lunes que, efectivamente, los niveles de alarmismo se sacaron de contexto porque, a pesar de lo que pueda parecer, esta situación sí tiene remedio: «En ningún caso van a desaparecer los campos de césped artificial, pero sí uno de sus materiales como es el relleno de caucho, que no es biodegradable y se va desintegrando poco a poco con el tiempo. En nuestro proyecto buscamos un relleno más sostenible, con alternativas que sean mayores de 5 milímetros, que no se desgasten, que no generen microplásticos y que cuenten con sistemas de contención en el campo».

El uso de corcho parece ser uno de los avances más prometedores, junto con los plásticos reciclados de invernaderos e, incluso, la opción de prescindir del relleno por completo. «El uso de corcho es muy sencillo: debe ser pequeño y que amortigüe, y básicamente consiste en triturarlo hasta lograr trozos muy pequeños pero que se ajusten a la normativa. El problema hoy por hoy es que es un material que se usa mucho en otras industrias, como la del embotellado del vino, por lo que parece inviable poder escalar su uso para poder emplearlo en todos estos recintos», apunta. Pero tiene claro que, entre todos los equipos de I+D+I en territorio europeo, se hallarán alternativas viables en unos pocos años para crear otro modelo de césped artificial; es más, cree que «habrá muchas variedades donde elegir, algo que no sucede ahora».

Hay más de 10.000 campos en España, y García los considera muy importantes. «Los campos de césped artificial son fundamentales para la práctica del deporte en Europa. Eso no va a cambiar. Tienen un uso polivalente, un mantenimiento mínimo a base de cepillados y un uso intensivo muy elevado, a pesar de tener que sustituirlos cada 8-10 años de manera recomendada», añade. Es en ese punto donde explica el detalle de la UE, que ha dado hasta el año 2031 para implantar las alternativas al caucho en la superficie: cuando se lleve a cabo esa sustitución de los tapetes, los nuevos tendrán que ajustarse a la nueva normativa. Y hace una petición a los padres: «Cuando haya que cambiar el césped de la escuela o club de fútbol, las familias deben hacer fuerza y pedir que el nuevo campo cumpla con los requisitos de la UE», concluye.

Los fabricantes: «Llevamos tiempo trabajando en ello»

También pulsamos la opinión de los fabricantes: el director comercial de Mondo Ibérica, Ignacio Mercado, definía la confusión generada como «bomba inesperada» porque ellos ya trabajan desde hace meses en el marco de la nueva normativa, y eran conocedores de los requisitos europeos a partir de 2031. «Se viene hablando de esto desde el año 2017, y nuestra I+D lleva trabajando en ello desde entonces. Ya hemos ideado rellenos alternativos y sustitutivos de estos microplásticos, como el ‘natural mix’, rellenos orgánicos o uno que hemos realizado con suelas de zapatillas recicladas. Fuera del alarmismo inicial, las alternativas están muy cercanas porque llevamos tiempo trabajando en ellas», explica.

En Mondo reconocen el «alboroto» de las últimas 48 horas, con casos concretos que sí han airado a algunos clientes que, por ejemplo, cambiaron su césped artificial este año o el pasado. «La UE ha dado un margen de ocho años precisamente para evitar ese malestar: hablamos de una vida útil de nueve años, en el peor de los casos«, matiza.

Y Mercado lanza un mensaje a las administraciones públicas, «que son propietarias y gestionan la mayoría de campos en España«: para poder ser sostenibles e implantar las alternativas en los próximos años, será necesario no recortar las inversiones buscando los materiales más baratos, sino invertir lo necesario para obtener las instalaciones de mayor calidad y que se ajusten a la nueva normativa ecológica de la UE.

Autor / 1846 publicaciones

Fundador y director de ESPORTBASE Media desde 2015. Periodista, educador y deportista. Tras una década con los 'mayores', descubrí lo satisfactorio que es inculcar valores deportivos y personales a los niños. Mi padre fue mi héroe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *