Los arbitrajes y la falta de oficio lastran al Valencia Mestalla en 2023

Si bien el 2022 fue un año lleno de alegrías para el Valencia Mestalla, su temporada 22/23 tampoco va desencaminada, el filial che es segundo clasificado en el grupo III de la Segunda Federación y está en semifinales de la Premier League International Cup, pero en 2023 hay un aspecto que debe mejorar, el oficio y la picardía, y otro que lo agrava aún más, los arbitrajes.

Es cierto que la falta de oficio y picardía es uno de los aspectos que en líneas generales suele flojear en los filiales o equipos jóvenes, pero el Valencia Mestalla, recién ascendido a la categoría, está viendo como en esta segunda parte de la temporada ese hándicap le está haciendo perder puntos. Precisamente era uno de los aspectos que el técnico asturiano, Miguel Ángel Angulo, destacaba al terminar el partido ante el CD Ibiza de la vigésimo quinta jornada en el Antonio Puchades:

«“A veces hay decisiones que son poco entendibles. Creo que es ya el cuarto o quinto partido que nos quedamos con uno menos y tenemos que sufrir para buscar la solución de intentar ir a por el partido con uno menos. Y sí, son circunstancias que nos están penalizando. Muchas veces es por la decisión de nuestro jugador, que no está en el punto ese de madurez de saber controlar sus emociones, y es verdad que a veces los árbitros también cometen (errores). Creo que las decisiones que ha tenido el árbitro no han influido en el resultado, pero sí que tenemos que mejorar ese tipo de actuaciones para no quedarnos con uno menos como nos ha pasado en otras jornadas”

En 2023 el Valencia Mestalla ha sufrido arbitrajes poco benevolentes que han hecho todavía más complicado sacar los resultados. En las últimas semanas el filial ha visto como cuatro de sus futbolistas se perdieron partidos por sanción. El primero fue Rodrigo Rodrigues, que tras una entrada abajo a destiempo en Formentera vio como se quedaba un mes sin poder ayudar al equipo con los cuatro partidos de sanción impuestos. Otra acción controvertida hizo que uno de los capitanes, como Pablo Gozálbez, viera una roja directa ante el Deportivo Aragón en Zaragoza.

Pero la cosa no quedó ahí, las dos últimas han sido las más sangrantes y polémicas ya que han dejado mucho que desear por parte del Comité Arbitral y la RFEF. La expulsión por doble amarilla a Facu González ante la UD Alzira en el Puchades cuando la acción estaba lejos de ser peligrosa y el contacto en el forcejeo en la carrera fue ínfimo y el pasado domingo la sufrida por Iván Muñoz tras un saque de banda rápido mientras había un rival reincorporándose desde el suelo y que provocó que un rival se le encarase y en la discusión -muy leve y sin agresión- el colegiado decidiera repartir una cartulina amarilla a cada uno sin tener -aparentemente- en cuenta que Iván Muñoz ya tenía una y que por tanto dejaba con 10 al Valencia Mestalla.

Está claro que para que el Valencia Mestalla pueda ganar la liga tienen que darse muchas cosas, pero una de ellas es ser capaz de mantener la cabeza dentro de los partidos, tener oficio y picardía y evitar situaciones donde rivales y colegiados, tienen más fácil acusar, mirar y sancionar a un futbolista de un filial que a un veterano curtido en mil batallas que sabe perfectamente como actuar para o no ser visto o no ser juzgado de la misma forma por el árbitro.

Al filial de Miguel Ángel Angulo le quedan nueve jornadas de liga en el grupo III y tiene como objetivo fundamental mantenerse en play off y como sueño ser capaz de recortar mínimo 8 puntos al CD Teruel teniendo en cuenta que quedan 27 en juego y un partido entre ambos que será en la jornada 30 a falta en ese momento de 4 por disputarse.

Autor / 644 publicaciones

Área Valencia CF. Periodista y amante del fútbol. Me gusta contar cosas. Especialista en fútbol base. ¡De la cantera a la élite!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *