Toda la información del fútbol base valenciano

Aprovechar mejor los ‘recursos’

COMPARTIR
, / 50 0

Que vaya por delante que vamos a resaltar lo positivo también, aunque si bajo mi punto de vista, las cosas fuesen mejor, posiblemente esto no se publicaría. Y hablamos del Villarreal ‘B’ y su racha negativa que le ha hecho caer varios puestos en la tabla clasificatoria y gambetear con la zona de descenso. Creo que esta situación era evitable si se hubiese hecho una mejor gestión de la plantilla.

A nivel de puntaje, el filial groguet tiene 28 puntos (7 victorias, 7 empates y 9 derrotas), pero la sensación es que podría tener más puntos. Las primeras jornadas fueron positivas. Un filial es atípico en Segunda División y el Villarreal ‘B’ entró con el pie derecho a la competición. El único pero eran y son los partidos fuera de casa. Porque para un filial, más importante que ganar o perder, es competir y los chicos de Miguel Álvarez no lo estaban haciendo a domicilio. El equipo entraba muy distraído a los partidos y en 20-25 minutos lo pagaba muy cara. Luego se rehacía, pero ya era muy difícil sacar un resultado positivo.

Ver cómo el filial era irreconocible en La Romareda o en El Molinón, por ejemplo, dejaba un mal sabor de boca. De hecho, solo 2 victorias como visitante (Racing y Cartagena). Porque al final, todos los equipos pueden ganar o perder (esto es fútbol), pero, para un filial, debe estar por encima de todo la competitividad. Y eso lo hemos visto en el Mini Estadi, sobre todo, donde ha cuajado grandes partidos y muchas victorias. En ese punto chapeau, pero no seamos conformistas y exijamos cosas en base a los recursos que hay que, afortunadamente, no son pocos.

Y la racha negativa en la que está sumido el filial viene a razón de la poca utilidad, a mi juicio, que le está dando Miguel Álvarez a la plantilla. Es lógico que cada entrenador tenga su XI tipo, pero es incomprensible ver cómo el banquillo apenas tiene importancia y cada vez más se ve a los titulares exhaustos. Las últimas dos derrotas vienen a raíz de una mala gestión del banquillo.

Con el marcador a favor, lo lógico hubiese sido hacer 2-3 cambios, dar descanso a los titulares y dar aire al equipo. Eso no se hizo ni en Ponferrada ni contra el Zaragoza y el B vio cómo le remontaban un resultado favorable. Nadie es adivino, y menos en el fútbol que tiene muchas cosas impredecibles, pero dando entrada a Mbacke, Carreira y Carlos Romero, el equipo hubiese acabado más entero el partido. ¿Que habría perdido? Posiblemente, pero seguro que había aguantado mucho más por la sangre fresca que hubiese habido en el campo.

Contra el Zaragoza, Miguel solo hizo un cambio y el equipo estaba, desde el minuto 60 aprox, con la energía en reserva. Un único movimiento (Millán por Haissem) cuando el partido pedía a gritos hacer 3 cambios de una sentada. Eso hizo que el Zaragoza tuviese la victoria en bandeja de plata. Ver que muchos jugadores llegan con la lengua fuera al minuto 60 refleja que no se está aprovechando a todos los fubolistas disponibles.

Solo hay que ver el minutaje de cada uno: Carreira (665′), Carlos Romero (341′), Antonio Pacheco (676′), Tiago Geralnik (267′), Forés (556′) y Nikita Iosifov (169′). Muchos de ellos han dado un gran nivel saliendo del banquillo o en las titularidades (escasas a mi gusto) que han tenido y contando más con ellos el equipo sufriría menos porque la carga de minutos se repartiría.

Ha tenido que llegar Ramón Terrats a petición de Miguel debido a la saturaci´on de Alberto del Moral (casi 2000 minutos disputados. El jugador más utilizado de la plantilla). Y es un poco frustrante ver cómo se han perdido 7 de los últimos 9 puntos por no haber oxigenado a tiempo al equipo. Contra la Ponferradina, el partido estaba controlado con el 0-1 y el contexto pedía posesión y piernas frescas para aguantar los 30 minutos que quedaban. En lugar de protegerse y reforzar una defensa, apenas sin fuerza, Miguel dio entrada a Álex Forés por Fer Niño. A la larga, un cambio del que nos acordaríamos. El filial estaba siendo completamente superado por las bandas, pero ni Carreira ni Carlos Romero tuvieron minutos. No digo que ellos hubieran sido la solución, pero seguramente habrían detenido gran parte de la sangría.

El equipo tiene materia prima y contra el Zaragoza se podría haber llevado el partido a una zona segura para no sufrir o al menos para protegerte poniendo toda la carne en el asador. Cuando llegó el 2-1, se veía venir. Era la crónica de una muerte anunciada porque el Villarreal ‘B’ estaba en la lona a 40 minutos del final. Miguel reconoció que se equivocó y admitió que él fue el principal culpable de la derrota.

El filial se ha metido en una zona pantanosa en la que no tendría que haber entrado de haber hecho una mejor gestión de los partidos cuando llegan los momentos cruciales, pero es lo que hay. Lugo, partido importante para disipar dudas.

Foto y texto: El Periódico Mediterráneo/ Xavi Jorquera

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.