El LUD Femenino anuncia un ‘riguroso seguimiento’ del caso por los insultos racistas a Mayra Ramírez

El Levante ha anunciado este jueves, mediante un comunicado, su “profundo malestar y más enérgica condena” por los insultos racistas sufridos el miércoles por la jugadora colombiana Mayra Ramírez en el partido de Copa de la Reina contra el Alhama de Murcia y expresó que van a realizar un “riguroso seguimiento” del caso.

“Desde el club vamos a realizar un riguroso seguimiento de las actuaciones que los organismos pertinentes (la Real Federación Española de Fútbol) vayan a efectuar en relación a los hechos descritos en el acta del partido por cuanto no puede permitirse de ninguna manera que sigan aconteciendo actitudes intolerantes y xenófobas como la que tristemente nos ocupa», afirmó la entidad levantinista.

Además, desde el club lamentaron enérgicamente que continúen ocurriendo este tipo de conductas tan reprobables y mostraron todo el respaldo a la jugadora después de que haya tenido que sufrir este penoso comportamiento que no debe ser tolerado bajo ningún concepto.

Según el acta del partido, “¡Mono Parrales, comes con las manos o qué, animal!” es la frase racista que profirieron desde la grada del estadio murciano José Kubala a la delantera azulgrana.

El Alhama condena lo sucedido

Por su parte, el Alhama murciano emitió un comunicado en el que lamenta lo ocurrido, condena «cualquier forma de racismo y xenofobia», y aboga por «tolerancia cero» ante estas actuaciones, por lo que expulsará al infractor si es abonado.

«No existe espacio para el racismo en el fútbol y en la sociedad, por lo que el Alhama está decidido a implementar medidas que permitan concienciar, evitar y combatir episodios similares», se lee en la nota.

«Los incidentes acontecidos ayer no representan a la inmensa mayoría de aficionados, que son respetuosos y ven manchada su integridad en un día tan bonito para la historia de nuestra entidad», concluye.

La colegiada catalana Ylenia Sánchez Miguel llegó a parar el juego durante unos minutos en el segundo tiempo y, tras hablar con el delegado de campo, ordenó que se pidiera por megafonía respeto, al tiempo que la Guardia Civil fue a la zona de la grada de donde salieron esos gritos, tras lo que el encuentro se reanudó.

El entrenador Randri, que cumple su duodécima temporada consecutiva en el banquillo del Alhama, señaló: «Si algo ha diferenciado a esta afición es que ha sido categórica. A este partido vino gente que no suele hacerlo y hubo un par de acciones que no fueron las más apropiadas y no es la imagen que merecemos los alhameños».

Texto y Foto: Agencia EFE

Autor / 9661 publicaciones

Tu periódico de fútbol y deporte base de la Comunitat Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *