Toda la información del fútbol base valenciano

El toque y la pegada de Argentina le dan el pase a la final del COTIF (2-0)

COMPARTIR
, / 192 0

La selección nacional de Argentina se impuso por 2-0 a un combativo Levante UD gracias a los goles de Maestro y Ovando. Los sudamericanos superaron a su rival tras luchar durante cada minuto con el cuchillo entre los dientes y ya esperan a Uruguay en la final. Será una cita que no dejará a nadie indiferente.

Ambos entrenadores salieron con sus mejores peloteros. No había lugar para los descansos ni las rotaciones. La anécdota inicial del partido fue el hecho de que Argentina rompió con la tradición de no jugar con la albiceleste contra un club -solo contra otras selecciones- al no disponer el Levante UD de una segunda equipamiento. Claudio Tapia, presidente de la AFA, autorizó el uso de la característica casaca, que tantas noches de gloria ha dejado para los amantes del deporte rey. El Levante UD fue el primero en golpear. Font robó un balón en el centro del campo y protagonizó una salida relámpago en la que pudo ceder el balón a Dalmau, pero el portero argentino logró atajar el balón. No había pasado ni un minuto en el marcador y ya se presuponía que iba a ser un encuentro de alto voltaje. Los blaugranas salieron muy bien al campo, con filas apretadas y sin ceder el protagonismo. Además, la presión de sus delanteros ponía en aprietos a los defensas argentinos en alguna ocasión. Argentina, poco a poco, intentaba hacerse con el control de la pelota, aunque los de Orriols se mostraban como un rival que no cedía ni un centímetro sobre el verde, dinámica ilustrada en el carrusel de faltas y encontronazos. La primera parte no había llegado a su ecuador y el árbitro ya había impuesto tres tarjetas amarillas. Iba a ser un partido duro, áspero, sin concesiones.

En el minuto 35, un saque de esquina lanzado por Argentina acabó con varios remates e indecisiones en el área blaugrana, pero la selva de piernas causó que todos los intentos quedaran en nada.

La albiceleste se adueña del timón del partido conforme pasaban los minutos. Su número 10, Nicolás Paz, canalizaba gran parte de las jugadas de ataque. Enrolado en las filas del Real Madrid, es un interior con mucha presencia y visión de juego. El Levante, por su parte, se mostraba como un rival muy aguerrido, que sabía que aún quedaba mucho partido. La primera parte se iba hasta los 44 minutos, ya que el colegiado decidió alargarlo por las constantes interrupciones.  La vuelta de vestuarios trajo a una Argentina más entonada. Y Barco, en el minuto 2, se sacó un zurdazo que retumbó en el larguero de la portería contraria. El pelirrojo de Boca es uno de los jugadores del torneo, un lateral de corte ofensivo que destaca por su desparpajo. En la primera mitad se jugó la roja tras una fea entrada. Pese a todo, oposita al “11” ideal de la edición 2022 del COTIF.

En el 45′, su compañero Aguirre caracoleaba en el área sin fruto final y un minuto después González cabeceaba un córner sin lograr conectar con la red. El dominio seguía el ritmó de un tango. Sin embargo, el Levante era un equipo muy bien plantado, edificado a base de sacrificio y dinamismo, que no duda a la hora salir cuando se le brinda la ocasión. Y la grada pidió un penalti por manos en el área argentina en el 54′. Y un minuto después, el “21” de la albiceleste -Maestro- lograba abrir el marcador tras aprovechar una mala salida del portero granota. Y el asedio no cesaba. Eran momentos en los que los ayer locales atosigaban a sus rivales. En el 59 una cesión al portero del Levante se envenenaba.

El partido discurrió entonces por los mismos derroteros. Argentina mandaba a través del balón y la presión y el Levante esperaba intentando apurar sus opciones, que se difuminaron en el 71. Ovando, el “9” de la albiceleste, encimó a la defensa blaugrana y logró batir al arquero Salas. Era un resultado justo.  Eugenio Ribera apuraba sus diez cambios en busca de la desesperada, adelantando filas.  Sin embargo, el electrónico no se movía. Argentina se medirá a Uruguay en la final del COTIF. Será una cita de pulsaciones altas.

Texto y foto: COTIF

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.