Toda la información del fútbol base valenciano

El MUPA amplía su colección con 237 nuevas piezas

COMPARTIR
, / 210 0

La colección del Museo del Palmito de Aldaia (MUPA) se ha visto aumentada con la reciente donación, cesión y depósito de 237 nuevas piezas, gracias a las aportaciones de Matilde Asensio Salvador (hija de la compositora Matilde Salvador), Penélope Garrido Milla (hija del calador de palmitos Francisco José Garrido Haro), Mireia Fernández Sánchez, Montserrat Navarro Ramón, Amparo Ramón Gisbert, Salvador Folgado Iglesia y Salvador Pascual Nieves. Con este incremento, los fondos del MUPA superan actualmente los 700 objetos, mayoritariamente palmitos de 15 países diferentes de Europa y Asia con cronologías que van desde el siglo XVII hasta el XXI.

Recuerdos de Matilde Salvador

Entre las novedades destaca el depósito de Matilde Asensio Salvador, que aporta 45 palmitos de su madre, la compositora Matilde Salvador (Castelló de la Plana, 1918-València, 2007), gran amante y usuaria de abanicos, quien recibió por su trayectoria artística la Medalla al Mérito Cultural de la Generalitat Valenciana (1997) y la Cruz de San Jorge de la Generalitat de Catalunya (2005).

Algunos de los abanicos de Matilde Salvador son de uso personal y presentan varillajes de países tradicionales elaborados con materiales y pinturas de gran calidad. Otros palmitos, más sencillos, destacan por el valor histórico-artístico de sus países pintados a mano y que recogen momentos emotivos de la vida artística de la compositora e incluso dedicatorias de grandes artistas con los que trabajó. Salvador usaba palmitos para plasmar recuerdos de algunas de las representaciones musicales que compuso. Uno de estos es “El ruiseñor y la rosa”, que representa la obra de Óscar Wilde estrenada en el Teatro Principal de València en 1958. El país de este abanico está firmado por los encargados del decorado y del vestuario de la obra, Joaquín Michavila y Alonso del Rey, respectivamente. Otros, como “Recuerdos”, “Escudero”, “Bailarines de ballet” o “Firmas”, son de grandes profesionales del ballet como la britanica Margot Fonteny, el ruso Rudolf Nureyev o el español Vicente Esteve Escudero, o los bailaores de flamenco Pedro Lorca y Roberto Iglesias.

Igual de transcendente es el palmito “Isis”, que representa la diosa egipcia del mismo nombre. El abanico está pintado (y dedicado a la compositora) por Ángeles Ballester del Grupo Los Siete. Esta agrupación tuvo una gran incidencia en las primeras huellas del arte  de vanguardia valenciano de los años 1948-1954. Además de Ballester, integraban el grupo artistas de renombre como Vicente Castellanos, Vicente Fillol, Juan Genovés, Vicente Gómez, Ricardo Hueso, Juan Bautista Llorens, José Masiá, Joaquín Michavila y Eusebi Sempere.

En la colección de Matilde Salvador hay también abanicos conmemorativos, como “Homenatge d’Aldaia a Matilde Salvador” (23 de octubre de 1988) pintado por Carmen Mateu, así como otros con pinturas que evocan eventos culturales en los que participó la compositora, como el Certamen de Guitarra de Benicasim, el ballet Blancanieves o la obra Los títeres de cachiporra de Federico García Lorca; así palmitos con dedicatorias de artistas como Francis Montesinos o Joan Voltés e incluso de grandes figures del toreo.

Exposición Regional de 1883

En las nuevas adquisiciones del MUPA destaca la entrega de Penélope Garrido, que ha cedido 137 piezas de la colección particular de su padre, Francisco José Garrido, calador de Mislata que trabajó para talleres de Aldaia y València entre las décadas de 1960 y 1990. Se trata de una caladora manual de madera y otra eléctrica de 1972 usadas por el mismo Garrido, además de 135 palmitos de tipología floral, escenas galantes, regionales y ceremoniales (comunión, boda y luto). Son palmitos españoles e italianos de los siglos XIX y XX, la mayoría hechos en Aldaia.   De todos ellos merece la atención el abanico “Exposició Regional de València 1883”. Se trata del palmito publicitario de la Exposición Regional de Agricultura, Industria y Artes organizada aquel año por la Real Sociedad de Amigos del País a fin de mostrar el desarrollo económico valenciano y facilitar los intercambios comerciales y los adelantos tecnológicos. Igualmente, en la colección de Garrido encontramos varios abanicos de estilo modernista, entre los cuales sobresalen por su atípica temática “La chica del farolillo” (1910) donde aparece una joven llevando un farol de grandes dimensiones; y “La temperatura”(1920), con una escena de dos niños helados de frío que intentan encender una hoguera.

Palmitos con telas recicladas

De un estilo más actual e innovador son los 46 palmitos aportados por Mireia Fernández, hechos la mayoría en 2020, entre los que destacan abanicos de novia diseñados por Patricia Avendaño, florales abstractos del diseñador Alejandro López, combinados con plumas de colores, así como realizados con telas recicladas cosidas por Gloria Sánchez.

Palmitos en tiempo de pandemia

Finalmente, destaca el palmito “Priscila o el jardín colorido”, cedido por Montserrat Navarro. Una pieza exclusiva y única elaborada por los artesanos Blay Villa de Aldaia durante los meses de fuertes restricciones a causa de la Covid-19. Este abanico tipo baraja está hecho de nácares de Tahití tintados en frío, con combinaciones de colores azules, verdes y rosas que forman un conjunto de gran originalidad. Las varillas de motivos florales presentan un trabajo muy sofisticado puesto que están caladas, talladas y cuidadosamente adornadas con la técnica del buril. 

Texto y Foto: Ajuntament d’Aldaia

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.