Toda la información del fútbol base valenciano

Diego Castaño: el silencio del líder

COMPARTIR
, / 461 0

Tenía ganas de escribir algo sobre Diego Castaño. Nacido en Benicàsim en el año 2004, Diego Castaño está viviendo uno de los mejores momentos de su (corta) vida futbolística. Con 17 años, y teniendo ficha con el Juvenil B, ya ha debutado con el primer equipo del Roda en Tercera División. Que un chico que juega en Liga Nacional debute en el fútbol profesional es sencillamente asombroso. Por supuesto, es muy merecido.

Ha arrasado con todo

No le ha hecho falta jugar en División de Honor o estar en dinámica con el Amateur. Pese a ello, jugó 15 minutos con el Juvenil A en el partido frente al Atlético Madrileño y dos partidos con el Roda B. Ha tocado “todos los palos” en el Roda con tan solo 17 años. A bote pronto, recuerdo el caso de Yeremy o Gavi. Pasaron del Villarreal ‘C’ o Juvenil A blaugrana, al primer equipo, sin pasar por el primer filial.

Si ya es sorprendente que un chico se salte la etapa del B, ¿cómo se puede calificar el hecho de pasar directamente del Juvenil B al primer equipo? Seguramente, el año que viene vaya al Juvenil A. O quién sabe. Quizá lo promocionen directamente a un 1er filial. Esto no es flor de un día ni casualidades de la vida. El Roda ha visto un potencial tremendo en Diego y ha dicho: “todo al rojo con este chico”.

Es jugador del Villarreal, aunque está “cedido” en el equipo gualdinegro. Pocos se percataron de que estaba en el panorama futbolístico, pero de sabios es rectificar. Seguro que, a partir de ahora, muchos se empiezan a fijar en él. El otro día me puse un partido suyo y me dejó perplejo. Un futbolista nacido para galopar la banda de arriba abajo. De hecho, antes jugaba como punta y en el Roda lo han reconvertido a la posición de extremo. Le viene de perlas jugar como extremo por sus capacidades. Rápido, una bestia a nivel físico y goleador como pocos. Tres características como tres soles.

Un killer para el colectivo

Una persona que ve todos los partidos de Diego me decía el otro día: “Xavi, este chico va a llegar alto. Trabaja por y para el equipo. No le importa sacrificarse por el grupo. Y tiene unos pulmones que están hechos de acero. Acaba los partidos como si hubiese hecho una maratón”. Se desvive por el colectivo. Solo le importa eso. Dice mucho de él.

Iba escribiendo este último párrafo y me daba cuenta de la evolución que ha tenido a nivel corporal. En apenas unos meses, se ha tonificado de una manera asombrosa. Muy por encima de la media de los chicos que juegan en Liga Nacional. Serviría como guardaespaldas para cualquier garito, pero ha hecho bien en dedicarse al fútbol.

Me recuerdo mucho, pero muchísimo, a Marcos Llorente. Dos jugadores reconvertidos, físicamente muy poderosos y con una capacidad para recorrer metros descomunal. Si a Diego le das un dedo, probablemente te coja la mano entera (referido al ámbito futbolístico). Aprovecha todas las oportunidades que tiene. Pícaro como pocos. Pero no todo es cuestión de surte, sino que hay un trabajo, esfuerzo y mucho sacrificio detrás. Es un líder en la sombra.

Ojalá el Villarreal le dé el hueco que merece. Un tipo humilde, con las cosas claras, y que siempre recalca lo mismo: “trabajo cada día para poder cumplir mi sueño”.

‘The Choosen One’

Esto que viene ahora ya es opinión pura y dura. Apuntadlo en una libreta o donde sea. DIEGO CASTAÑO VA A SER UNO DE LOS GRANDES JUGADORES DEL FÚTBOL ESPAÑOL. Lo pongo con mayúsculas para que se vea mejor. Todavía los focos no se han centrado en él, pero en algún momento lo harán.

Muchos equipos grandes tras él deseando que el Villarreal se siente a negociar. Un jugador que trabaja en silencio por reinventarse cada día, pero siempre fiel a sus orígenes. Llamado a liderar un equipo grande. Es Diego Castaño Solé.

Fotos y texto: CD Roda y Xavi Jorquera

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.