Toda la información del fútbol base valenciano

Las aulas del deporte: el otro terreno de juego

COMPARTIR
, / 29 0

Desde hace un mes contamos con un Aula de 30 m2 en el campo de Fútbol Municipal Sant Marcel.li, una sala multiuso para satisfacer las necesidades formativas, informativas y de refuerzo de los Clubes. La cronología del hecho se inicia aproximadamente en el año 2019. En esas fechas y a través de un padre nos enteramos del proyecto “Aula Colabora” que la concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Alfafar ejecutó en su campo de fútbol municipal para reforzar el estudio y combatir el fracaso escolar. Dicho proyecto fue premiado en el año 2016 por la Federación Española de Municipios y Provincias.

Nosotros, desde hacia tiempo y huyendo de ese modelo de instalación deportiva que sólo habilita vestuarios y zona de juego, modelo de mínimos basado en criterios económicos, perseguíamos la adecuación de una zona de la sede social para dicho fin, cosa que se demostró inviable por el uso del espacio y las necesidades del Club en esos momentos. La otra alternativa era buscar espacio en las zonas comunes y lo encontramos en el acceso norte, por la entrada desde el Parque de La Rambleta. Disponiendo de espacio para su ubicación, en el Club Colegio Salgui elaboramos un documento que junto al CDA San Marcelino entregamos a la gerencia de la Fundación Deportiva Municipal del Ayuntamiento de Valencia y que básicamente y de forma resumida, decía:

Introducción: “Las instalaciones deportivas son lugares de paso los fines de semana y lugares de encuentro/trabajo el resto de los días. Se ignora o muy fácilmente se olvida, que los niños y niñas que entrenan 2, 3 ó 4 días a la semana pasan mucho tiempo en los campos de entrenamiento, pero no sólo ellos/as, también sus padres, familiares u otros acompañantes y esto será una constante a lo largo de varios años”.

Objetivos e intereses:

  1. Contribuir a una formación integral del deportista trascendiendo la clásica educación deportiva centrada en los aspectos físicos, técnicos y tácticos.
  2. Facilitar la convivencia familiar y una mejor gestión del tiempo, proporcionando lugares de encuentro para las personas que acompañan a los/las deportistas y necesitan satisfacer alguna necesidad de tipo académico o laboral.
  3. Preparar la instalación deportiva para una oferta diversa y múltiple, en torno o alrededor de la práctica deportiva.
  4. Combatir el abandono escolar facilitando la práctica deportiva.

Funciones y usos:

  • Conciliación deporte-escuela: deberes y atención escolar (ayuda y orientación escolar, técnicas de estudio y memorización).
  • Escuela de padres y técnicos.
  • Sala de reuniones (técnicos, padres, directivos).
  • Sala de conferencias (salud, nutrición, deporte, psicología…).
  • Biblioteca y sala de lectura.
  • Difusión de campañas municipales deportivas (concejalía, FDM-Valencia).

La Gerencia de la FDM mostró su interés en una reunión mantenida en el año 2020, y en los presupuestos participativos del año 2021, el CDA San Marcelino como gestor del campo municipal propuso un proyecto de “Eficiencia energética y educativa”, votado y aceptado, que solicitaba el cambio de la iluminación a led y la edificación de un Aula para los fines y usos descritos.

Hasta aquí, los protagonistas y el desarrollo de los hechos. Ahora toca decir, que lo que busca el artículo no es la constatación de un éxito, ni mostrar que cuando los Clubes que comparten una instalación mantienen unas buenas relaciones se consiguen cosas, lo que realmente nos interesa es la difusión de una idea, marcar un camino y la construcción de una nueva realidad.

Sabemos: (1) que las instalaciones deportivas municipales están sobreutilizadas en tiempo e infrautilizadas en servicios; (2) que la práctica deportiva es muy exigente, reclamando mucho tiempo y esfuerzo; y (3) que los malos hábitos y las adicciones acechan.

Desde los Clubes tenemos la obligación de facilitar y ayudar, nuestra función es deportiva, pero nuestra misión sobrepasa esas fronteras, trabajamos con personas en desarrollo.

No es posible hablar de un buen trabajo futbolístico, si olvidamos los aspectos sociales y psicológicos. La técnica tiene las de perder cuando compite con el individualismo y la ausencia de compañerismo. El futbolista forma parte de un equipo y en este tipo de estructuras, las habilidades relativas a la relación, la comunicación y la gestión emocional se constituyen en factores estabilizadores y de buen funcionamiento. Es aquí donde entra el Aula del Deporte (el otro terreno de juego), ese espacio en donde la competencia se transforma en colaboración y el ganar da paso al empate.

Para finalizar, quisiera hablaros de una idea que podremos ejecutar gracias a la existencia del Aula y sobre la que hemos empezado a trabajar, se trata del diseño de un “Programa de prevención de las adicciones” dirigido a padres, pero con el foco puesto en los jugadores.

Hemos detectado como el alcohol, el cannabis y las nuevas tecnologías van ganando terreno entre los deportistas, que además se creen mejor preparados para tolerar el abuso. Practicar un deporte ya no es garantía de buenos hábitos. Y volviendo al programa, las sesiones serán de tiempo reducido (unos treinta minutos), continuas (un día a la semana) y protagonizadas por los propios padres. A los padres se les suministrará el material de trabajo, y el grupo o pareja asignada, en función de la complejidad de la sesión, serán los encargados de introducir y dinamizar la sesión. Las sesiones pueden responder a una programación previa o tratar temas relevantes para alguno de los asistentes. Otra realidad es posible, pero habrá que perseguirla.

Ximo Lluch
Psicólogo Club Colegio Salgui

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.