Toda la información del fútbol base valenciano

Asier Villalibre demuestra que hacer felices a los chavales no es tan complicado

COMPARTIR
, / 221 0

En más de una ocasión habrán escuchado ustedes el lamento recurrente del aficionado al fútbol que espera bajo la lluvia, muerto de frío en los exteriores de un campo de fútbol u hotel de concentración la salida de los futbolistas de su equipo para sacarse con ellos un ‘selfie’ o que les firme alguna camiseta. Especialmente si lleva consigo algún niño o niña de la mano. Y, definitivamente, si resulta que el futbolista en cuestión hace caso omiso de los ruegos, ignora a la hinchada y pasa de largo.

“¿Qué le costaría pararse a hacerse una foto? ¿Qué le costaría charlar un minuto con el chiquillo?” Son frases habituales entre cualquier seguidor al que le gustaría un poco más de cercanía, de proximidad, de empatía con la hinchada. Son frases que no son necesarias cuando se habla de Asier Villalibre.

El ‘Búfalo‘, protagonista esta misma temporada de algún artículo en este periódico destacando su ‘fair-play’ cuando cayó derrotado ante el FC Barcelona en la final de Copa, volvió a demostrar que cuando se quita el ‘disfraz’ de futbolista en el estadio pasa a ser un chaval de 23 años con las mismas ganas que cualquier otro de jugar una ‘pachanga’ de futbito durante las vacaciones.

El periodista Edu Velasco compartió la imagen de Villalibre actuando como portero en una partidito de fútbol sala con una decena de niños en su localidad natal de Gernika. En lo que son sus primeros días de vacaciones tras una exigente temporada, el ‘Búfalo’ se colocó bajo palos mientras los chavales corrían y disputaban un balón con la emoción de tener a una estrella de LaLiga jugando con ellos.

Según cuentan sus vecinos, es habitual que el delantero comparta tiempo con la gente de su municipio. Un ramalazo de normalidad y de humildad más que bienvenido en tiempos de grandes deportivos, mansiones opulentas y superestrellas del fútbol que a menudo suelen olvidar sus orígenes. Porque, como se vio este viernes, hacer felices a los chavales no es tan complicado.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.