Toda la información del fútbol base valenciano

Cuidado con las falsas expectativas en el deporte de base

COMPARTIR
, / 130 0

Vivimos tiempos tremendamente atípicos, con gran incertidumbre, donde parece que cada día estamos aprendiendo algo nuevo. Hace apenas un año que nuestra forma de vivir era diferente tanto en la vida cotidiana como en el deporte. Parece tan poco tiempo y a la vez tanto.

Ante este tipo de situaciones, y ante la ¿sensación? que tienen algunas personas en facilitar que los demás se encuentren mejor, lanzan mensajes (sin cierto fundamento, falsas expectativas) relacionado con que todo mejorará o de que se alcanzará un estado distinto mucho más beneficiosopara todos. Ese tipo de afirmaciones, en el momento en que se emiten, hace que las personas que los oyen y se los creen se sientan mejor y, en muchos casos, esperen con ansia que aquello que se “promete” ocurra.

Por ejemplo, el mensaje de “todo irá bien” sin más provoca que las personas que se lo creen anhelen ese nuevo estado sin percibir qué tienen que hacer para que eso se produzca. Puede provocar (y provoca en algunos casos) el que se relajen medidas necesarias pensando que se “va a cumplir esa promesa” (expectativas) sin necesidad de hacer nada especial (y se aparece la idea de “¿para qué hacer nada si ya me han prometido que todo será mejor pase lo que pase?”).

También por ejemplo están esos entrenadores que “prometen” que pronto volverán a realizar entrenamientos “en directo” en lugar de realizar esas sesioneson line, sin tener evidencias claras al respecto, provocando la falsa ilusión de sus deportistas, la inquietud y la gran decepción que supone esperar con anhelo que ocurra algo que no sucede.

Porque existe una gran diferencia entre ser realista valorando las cosas como son manteniendo el foco entre lo que depende de uno; y crear unas falsas expectativas con el principal objetivo de que las personas que lo escuchan se sientan mejor, que son poco más que un “bluf” que se desvanece cuando la realidad se impone. En el primer caso, (las buenas expectativas ajustadas a la realidad) facilitan la acción entre otras cosas porque orienta hacia las soluciones en unas situaciones que pueden ser incluso muy complicadas. En el segundo caso, genera incertidumbre, indefensión, malestar emocional y desconfianza a corto/medio plazo.

Estas dificultades que nos están tocando vivir, podemos aprovecharlas como una oportunidad para que las personas aprendamos a generarnos expectativas ajustadas a la realidad. No es bueno “vender humo”, ni el mal llamado “pensamiento positivo” (por medio del que se supone que hay que pensar que todo saldrá bien porque sí), porque entre otras cosas fomentamos el mal hábito de generarnos falsas ilusiones constantemente. Por cierto (hagamos un aclaratorio paréntesis) el enfoque positivo o pensamiento positivo “de verdad” ocurre cuando orientamos nuestra acción hacia aquello que queremos hacer, en lugar de evitar lo que no queremos que ocurra, que sería el “enfoque o pensamiento negativo”.

Por favor, analicemos la realidad, seamos honestos con los que nos rodean y valoremos las cosas buenas que tenemos en el aquí y ahora (que las hay) enfocándonos en lo que podamos hacer para así ser, de verdad buenos constructores de nuestro día a día.

Ahora mismo, hay personas responsables que se encargan de encontrar las mejores soluciones en estos momentos complicados. Por ejemplo, la Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana busca la manera de que el fútbol en general y el deporte de base en particular retome sus actividades de manera segura(varios psicólogos del deporte de APECVA aportamos nuestra opinión fundamentada al respecto). También otras federacionesque trabajan para esa misma causa: deporte seguro a través de las medidas necesarias cuando las autoridades lo permitan luchando con cabeza y determinación para que se entienda su punto de vista coherente, sin vender humo, sólo con su “verdad” fundamentada para promover comportamientos adecuados y coherentes.

Expectativas ajustadas a la realidad: es un gran punto de partida para generar personas mentalmente fuertes que valoran lo que tienen y buscan soluciones útiles ante las vicisitudes de la vida y el deporte. ¿Por qué, para qué crear falsas expectativas?

Como todo, cuando aplicamos una estrategia en general y sobre todo de fundamento psicológico es necesario entender su funcionamiento para aplicarla correctamente. Por ello, sobre todo las personas que ocupan sitios de responsabilidad deberían manejar bien estas cuestiones siendo coherentes con sus decisiones y manifestaciones, haciendo entender el para qué y por qué de esas decisiones, y mostrando qué hacer sobre todo en momentos complicados.

Es la diferencia entre crear buenas expectativas o “vender humo” a través de promesas vacías de contenido. No es tan difícil pero claro, hay que saber hacerlo. Y es un trabajo de todos y todas, sobre todo pensando en que los/as más pequeñas/os adquieran hábitos mentales a través de buenas experiencias que les hagan cada vez más fuertes, como deportistas y como personas.

David PerisDelcampo
@dperisd
Psicólogo Experto en Psicología del Deporte
Entrenador Nacional de Fútbol y también de Fútbol Sala
Profesor de la Universitat de València
Presidente de la Associació de Psicologia de l’Esport de la Comunitat Valenciana (APECVA)
Vicepresidente de la Federación Española de Psicología del Deporte

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.