Toda la información del fútbol base valenciano

Conchi Amancio y las pioneras del futfem nacional: ‘El fútbol nos dio libertad’

COMPARTIR
, / 216 0

Tan ’emocional’ era Concepción Sánchez Freire (Madrid, 1957) que se veía capaz de “meter goles desde 30 metros”, pero no de chutar un penalti. No necesitó esa suerte para dejar huella en el fútbol, como pionera y capitana hace medio siglo de la primera selección española.

El 21 de febrero de 1971, sin ser reconocidas oficialmente por la federación española, sus compañeras y ella empezaron a abrir camino para que la actual generación de futbolistas pueda estar disfrutando de instalaciones, medios económicos y reconocimiento.

Concepción Sánchez Freire, más conocida como Conchi Amancio por el parecido que le encontró la prensa del momento con el madridista Amancio Amaro, recuerda los primeros años de aquella selección como “bonitos, pero a la vez muy críticos”, según reconoció en una entrevista concedida a EFE.

“Son años cargados de significado histórico, político y social”, asegura Conchi, de 63 años, emblema de la selección pionera. “En verdad cualquier niña o mujer que daba una patada a un balón en los años 70 lo era”, puntualiza. “Lo que a mí me diferencia de cualquier otra niña o mujer de mi época es que jugué los seis primeros partidos de aquella selección. Y, aunque era una niña, me encasquetaron la capitanía. Era madura, determinada y hablaba y me comportaba como una chica de 20 años, aunque tenía 13″, recuerda.

Concepción Sánchez Freire, que se define como “una jugadora de calle”, lamenta que no hayan visto en ella “a una genia del fútbol”.

“Era una artista, como Pelé, Maradona o Platini y, sin embargo, nadie sabe cómo jugaba yo. Es una pena. Hay reportajes de aquella época, pero eran sensacionalistas y buscaban ridiculizarnos“, denuncia.

Ella saltó a la selección desde el Olímpico de Villaverde, tras superar un proceso de preselección. Por aquel entonces, para ella el “fútbol era libertad” y el balón se convirtió en “su terapia para escapar de los problemas” que tenía en casa.

Tuve un origen humilde. Quería estudiar, pero no podía porque no existían las becas. Creo que tenía talento para el arte, pero tuve que empezar a trabajar muy joven. No me gustaba. El fútbol me ayudó mucho en una época en la que era fácil entrar en una espiral mala. Yo era una chica de calle, en un mundo de chicos, y el fútbol me ayudó a enfocarme”, remarca.

Por eso rechaza rememorar sus primeros años en la selección “como un sufrimiento”.

“La realidad era que nos lo pasábamos genial. Éramos jóvenes, teníamos unas energías increíbles y, para nuestros tiempos, estábamos agasajadas también. Viajábamos y jugábamos ante millares de personas. Tenemos una idea de una España muy cutre, y es verdad a mí me ha costado una vida deshacerme de las implicaciones religiosas o políticas, pero en ese momento el fútbol nos daba libertad, amistades y unión entre mujeres. Nos daba la posibilidad de hacer lo que nos daba la gana. Si eras homosexual, encontrabas tu pareja entre las mismas chicas”, relata.

De aquella época guarda los viajes en autobús “de hasta 12 horas para llegar desde Madrid a Málaga o Barcelona para jugar al fútbol”.

“Pero al fin y al cabo nosotras hacíamos lo que nos gustaba. ¡Imagínate a las otras chicas en los años 70! Estaban en sus casas, porque terminaban por casarse muy jóvenes. Nosotras, en cambio, viajábamos y éramos figuras. Esos años en la selección me ayudaron mucho, aunque me cuesta vincular a España mi carrera en el fútbol“, expone.

Repartió, principalmente, su carrera entre Italia e Inglaterra. Solo sus tres primeros años de carrera los desarrolló en España.

“En el extranjero me dediqué al fútbol, sin parar. Iba a los equipos punteros, donde había patrocinadores, que eran los que mantenían a las mejores jugadoras. Allí donde estaba el dinero, allí iba yo a jugar. Los mejores equipos fichaban a las mejores jugadoras y yo era una de ellas. Así que yo tengo también otra historia en Italia, con las pioneras italianas”, apunta. Y es que la capitana de la primera selección española no oficial fue más estrella en Italia o Inglaterra, donde se afincó y construyó una escuela de fútbol, que en España. 

Texto: Agencia EFE

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.