Toda la información del fútbol base valenciano

Deporte de calidad en pandemia para el joven deportista

COMPARTIR
, / 728 0

Los/as niños/as y jóvenes, a través de una buena actividad deportiva, pueden adquirir hábitos saludables; aprender a organizarse de manera estructurada; a focalizarse en su propio trabajo, en lo que depende de ellos/as (en lugar de otros factores externos incontrolables como el resultado o el satisfacer los egos de sus “superiores”); a encontrar estrategias o soluciones útiles para las diferentes circunstancias a las que se enfrentan; a relacionarse con otros/as de manera útil y sana; a colaborar para la búsqueda ilusionante de conseguir objetivos comunes; a perseverar “con cabeza” por conseguir algo apasionante; a disfrutar de una actividad que también le exige compromiso y retos… Es decir, pueden desarrollar habilidades que les haga ser mejores personas, más fuertes mentalmente y también mejores deportistas.

Y, además de todo eso, pueden compartir momentos emocionalmente intensos con sus más allegados, con sus padres, madres, hermanos, tíos, abuelos… que estarán ahí viéndoles, acompañándoles y disfrutando de una actividad que permite que las familias sean partícipes de momentos de ocio apasionante bien empleado.

Ahora, con todo esto del confinamiento, de esta pandemia que nos ha tocado vivir, muchas cosas de las que hacíamos hace un año o no las podemos hacer o no las hacemos igual. Pero un deporte de calidad, sobre todo para los/as más jóvenes, sigue siendo un deporte de calidad. Y es bueno recordar que la actividad deportiva es buena sólo si es de calidad.

Ahora, en estos tiempos atípicos de pandemia, los/as jóvenes deportistas también pueden aprender hábitos “buenos” para ellos en el deporte, como por ejemplo aprender a afrontar adecuadamente las victorias y las derrotas, centrarse en su “trabajo”, disfrutar de una actividad a través de una exigencia adecuada y unos retos ilusionantes, de ser parte de un equipo con todo lo que ello implica… Y los entrenadores, para que ese deporte sea de calidad, pueden ofrecer (seguir ofreciendo) esas condiciones a los/as deportistas que sean las mejores para cada uno/a dentro del colectivo, como fomentar la percepción de control en la que cada joven es capaz de hacer cosas que le sirvan en diferentes situaciones, de sentirse que aprenden… todo eso, aun en tiempos de pandemia, es bueno tenerlo presente. Porque no es lo mismo un deporte de calidad que favorece a cada uno de los/as niños y niñas que lo practican, que otro que no lo es. Eso sí, por favor un deporte de base que sea lo más seguro posible.

Y más. Ahora en tiempos de pandemia, existen nuevas opciones a tener en cuenta que se pueden incorporar a lo que sería habitual en el deporte de base, como por ejemplo el tener que adoptar las medidas de seguridad y los comportamientos que ello implica, el realizar actividad deportiva sin que padres y madres puedan estar acompañándoles in situ, o el quizás poder interactuar de manera diferente con los entrenadores al no poder disponer de vestuario entre otras cuestiones. Son nuevas situaciones que se pueden entender como oportunidades de adaptación óptima a nuevas situaciones pero, eso sí, sin dejar de fomentar ese deporte de calidad necesario para el adecuado desarrollo físico y psicológico de los/as jóvenes deportistas.

David Peris Delcampo
@dperisd
Psicólogo experto en psicología del deporte
Entrenador Nacional de Fútbol y de Fútbol Sala
Profesor de la Universidad de Valencia
Presidente de la Associació de Psicologia de l’Esport de la Comunitat Valenciana (APECVA)
Vicepresidente de la Federación Española de Psicología del Deporte

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.