Toda la información del fútbol base valenciano

La Sociedad Española de Medicina sobre el Deporte se ‘moja’ sobre el uso de mascarilla durante los partidos de fútbol

COMPARTIR
, / 885 1

Foto: RFFM

Más leña al fuego: a través de un comunicado oficial emitido el pasado fin de semana, la Sociedad Española de Medicina sobre el Deporte (SEMED) emitió sus opiniones al respecto del uso de mascarillas en la práctica deportiva a raíz de la polémica suscitada por la obligatoriedad de su uso por parte de la Real Federación de Fútbol de Madrid (RFFM) desde hace unos días. Una polémica que se hizo todavía mayor cuando se conoció que aquellos futbolistas que no porten correctamente dicho elemento en el rostro pueden ser amonestados e incluso expulsados.

La SEMED arranca indicando la peligrosidad de la covid-19 y la necesidad de “tomar medidas pertinentes para frenar su expansión que, en algunos casos, resultan incómodas y poco agradables“, además de recalcar que si bien el deporte “ofrece grandes beneficios para la salud”, también conlleva dos grandes inconvenientes en periodo de pandemia como son el contacto y cercanía física entre los deportistas y el elevado incremento de la ventilación pulmonar.

“Es conocido que muchos deportes, sobre todo los de lucha y los de equipo, tienen un estrecho contacto entre los deportistas, tanto en entrenamiento como en competición, que favorece la propagación de la infección entre deportistas portadores sintomáticos o asintomáticos. (…) Cada vez hay mayor conciencia de que el incremento de la ventilación pulmonar por el esfuerzo, es decir, el aire que es inhalado y exhalado en cada respiración es muy grande. Concretamente, de los 6-7 litros que ventilan los pulmones en reposo, se puede pasar a ventilar 100-150 litros por minuto en esfuerzo intenso, hasta 200-250 litros por minuto que ventila un deportista de alto nivel en esfuerzo máximo. Esta situación supone que un recinto cerrado puede recibir cientos de litros de aire de varios deportistas que estén entrenando, que vuelve a ser utilizado por ellos mismos. Si uno de esos deportistas es portador, con toda probabilidad, contagiará a algunos o todos de sus compañeros.

Partiendo de esa base, la SEMED recuerda la necesidad de implementar “el uso de mascarilla en la práctica deportiva, especialmente en recintos cerrados” como complemento a las medidas sanitarias ya existentes en el ámbito social, y rebate las dos principales críticas que se realizan a esta medida: que es perjudicial para la salud y que reduce el rendimiento deportivo.

“Respecto a la primera argumentación, no existe ninguna evidencia de que el uso de la mascarilla quirúrgica tenga efectos perjudiciales para la salud.

La SEMED incide en que es recomendable “usar mascarilla nueva en cada sesión de entrenamiento o competición y cambiar la mascarilla en caso de que se humedezca o se ensucie”.

Mascarilla FFP2

En lo que concierne a la segunda crítica, la SEMED hace referencia a un estudio reciente sobre los efectos del uso de mascarillas quirúrgicas y FFP2 en el esfuerzo máximo en adultos sanos comparados con los que se producen sin el uso de mascarillas. La comparativa se realizó bajo tres situaciones (sin mascarilla, con mascarilla quirúrgica y con mascarilla FFP2) y se estudió la respuesta de parámetros cardiorrespiratorios, metabólicos, de rendimiento y de confort.

Los resultados arrojados indican que el uso de las mascarillas FFP2 disminuía notablemente prácticamente todos los parámetros estudiados… pero que el uso de mascarillas quirúrgicas no afectaba más que a algunos parámetros de confort (calor, resistencia a la respiración, picor, presión, desazón, etc).

Es decir, que en el plano teórico se puede jugar al fútbol en una actividad física intensa con mascarilla quirúrgica.

La SEMED agregó que está colaborando con la UCAM para la puesta en marcha de un nuevo estudio sobre las consecuencias del uso de mascarillas en esfuerzo en deportistas de diversos deportes.

Mascarilla quirúrgica

La nota de la SEMED finaliza con sus principales conclusiones sobre el uso de mascarilla durante la actividad física teniendo en cuenta que todas estas medidas “están destinadas a prevenir el contagio y a evitar la propagación del virus.

“A la espera de nuevos resultados, el uso de la mascarilla quirúrgica en prueba de esfuerzo máxima no disminuye los parámetros cardiorrespiratorios, metabólicos y de rendimiento del deportista, aunque sí que afecta a los parámetros de confort. El uso de la mascarilla FFP2 en prueba de esfuerzo máxima afecta significativamente todos los parámetros de confort, cardiorrespiratorios, metabólicos y de rendimiento del deportista.”

El organismo finaliza su argumentación recordando que “hay que hacer una llamada a la responsabilidad de todos los ciudadanos, incluidos los deportistas, para que se extremen las medidas de prevención y de propagación del virus” y que, en caso de no poder asumirlas, “el deportista deberá abstenerse de entrenar o competir con otras personas”.

Un comentario

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.