Toda la información del fútbol base valenciano

El gol de Suárez, el gol de Aspas y los futbolistas inteligentes

COMPARTIR
, / 337 0

Foto: Agencia EFE

De un tiempo a esta parte no me gusta hablar de fútbol de élite en ESPORTBASE porque los ejemplos que nos deja son, cada vez con mayor frecuencia, eminentemente negativos. Penaltis fingidos, agresiones, acciones antideportivas y, en clave covid-19, comportamientos antihigiénicos o poco precavidos al no usar mascarillas, ignorar la distancia social y celebrar los goles con besos y abrazos.

Pero dos jugadas en el Celta-Barça de ayer me han hecho cambiar de opinión. Porque son dos jugadas ‘de listos’, propias de futbolistas inteligentes con una comprensión del juego por encima de la media. Hablo, claro está, de los goles de libre directo anotados por Luis Suárez en primer lugar y, ya casi al final del partido, por Iago Aspas.

En el caso de Suárez, hay que tener en cuenta los precedentes cada vez que Leo Messi agarra la pelota para ejecutar un lanzamiento directo de falta. Hemos visto a equipos enteros temblar ante la zurda del argentino y, como respuesta, tirar mano de todos los trucos del manual para intentar evitar que la pelota acabe al fondo de la red: poner un futbolista tumbado en el suelo junto a la barrera, colocar a espigados defensores junto a ambos postes, poblar muchísimo el área pequeña para ayudar al portero… Eso trató de hacer el Celta: plantear a Messi un campo minado por donde la pelota no pudiese pasar.

Así que Messi lanzó el balón directo a la cabeza de Suárez, quien solo tuvo que girar el cuello para hacer gol. Un ‘alley-hoop’ de baloncesto en toda regla, aplicado al fútbol, que solventaba el problema de un plumazo y, a su vez, genera una nueva inquietud para las defensas rivales desde hoy en adelante. ¡A ver cómo defienden ahora esas ABP! Sí, hay que tener una técnica exquisita para poner ‘ahí’ la pelota y que la jugada se ejecute a la perfección… pero para eso es Leo Messi y tiene la suerte de contar con semejante calidad.

Ya casi al final del partido, Iago Aspas igualó la contienda con un libre directo de diferente ejecución pero con fundamentos parecidos: una acción de jugador inteligente, ‘listo’, pícaro para adivinar el mejor espacio para anotar el gol. Su lanzamiento con rosca por fuera de una barrera que quizá Ter Stegen y sus compañeros no habían colocado con demasiada fortuna fue perfecto. Analizó la situación, encontró el ‘fallo’… y lo aprovechó.

Pasamos la vida proclamando que, desde las escuelas de fútbol base, hay que buscar y formar futbolistas inteligentes, con un manejo correcto de las diferentes situaciones que depara el juego y con capacidad de resolver sobre la marcha aquellos problemas que el partido o el rival les plantea. Pero en ocasiones no sabemos expresar con ejemplos concretos en qué consiste esa ‘inteligencia’ sobre el césped. Podría resumirse con aquella antigua expresión que más de un entrenador ha proclamado: “Tomar siempre la mejor decisión en el contexto de cada jugada”.

Pero los goles siempre lucen más y pueden ejemplificar mejor lo que se busca. Ambos goles cuentan con ese elemento de sorpresa, ingenio y calidad capaz de desnivelar contiendas apretadas. Ambos demuestran que sus protagonistas (Messi/Suárez y Aspas) son futbolistas que analizan el juego, determinan el contexto de la acción y toman la mejor decisión. Y en ambos casos la calidad técnica individual no se usa como fin, sino como herramienta para ejecutar correctamente la idea. En definitiva, estas dos acciones son perfectas para cualquier entrenador ya que suponen grandes ejemplos para mostrar a los más pequeños.

Foto: Agencia EFE

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.