Toda la información del fútbol base valenciano

, / 2882 0

La covid-19 hace peligrar la reestructuración del fútbol-8 FFCV para la temporada 20-21

COMPARTIR

La reestructuración de las competiciones de fútbol-8 dependientes de la Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana de cara a la temporada 2020-2021 pende de un hilo, según pudo saber ESPORTBASE y confirmaron fuentes federativas. ¿El motivo? El impacto de la crisis de la covid-19 sobre el fútbol regional y base de la Comunitat, y que ha paralizado desde el pasado mes de marzo los planes del Comité Deportivo para implantar las nuevas competiciones a partir de este verano.

Los precedentes en el Área Valenta

La situación extraordinaria originada por la pandemia que ha dejado “en stand-by” algunas de las medidas federativas previstas para la temporada 20-21, en palabras de Nacho Sapena (FFCV) en el programa ESPORTBASE Radio el pasado lunes. No ofreció más detalles al respecto, aunque desde la propia FFCV ya han ido anticipando las consecuencias que puede tener la covid-19 en sus torneos.

La primera de las medidas tomadas por la Federació fue la de retrasar la separación de las categorías femeninas de fútbol-11 (Infantil y Cadete) para la temporada que viene. Si bien esta novedad se había anunciado el pasado mes de octubre, hace dos semanas una reunión de la Junta Directiva FFCV dejó sin efecto la Circular 15 aprobada en su día y retrasó la separación de la categoría Infantil-Cadete para la campaña 20-21.

En cambio, el ente federativo “apostará la temporada que viene por una transición suave hacia la separación de categorías en el fútbol base femenino” de la Comunitat, dando “una opción voluntaria para los clubes” que lo deseen: conformar un equipo formado por infantiles y un máximo de cuatro jugadoras cadetes. Una solución de consenso en medio, como decíamos, de una situación extraordinaria.

El proyecto inacabado del Comité Deportivo de Fútbol Base

Así llegamos al fútbol-8, uno de los grandes caballos de batalla de algunos directivos en la etapa de Salvador Gomar al frente de la Federació y cuya evolución se detalló en el programa del pasado lunes: “En 2016 se celebró un primer Congreso de fútbol base en el que se perfiló la separación por años dentro de cada categoría: Alevín Segundo Año, Alevín Primer Año… El segundo Congreso, en 2017, se centró en luchar contra la violencia. Y los clubes han ido trabajando desde hace casi dos años en una modificación de esas competiciones de élite en fútbol-8 para rebajar la presión que existe sobre los niños y aumentar la igualdad“, indicó.

ESPORTBASE ha llevado a cabo un seguimiento exhaustivo de estas reuniones, que arrancaron en 2018 y se tradujeron a finales de 2019 en la creación de un Comité Deportivo encargado de perfilar la reestructuración, condiciones y parámetros de las nuevas competiciones federadas de fútbol-8 que reemplazarán a las Superligas a partir de verano de 2020.

La última información tangible que tuvimos al respecto fue en febrero, antes del estallido de la covid-19, con un borrador de proyecto más o menos perfilado en el que se dividiría a los equipos en diferentes niveles (A, B o C) en relación a su potencial deportivo, y en el que la única competición ‘diferente’ y más orientada a la competición pura y dura sería una suerte de Liga Preferente Alevín de Segundo Año.

Llegó marzo, la pandemia obligó a la paralización del deporte y finalmente la FFCV decretó la finalización de las competiciones de fútbol-8 en la Comunitat. Pero, ¿y la reestructuración de las ligas para la 20-21? La Federación Madrileña mostró el camino con una decisión drástica a principios de mayo: suspender la reestructuración que tenían prevista para la temporada que viene, aplazándola para verano de 2021. Según ha podido saber este periódico, esta opción se ha barajado muy seriamente en el seno de la FFCV en las últimas semanas.

Ante la imposibilidad de culminar el proyecto de reestructuración, ESPORTBASE pudo saber que la Junta Directiva de la FFCV ha tomado el relevo del Comité Deportivo de Fútbol Base y pasa a ejercer sus funciones. Ante la incertidumbre por el regreso del fútbol base y regional, son los directivos quienes tienen que revisar el borrador actual del proyecto y decidir qué ocurre con el fútbol-8 en la temporada 20-21 en base a tres escenarios:

A) Mantener el formato actual de Superligas. La opción más remota a fecha de hoy.

B) Mantener el formato actual de Superligas con importantes cambios. Entre ellos, dos aspectos que cambian radicalmente la dinámica de la competición: la no existencia de descensos -dado que las nuevas competiciones se implantarían en verano de 2021- y la decisión de que las Superligas sean abiertas y de libre acceso, dando la posibilidad a cualquier escuela a inscribir a alguno de sus equipos en ellas. A día de hoy, es una posibilidad que cobra fuerza.

C) Pese a estar inacabado, implantar el proyecto de nuevas competiciones (detallado AQUÍ) perfilado por el Comité Deportivo. Con su división por niveles, su categoría ‘élite’ en Alevín Segundo Año y su régimen de sanciones para aquellos clubes que traten de aprovechar argucias para cobrar ventaja. Es la intención que han manifestado hasta hace pocas fechas los responsables federativos.

Sea como fuere, la decisión deberá ser tomada por la Junta a lo largo de este mes y comunicarse en los días previos a la Asamblea Ordinaria de la FFCV (que se celebrará entre el 26 y el 30 de junio) para que pueda ser aprobada o rechazada por los asambleístas.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.