Toda la información del fútbol base valenciano

Memorias de un ‘coach’ valenciano: así es el fútbol base en EE.UU.

COMPARTIR
, / 399 0

El valenciano Alberto Ferrer | Foto: Alberto Ferrer

A menudo hay debate respecto a la labor de entrenadores y formadores de fútbol base en nuestro país, las condiciones bajo las que tienen que ejercer su labor y, por regla general, el poco crédito y relevancia que se les concede pese a su papel crítico en el crecimiento deportivo e individual de los jóvenes deportistas. Unas condiciones que contrastan con el prestigio que los formadores poseen en países como EE.UU., cuya apuesta por el ‘soccer’ en los últimos treinta años les está haciendo cerrar rápidamente la brecha de nivel existente con España y otros países europeos.

Dicha apuesta incluye la incorporación de formadores foráneos, como es el caso de Alberto Ferrer, técnico valenciano natural de l’Eliana. El preparador reside y vive en Nueva Jersey desde hace unos meses y posee una visión privilegiada de las principales diferencias en el fútbol base de ambos países.

Su historia, como la de muchos, arranca con una oportunidad de trabajo: “Estaba entrenando en el San Antonio de Benagéber y conocía Global Premier Soccer (GPS), pasé varias entrevistas y llevo aquí entrenando desde septiembre. Aquí el partner oficial es el Bayern de Munich, se sigue mucho la filosofía de ese club”, recuerda. Así, desde hace más de cinco meses está experimentando un proceso formativo distinto al que conoció en los cinco años que lleva como entrenador -ahora tiene 25 años-.

La principal diferencia estriba en las categorías: “Te riges por unas bases enfocadas a la organización de equipo y sesiones de entrenamiento. Te asesoran como míster y te forman también. Pienso que los partidos 5 contra 5, 7 contra 7 o 9 contra 9 suponen una progresión más lógica; con 5 años el fútbol-8 se te hace un mundo, pero luego con 11 años el campo se te queda pequeño. Creo que las medidas son más adecuadas, porque cuando cambias a Infantil el campo de repente se te hace enorme”, explica respecto al actual sistema europeo que sólo diferencia entre fútbol-8 y fútbol-11.

El prestigio de los técnicos también es más elevado en EE.UU.:”El trabajo del entrenador está igual de bien visto que cualquier otro, los padres valoran que la mayoría venimos de Europa, que haces un esfuerzo y sabes mucho de tu materia. Eres el que va a darle a sus hijos una buena formación, sabes más que ellos y te dejan trabajar. Te ayudan mucho y te lo agradecen”, comenta Ferrer sobre los progenitores que llevan a sus hijos al campo.

“Fue una de las cosas que más me sorprendió: el primer día que llegué aquí, tras la primera charla con mis jugadoras, ellas y sus padres me ayudaron con el idioma y fueron muy amables. Al acabar el entrenamiento todos los niños me decían ‘Thank you, coach!’ y sus padres también. Es algo muy llamativo; mola que te agradezcan tu labor, valoran que estás trabajando a muchos kilómetros de tu casa”, agrega.

Ferrer da instrucciones en una sesión de trabajo | Foto: Alberto Ferrer

Uno de los detalles más curiosos es la figura del ‘padre asistente’ en los entrenamientos: un padre o madre que ayuda en los entrenamientos al staff del equipo. “Hay muchos equipos de base e iniciación cuyos entrenadores son padres; a niveles más avanzados, el padre sigue estando ahí ayudando al entrenador. Es una forma de funcionar que yo pensaba era imposible en España, pero ojalá pudiese darse. Hay mucho respeto por el entrenador, ningún padre piensa en los minutos que juega su hijo a pesar de que otro padre forme parte del cuerpo técnico”, explica Ferrer.

Alberto considera que la formación de entrenadores en España está más avanzada (“allí nos cuesta un año sacarnos un curso, mientras que en EE.UU. es mucho más rápido el proceso e incluso se puede hacer online”) y también recalca las diferencias que hay entre la infinidad de ligas públicas y privadas en tierras estadounidenses, en contraposición a las ligas federadas que hay por ejemplo en la Comunitat Valenciana.

En líneas generales, el preparador valenciano cree que en España haríamos bien en tomar nota de algunas de las peculiaridades de fútbol base estadounidense: “Creo que está en manos de todos lo de conseguir un deporte más sano. Debemos tener claro que el fútbol base está hecho para el disfrute de los niños“, concluye en su conexión telefónica antes de marcharse de nuevo… a entrenar.

El valenciano Alberto Ferrer | Foto: Alberto Ferrer

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.