Toda la información del fútbol base valenciano

Luis Vicente Mateo rompe su silencio: ‘A mi también me sorprendió mi salida del Valencia’

COMPARTIR
, / 2238 0

Luis Vicente Mateo, durante la entrevista | Foto: David Ferris

El pasado 10 de enero, el Valencia CF comunicó de manera oficial -en un giro sorprendente de su política de cantera- el cese de Luis Vicente Mateo y la designación de Luis Martínez como nuevo director de la Academia, bajo la supervisión del ejecutivo Sean Bai. Un movimiento inesperado que dejó muchas preguntas y cuestiones abiertas sobre el rumbo que tomará la cantera blanquinegra de ahora en adelante. Después de tomarse unas semanas para reorientar su labor profesional, Mateo concede en ESPORTBASE la primera entrevista tras su salida del club y repasa sus seis años de labor dentro de la escuela valencianista.

ESPORTBASE: ¿Cómo es su vida desde su salida del Valencia CF hace dos meses?
LUIS VICENTE MATEO: ¡Dos meses y un día! Pues una rutina diferente, en la que uno tiene que generar su propio trabajo y aprendizaje. Soy una persona muy activa y creo que el mundo del fútbol es tan complicado que, quien se detiene, se queda rápido desfasado. He seguido viajando, conociendo culturas y conociendo el deporte del fútbol en otros ámbitos.

EB: Sorprendió su cese, pero sobre todo la manera en que se produjo.
LUIS VICENTE: Bueno, no me he prodigado mucho en medios porque la gente que me conoce sabe que soy una persona tranquila. Llegué en 2013 al club. ¿Es sorpresa la palabra? Bueno, a mi también me sorprendió. Lo acepté, lo respeté. Son decisiones que tiene el fútbol y la empresa privada, lo acepté y tampoco le di muchas vueltas.

EB: ¿Le dieron algún motivo concreto o fue simplemente ‘decisión de la empresa’?
LUIS VICENTE: Me remito a las palabras aquel día del director general y lo que me comentaron a mi. ‘Decisión del club’ y reestructuración. Hay que seguir.

EB: Del Benferri en 2013 a llegar al Valencia de la mano de Rufete, luego ser hombre de confianza de Alesanco y luego director de la Academia hasta el 10 de enero de 2019. ¿Qué balance hace de seis años en la cantera del Valencia CF?
LUIS VICENTE: No suele gustarme hacer balances, pero me queda uno muy positivo. Las personas que trabajamos en el club nos dedicamos al 100% a generar algo que perdurase en el tiempo, sabiendo que cada dos años había un cambio. Eso suponía mayor dificultad: para volver convencer a personas, para convencer a familias, para todo. Yo entiendo el fútbol formativo desde la continuidad; sin continuidad todo es más difícil. Hablamos de un gran club en España, en Europa y en el mundo. Cuando viajas con el escudo del VCF en el pecho te das cuenta de lo que supone. Ahora mismo, el club tiene una estructura sólida y grandes profesionales internos, va a seguir su marcha y club 100 años dentro de muy poco. Mi balance es positivo y muy enriquecedor, he aprendido mucho, nos hemos equivocado mucho y hemos tocado muchas decisiones pensando en el niño, en la cantera y en el Valencia.

EB: ¿De qué aspecto está más orgulloso en estos seis años?
LUIS VICENTE: Uno trabaja en la cantera para que el jugador llegue a ser profesional. Ese objetivo está cumplido con creces no sólo en el jugador sino a su alrededor: entrenadores, educadores, preparadores físicos, scoutings… Me quedo con todos los que han pasado por la cantera y la estructura que hay para hacer mejores en su día a día a los Ferran, Kangin y otros muchos.

EB: ¿Y qué se ha quedado pendiente?
LUIS VICENTE: Hombre, salí un 10 de enero… A mitad de temporada. Se quedaron muchas cosas por hacer. Pero una cantera es tan dinámica que nunca acabas. Me he dado cuenta estos dos últimos meses, en los que he analizado las cosas que hacíamos mal. Rufete y Alesanco me enseñaron que cuando las cosas van mal es cuando uno tiene que hacer más análisis y autocrítica.

EB: ¿Qué aprendió usted en su etapa con Rufete?
LUIS VICENTE: De Rufete, si uno quiere, se aprenden muchas cosas. Es trabajador, humilde y sencillo, un generador de ideas y conocimientos… No para, está 24 horas pensando en cómo mejorar. Eso sí, tiene una exigencia muy alta y tienes que estar preparado para ello. Si quieres, de Rufete aprendes cada segundo porque siempre busca lo mejor para el club.

EB: ¿Y de Alesanco?
LUIS VICENTE: Aprendí algo muy sencillo: defendió al club como nadie. Rufete lo defendía, pero Alesanco tenía otra filosofía, y así me lo demostró. Defendió al club por encima de todo. Tengo una visión muy desde dentro, estando en todo tipo de situaciones y problemas. No le definiría como ‘hombre de club’ porque obviamente venía de Can Barça, pero sí es un hombre que defendió al Valencia por encima de todas las cosas. Por encima de agentes, contratos excesivos para el club, cantidades de dinero excesivas, defendía al jugador joven como el que más… A veces eso tiene más valor que lo que sí se conoce públicamente, a veces los clubes no tienen ese proyecto de exponer el trabajo e ideas llevadas a cabo internamente.

Luis Vicente Mateo, durante la entrevista | Foto: David Ferris

EB: ¿Hubo sensación durante esos seis años de que la FIFA podía sancionarles en cualquier momento por irregularidades con menores, como ocurrió con Barça, Atlético, etc?
LUIS VICENTE: Desde que conocimos la reglamentación FIFA, los abogados y profesionales nos dieron unas directrices y trabajábamos en el día a día sin pensar en esa posible sanción. La cantera del Valencia no tenía casos excesivos, sólo alguno puntual. Cuando había una posible incorporación, seguíamos esas directrices, veíamos si era correcto o no y luego venía o no venía. Ante esa posible sanción, como ocurrió en esos clubes que mencionas, trabajábamos y punto: el Valencia es un club de cantera, el 90% de nuestros jugadores… (Pausa) Bueno, de ‘nuestros’ jugadores aunque ya no trabaje allí, aún la considero parte de mi. Decía que el 90% de jugadores son de la Comunitat Valenciana, no mirábamos incorporaciones de otros lugares como pasa en otros clubes.

EB: Dígame un aprendizaje global con el que se queda estos seis años.
LUIS VICENTE: A saber gestionar las personas con valores, cercanía y humildad. Nadie sabe gestionar 80 entrenadores, staff, cocineros, médicos, 300 niños… Nadie nace aprendido para gestionar esa estructura, a la que sumar relaciones con el club, directiva, director general… Mi mayor aprendizaje: que todo el mundo sabe de fútbol, pero no nos enseñan a gestionar personas.

EB: Paterna ha cambiado mucho estéticamente en estos seis años…
LUIS VICENTE: Estamos en 2019. Si no fuese un centro de alto rendimiento, no podrías avanzar rápido. Avanzarías porque eres el Valencia y hay capacidad de atracción, pero debe ir de la mano con inversión en una Ciudad Deportiva que se había quedado obsoleta. Hace seis años luchamos por construir oficinas, luego por pintar la Ciudad Deportiva, luego invertir en campos, salas de ocio, despachos de entrenadores… Ahora se va a construir (creo) un gimnasio para los chavales de la cantera y que lleguen a la élite más preparados a nivel condicional. Todo esto es futuro, lo que deja el club para los niños que vendrán.

EB: ¿Cuál es el presente y futuro a corto plazo de Luis Vicente Mateo?
LUIS VICENTE: Un par de días después de mi salida del club, LaLiga me llamó y estoy colaborando con ellos en un proyecto de selección de jugadoras y jugadores en África, muy bonito. Ya hay una primera fase y la semana que viene arranco la segunda. Hoy en día los clubes no cambian a mitad de temporada en sus canteras. Sí tengo varios proyectos en mente. Pero sobre todo quiero formarme, como persona y como profesional del fútbol. Hago una reflexión: trabajamos con niños, esto es muy importante. Y los entrenadores, a veces, no recordamos la necesidad de ser educadores. No debemos quedarnos en lo que ya sabemos, debemos buscar más conocimiento. Muchas veces nos quedamos con los resultados, las Superligas, ganar y tal. Eso no es el éxito del fútbol base, no creo que sea romántico pensar así. Quiero seguir aprendiendo.

EB: ¿Qué siente cuando jugadores de cantera, como Ferran ante el Girona, marcan un gol y triunfan?
LUIS VICENTE: Que ha valido la pena. El mundo del fútbol vale mucho la pena, aunque no aparezca en portadas, en redes sociales… Merece la pena formar y enseñar a niños con una ilusión enorme. Yo me alegré por Ferran, pero seguro que el propio Ferran y su familia eran los más felices. Ver a jovenes que has tenido en cantera, a los que has acompañado a torneos, que has estado en las buenas y en las malas con ellos… Hay mucha gente trabajando detrás de estos niños y es para estar contentos.

Escucha la entrevista a Luis Vicente Mateo (a partir del min. 18:00)

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.