Toda la información del fútbol base valenciano

Los convenios entre clubes de Superliga disparan las sospechas en la recta final de la competición Alevín Segundo Año

COMPARTIR
, / 2097 1

Foto: Paco Polit

No es la primera temporada en la que la rumorología se dispara en las jornadas finales de la competición… pero sí es el año en el que las sospechas se han iniciado con mayor antelación. El desarrollo de la Superliga Alevín de Segundo Año, aquella que marca la élite del fútbol-8 en la Comunitat y con un sistema implacable de ascensos y descensos (bajan 4 de 16 participantes), se ha producido con cierta normalidad entre los meses de octubre y febrero.

Pero ahora, a falta de diez jornadas para el final de la competición y que se decidan los 4 clubes y escuelas que pierden su lugar de privilegio, los recelos entre equipos se han hecho más patentes que nunca.

Y el principal motivo se halla en los convenios entre escuelas.

Como ya informó ESPORTBASE de manera pormenorizada el pasado verano, las Superligas 2018-2019 se iban a dividir en tres grandes ‘bloques’ sobre el papel:

  • Valencia CF y clubes conveniados (Fundación VCFAlboraya UDColegio Salgui y Torrent CF, además de Santa Bárbara PDA y Sporting Benissanó que están conveniados con Alboraya e Inter San José)
  • Villarreal y clubes conveniados (CD Roda y Mislata UF)
  • Levante UD y club conveniado (Patacona CF)
  • Escuelas que van por libre: CDB Massanassa, Torre Levante, CD Malilla y Sedaví CF

La temporada 2018-2019 ha constituido la campaña en la que mayor número de escuelas (un 75%, 12 de los 16 en total) pertenecen a uno de los ‘bloques’ anteriormente mencionados. Bloques que, como es evidente, persiguen lo mejor para la salud de sus proyectos deportivos, y que en el caso del fútbol-8 puede ser pelear por el título de campeón o, más importante, mantenerse en la élite una temporada más, evitando acabar en una de las últimas cuatro plazas.

Siendo claros: los miembros de uno y otro bloque recelan de que otros clubes se ‘ayuden’ entre ellos a través de victoras inesperadas en duelos directos, derrotas que no entraban en las quinielas o empates que dejen a ambos equipos contentos en la clasificación.

Partidos que despiertan recelos entre las escuelas

Partamos de una base importante: ninguna de las escuelas que militan en Superliga han presentado una queja formal ante la FFCV por hechos o sospechas que puedan atentar contra la limpieza de la competición.

ESPORTBASE, como medio de referencia del fútbol base en la Comunitat Valenciana, ha recibido informes y quejas de hasta cinco escuelas respecto a partidos disputados en las últimas semanas. En ninguno de los casos la escuela en cuestión ha querido alertar de manera oficial al ente federativo.

A pregunta de este periódico del motivo por el que no alertaron o denunciaron ante las autoridades deportivas, las escuelas respondían siempre con un argumento similar: “No se puede demostrar”.

Posibles soluciones desde FFCV

ESPORTBASE planteó la cuestión al máximo responsable federativo, Salvador Gomar, y pidió que se pronunciara sobre estas sospechas y recelos entre clubes. “Es una de las cosas que más me fastidia: no conocer esa realidad al detalle en estos primeros cien días. Me sabe mal no tener una contestación concreta, pero a partir de ahora me voy a meter más de lleno. Es cierto que los clubes principales tienen convenios“, reconoció.

“El Comité Deportivo que hemos creado, que es de 18 personas, nueve elegidas por Federación y el resto elegidas por votación, es quien debe revisar esa situación. Es muy difícil coger el toro por los cuernos en esta situación, cuando estamos hablando de chavales y chavalas de 11 o 12 años“, agregó.

¿Reciben quejas en Federación? “No, pero sí a través de grupos de Whatsapp, sí que es cierto que entre los grupos sí que hablan. Pero hablan a toro pasado y a mí no me gusta eso. Me gusta que nos lo comuniquen antes del partido concreto para intentar subsanar el problema, como en otros años ha pasado”, concluyó.

Además del Comité Deportivo, la FFCV ha creado recientemente un Comité de Valores y Deportividad que debería ser otra herramienta para reducir o eliminar las sospechas en las Superligas. Como ya sucedió la temporada pasada en partidos puntuales, existe la posibilidad de que la FFCV envíe delegados federativos a partidos concretos para vigilar por su buen desarrollo y estar atentos a cualquier circunstancia fuera de lugar durante el choque.

Bastaría con revisar la lista de clubes conveniados en Superliga, detectar aquellos partidos que dos escuelas conveniadas vayan a disputar cada jornada y enviar a sus delegados al campo de juego, y con más razón en caso de que uno de los equipos o los dos se estén jugando la Liga o un posible descenso.

Un comentario

  • Juanlu dice:

    Existe mucha diferencia entre estar en Superliga y no estar, nivel de fútbol, intensidad y competitividad. Para mí la solución estaría en crear dos grupos de por debajo de la superliga y que estarían por encima de los grupos A, donde actualmente solo el campeón asciende.
    Se podría crear una preferente alevín con dos grupos: norte y sur. Se conseguiría un escalón intermedio entre superliga y los grupos A. Los descensos de superliga no serían tan traumáticos y habría mayor motivación en los grupos A.

    Un saludo

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.