Toda la información del fútbol base valenciano

Una exjugadora infantil del Levante Femenino que fue fotografiada en la ducha, indemnizada con 3.000 euros

COMPARTIR
, / 1388 0

Instalaciones del Levante UD en Buñol | Foto: Comarcal CV

En abril de 2016, dos jugadoras del Levante UD Femenino infantil difundieron a través de las redes sociales a otros compañeros una fotografía de otra jugadora de 13 años mientras se duchaba en el vestuario del Polideportivo de Picassent, tras la disputa de un encuentro. Casi tres años después, la justicia ha condenado al Levante y a los padres de estas dos jugadoras a indemnizar a la joven con 3.000 euros de manera conjunta por daños morales. La niña ya no pertenece a la entidad granota.

Las menores, que tienen la misma edad que la denunciante y por tanto son inimputables penalmente, ya llevaban tiempo con comportamientos despectivos (“burlas e insultos”) hacia la chica fotografiada, hasta tal punto que la niña lo había puesto en conocimiento del entrenador y este había hablado con los padres de ambas jugadoras.

Posteriormente, tras conocer lo ocurrido respecto a la fotografía en las duchas y su difusión pública, el club sancionó a las dos jugadoras con dos partidos en base a su protocolo sancionador por unos hechos “muy graves”, aunque la madre de la futbolista presuntamente acosada consideró insuficientes las medidas y decidió emprender acciones legales.

Según informó Levante-EMV, el Juzgado de Primera Instancia 21 de València condenó a los padres de las chicas que fotografiaron a la menos en las duchas al ser “responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda”, y al Levante por “no emplear la diligencia de un buen padre de familia” y haber permitido a niñas en edad infantil llevar a cabo la falta en un punto de su desarrollo en el que “requieren de un plus de control o tutela de sus actos”.

En la sentencia, la jueza deja claro que “no se trató de un ‘selfi'”, sino que “se observa con meridiana claridad que el objetivo y el centro de la foto es la menor, que quienes toman la imagen se sitúan en un margen, hasta el punto de que media cara de una de ellas queda prácticamente fuera de la foto”. Asimismo, subraya el hecho de que “una de las menores señala claramente hacia su ‘objetivo’, de modo que la imagen dista mucho de ser una fotografía de vestuario, de las que habitualmente se toman para celebrar una victoria”.

El Levante UD alegó que los hechos ocurrieron en el Polideportivo de Picassent, unas instalaciones bajo las que no tienen ningún control (al contrario que, por ejemplo, la Ciudad Deportiva de Buñol) y que el reglamento interno recalca que “los móviles deberán permanecer apagados en el vestuario”. La jueza, sin embargo, considera al club responsable en parte al no haber ningún adulto dentro del vestuario en el momento de los hechos.

La abogada de la demandante, Amparo Costa, calificó la sentencia de “ejemplar” ya que “los adolescentes deben saber que todo acto ilegal tiene sus consecuencias y que son sus padres, encargados de su educación, los responsables de sus actos”.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.