Toda la información del fútbol base valenciano

VIDEO: Así son, desde dentro, las reuniones nocturnas ‘secretas’ que hacen funcionar al COTIF

COMPARTIR
, / 583 0

Hace rato que las manecillas del reloj superaron la una y media de la madrugada. Poco a poco, la Ciudad Deportiva de Els Arcs, en l’Alcudia, pierde un fuelle que ha mantenido en todo lo alto durante gran parte de la tarde y de la noche. Cesa la actividad, se van apagando las luces, el campo de fútbol se vacía. Pero el trabajo de la jornada no ha terminado. No para, al menos, una veintena de personas ataviadas con el uniforme oficial del COTIF 2018.

Es una tradición que se remonta años, prácticamente desde aquella primera edición del torneo hace 35 temporadas: al acabar el día, reunión para hacer balance y poner en orden las áreas de trabajo de una de las competiciones de fútbol base de más renombre en todo el mundo. Unas reuniones semi-desconocidas, con un secretismo digno de mención… y a las que ESPORTBASE ha tenido acceso en exclusiva.

Poco a poco el círculo de sillas y mesas se hace más grande. Cerca de la entrada del recinto, por cuyas puertas pasan miles de personas en cada jornada del torneo, más de una veintena de hombres de todas las edades se congregan noche tras noche durante diez o doce días para analizar, evaluar, hacer autocrítica, comentar errores de la jornada y sugerir posibles soluciones.

Eliseu Gómez, presidente del COTIF, lleva la voz cantante y cede la palabra a los presentes. Uno a uno, desgranan la actividad llevada a cabo durante el día: gestión de equipos que compiten en todas las categorías (entre Sub-20, Femenino y Promeses, superan ampliamente el medio centenar), organización y venta de productos en el bar y la feria gastronómica, entrega de abonos y acreditaciones para prensa, árbitros, transportes, seguridad del recinto, infraestructuras, lesiones y salud de los jugadores, gestión con delegados, eventos especiales e invitación a personalidades, rifa del torneo, cambios en los horarios… La lista es casi infinita.

Destaca la variedad generacional de todos los miembros del ‘staff’, con personas vinculadas al torneo desde hace más de treinta años compartiendo reflexiones y análisis con la ‘gent jove’, los menos experimentados en el COTIF que empiezan desde abajo y van adquiriendo mayor responsabilidad con el paso de las jornadas y de las ediciones del campeonato en l’Alcúdia.

En días normales, las reuniones no son más que una rutina que hay que cumplir sí o sí para asegurar el perfecto engranaje de la maquinaria de un torneo al que acuden miles de personas. En otras jornadas, sin embargo, el cónclave puede prolongarse un par de horas si hay algún problema de fuerza mayor y la solución se resiste. En la presente edición 2018, hasta la fecha, todo está yendo rodado: la activación de un extintor por parte de un niño travieso y varias picaduras de avispa -hay avisperos en el entorno natural de las instalaciones- son algunos de los ligeros contratiempos que ha habido que solventar.

La presencia del VAR y del grueso de árbitros de Primera División ha supuesto una complicación extra para la presente edición, que hasta el momento ha hecho un uso significativo de la nueva tecnología en varios partidos. La organización está satisfecha con la manera en que se han superado todas las trabas surgidas en el proceso de adaptación a esta nueva herramienta. Pero resolver un entuerto sólo es el preludio a ocuparse del siguiente: aspersores que funcionan de manera defectuosa, necesidad de un mayor número de mesas y sillas, el desplazamiento a los hoteles de concentración en autobús… Como dicen los responsables del COTIF, estas reuniones ayudan “a anticipar posibles problemas antes de que ocurran”.

A la postre, con el reloj marcando más de las tres de la madrugada, finaliza un lunes más en el COTIF. La edición 2018 apenas ha dado sus primeros pasos y ya se compara con las cifras obtenidas en 2017. Caras de satisfacción: la cosa pinta bien. A primera hora de la mañana, algunos de los presentes quedarán para almorzar y arrancar la preparación de la jornada del martes. Durante doce días, literalmente, el COTIF no duerme nunca: apenas entrecierra un ojo para despertar, unas cuantas horas después, con energías renovadas y con un intenso calendario de partidos por delante.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.