Toda la información del fútbol base valenciano

Ortodoncia en niños deportistas (y II): tipos de aparatos, duración y éxito de los tratamientos

COMPARTIR
, / 636 0

Foto: Maria José Oltra

Como señalábamos hace unas semanas, existe un fuerte vínculo entre el óptimo rendimiento de un deportista joven y su nivel de salud bucodental. Tras repasar los fundamentos de la ortodoncia, posibles problemas que la requieran, tipos de tratamiento y sus beneficios, es hora de indagar en el resto de aspectos clave de esta especialidad.

Por ejemplo, a la hora de diferenciar entre los tipos de aparatos de ortodoncia: pueden ser removibles (de quita y pon), fijos o una combinación de ambos.

  1. Removibles: una placa de plástico acrílico que encaja en el paladar, al que se agregan diversos elementos metálicos capaces de mover los dientes y adelantar la
    mandíbula. Su manejo es relativamente sencillo pero sus efectos son bastantes limitados. Como dificultan algo la masticación y el lenguaje, los pacientes pueden descuidar su uso suficiente.
  2. Fijos: unos minúsculos soportes pegados a los dientes por los que discurren unos alambres especiales que generan la fuerza para desplazar los dientes. Parecen ser mucho más efectivos que los aparatos removibles, sobre todo, en la corrección de problemas más acentuados y graves, pero son mucho más complejos de colocar y manipular correctamente, lo que exige al profesional mayores conocimientos de la ortodoncia y una experiencia reconocida, pues, de lo contrario el tratamiento es mediocre e, incluso, este tipo de aparatos pueden producir daños irreparables a la dentadura.

Conviene recalcar que, aunque sean eficientes, todavía no existe ningún aparato o técnica de tratamiento – por moderna que sea – capaz de hacer los ‘milagros’ que algunos les atribuyen. El proceso es progresivo, trabajado… y puede llevar bastante tiempo.

Foto: Maria José Oltra

De hecho, el tratamiento de ortodoncia siempre es bastante prolongado por definición, porque el movimiento de los dientes y huesos debe ser suave, pausado y lento. Resulta difícil predecir su duración total: depende de la gravedad del problema, edad del individuo, aparatos utilizados, cooperación del paciente, y muy especialmente, de la competencia profesional de quien lo realiza. En general, es deseable que el tratamiento dure unos dos años o algo más -incluso dividido en varias fases-, pero esta  duración depende de muchos factores individuales.

Hacer las cosas bien suele ser sinónimo de éxito… aunque no siempre. La ortodoncia se rige por el mismo principio: igual que el médico no puede garantizar de antemano la curación definitiva de una enfermedad, lo mismo sucede en ortodoncia. Sin embargo, con un diagnóstico y tratamiento correctos, se puede hacer un pronóstico razonable del resultado final. Conviene recordar, eso sí, que una vez retirados los aparatos siempre existe una tendencia natural a la recaída en las nuevas posiciones de los dientes y huesos.

Para evitar este riesgo, el paciente -especialmente los jóvenes en desarrollo- ha de continuar usando unos sencillos dispositivos, denominados retenedores, por un periodo de tiempo que puede alargarse hasta la salida de las muelas de juicio. Este periodo de retención y vigilancia es análogo a la convalecencia que sigue a la curación de ciertas enfermedades.

En caso de necesitar todos los detalles sobre ortodoncias para lograr los mejores resultados para usted o para su hijo, puede informarse en la Clínica Dra. Oltra Moscardó, ubicada en la Avenida Blasco Ibáñez 64, puertas 3 y 4 (Valencia). Puede pedir cita a través del teléfono 96.361.00.11 y su personal especializado tanto en ortodoncia como en ortopedia y en odontopediatría con los más pequeños le guiarán paso a paso en los tratamientos que mejor se adapten a sus necesidades. La revisión completa es GRATUITA si acude de parte del periódico ESPORTBASE.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.