Toda la información del fútbol base valenciano

La carta del padre de fútbol base arrepentido: ‘Me han dado una lección’

COMPARTIR
, / 1645 0

Campo de la AD Rivas | Foto: Fútbol Aragón

Ocurrió hace unas semanas a través de la página oficial de La Escuela de Fútbol Cinco Villas (Zaragoza), cuando el padre de un jugador Infantil del AD Rivas manifestó en una extensa carta abierta sus sensaciones tras haberse comportado previamente como un ‘hooligan’ durante el choque que midió por la mañana al equipo de su hijo contra el Tarazona.

Moisés Irigoyen, el padre protagonista de esta historia, protestó al árbitro con vehemencia tras haber concedido un gol fantasma. Por desgracia, sus airadas protestas se produjeron cuando estaba ubicado justo al lado del banquillo local, donde estaban los compañeros de su hijo.

Al instante, centro de todas las miradas de los jóvenes de 12 años y los técnicos, se sintió abochornado por lo ocurrido: incluso su hijo le reprochó sus gritos, aunque no hubiese insultado al árbitro. La falta de respeto hacia la labor colegial se quedó en la cabeza de este aficionado, quien tras el partido fue a la caseta del árbitro a pedirle disculpas, que el trencilla aceptó.

Pero no fue suficiente para Moisés: por la noche, ya en frío, se vio obligado a escribir una carta abierta para plasmar negro sobre blanco su arrepentimiento:

Escribo en esta pagina porque pertenezco a este club y porque me han dado una lección, la cual tengo un deber como padre el reconocer.

Le he recriminado una jugada al colegiado en la cual ha venido el gol de ellos, y el colegiado me ha contestado que si le quería comer la cabeza, que fuese fuera. Como padre con neuronas, me he dado cuenta que me había equivocado: en vez de ayudar, estaba provocando una situación en la cual estaba poniendo en duda primero ser un padre ejemplar, y segundo ser un vulgar que se dedica a recriminar todo.

Al finalizar el encuentro, con las neuronas completas, he ido a pedir mis disculpas al colegiado y, como he dicho, me ha dado una lección. El colegiado se ha quitado esa fachada de árbitro duro y se ha puesto la de ser humano, y ha reconocido que se ha podido equivocar pero que no lo había visto. Entonces me he dado cuenta que el no se había equivocado: el que se había equivocado era yo.

Por eso quiero decir que los padres ni somos jueces ni jurados, y que el respeto debe ser una prioridad que no se debe olvidar y menos faltando el respeto a una persona que creo que, sin maldad, intenta hacer su trabajo. Hago un llamamiento a todos los padres que se creen que todo lo ven y lo saben: el padre debe dar ejemplo de tranquilidad y serenidad al chico, y seguro que ese chico crece deportivamente sin la necesidad de vigilar al ultra de su padre y con la confianza de que dan todo por y para su autoestima. Creo que los chicos son mas fuertes mentalmente y que, como personas, crecen mas sanas.

UN ARBITRO NO ES LA DIANA DE UN MAL DÍA NI LA EXCUSA RASTRERA DE QUE ES EL MALO Y LOS DEMÁS SOMOS LOS BUENOS Y TODO LO VEMOS. Todo el que lea esta pagina, que se se de cuenta de que todo el mundo se equivoca y que creo que Don Perfecto no ha nacido todavía. A las personas que van con maldad a pitar a los chicos se las ve enseguida, pero como ha sucedido hoy, el gran porcentaje de quienes nos equivocamos somos los padres en cuanto a las formas y la educación deportiva.

GRACIAS A TODOS y espero que pensemos en nuestro hijos siempre lo primero, y después en el daño que podemos ocasionar con nuestro comportamiento al faltar al respeto delante de ellos a una persona que, sin maldad, intenta hacer bien su trabajo. Es muy difícil para ellos ver situaciones complicadas en las que los padres pensamos que siempre se perjudica a nuestros hijos. Realmente los perjudiciales muchas veces somos nosotros, creo que nuestro deber es educar sanamente a nuestros hijos y que no vean al colegiado como un enemigo, sino como una persona que se puede equivocar como cualquiera.

Eduquemos a nuestros hijos sin prejuicios y, sobre todo, inculquémosles que el fútbol es deporte y que se debe respetar a contrarios, a árbitros y, sobre todo, ser personas que saben que pueden equivocarse y no pensar que sólo se equivocan los demás.

Gracias a todos y espero que este club siga siendo un referente en las Cinco Villas y que nadie empañe la línea que el club se ha propuesto llevar, que está basada en el respeto y la amistad.

Tras publicar la carta, Moisés fue felicitado por padres y aficionados del club por su propósito de enmienda. Una buena lección de aprendizaje.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.