Toda la información del fútbol base valenciano

Elda recuerda con el corazón encogido: un año sin Marcos Ibáñez

COMPARTIR
, / 844 0

Foto: Elda Industrial

Una maldita meningitis vírica sumió a la localidad de Elda en la tristeza el pasado 6 de enero de 2017. Marcos Ibáñez Payà, a los 15 años, dejó un vació infinito en su familia, entre sus compañeros del Elda Industrial y en toda la población. Este próximo sábado 6, cuando se cumple exactamente un año desde su fallecimiento, el club ha promovido una misa en su memoria a partir de las 20 horas en el Templo Parroquial San Francisco de Sales.

Un año pasa muy rápido para muchas personas, pero han sido doce meses difíciles en el seno de la entidad, de aceptación, de resignación, de seguir adelante. “Fue un duro trance para la familia del Elda Industrial y especialmente para sus compañeros y técnicos de los equipos cadetes“, recuerda Javier Gil, secretario de la escuela. “La repentina enfermedad enfrentó, sin solución de continuidad, a sus compañeros a la cruda realidad de la vida. Por primera vez tomaron conciencia de que la vida no es color de rosa y frenesí. Que el dolor acecha en cualquier momento”, agrega.

Esos primeros días de aceptación fueron más llevaderos debido a la avalancha de apoyos recibidos. Durante los primeros días de tan luctuoso suceso, “recibimos cerca de un millón de mensajes de condolencia de cientos de clubes y colectivos”, rememora Gil. Toda la Comunitat se volcó en sus muestras de cariño. Sin duda, un indicador del impacto que causó la triste noticia.

Puede que también te interese: El Elda Industrial despide al fallecido Marcos Ibáñez por última vez

Marcos fue, con su manera de ser, “un amigo, un compañero, y un ejemplo de humildad y amistad” para todos los que le conocían. Y la última y más grave lección la dejó escrita durante la Navidad y firmada el día de Reyes. Sus amigos y compañeros han tardado en recobrarse de tan profundo sentimiento de tristeza. Sin embargo, los vínculos emocionales se han mantenido: “Marcos permanece entre nosotros con fuerza. Sus padres han acompañado al equipo durante casi todos los partidos de la pasada temporada y también el algunos de esta nueva temporada”, indican desde el club.

Precisamente el pasado día 29 de diciembre, sus padres Antonio y Mari hicieron la entrega de sus últimas botas al Museo del Calzado de Elda, las cuales fueron recibidas por su directora en una ceremonia emotiva y trasladadas por sus compañeros hasta la vitrina de deportistas eldenses. Allí han quedado expuestas junto con su foto, que además presenta una emocionante dedicatoria escrita por su hermano Roberto.

Marcos no está, pero será difícil que alguna vez se marche del todo. Elda no olvida al alegre joven de 15 años cuyo ejemplo de vida, tal y como escribieron sus compañeros hace un año, “impregna los vestuarios de Elda Industrial”. Este sábado se le rendirá tributo en la eucaristía celebrada en la Parroquia de San Francisco de Sales, sede del capellán del colegio Carmelitas donde estudió. Un acto que, seguro, será multitudinario gracias a la presencia de familia, amigos y compañeros.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.