Toda la información del fútbol base valenciano

¿Por qué las acusaciones de insultos racistas a Rhian Brewster no han tenido más trascendencia en España?

COMPARTIR
, / 704 0

Foto: Danish Siddiqui / Reuters

Una rápida búsqueda en Google confirma las sensaciones iniciales: un par de referencias en medios de Atresmedia, un teletipo de la Agencia EFE, una noticia en Mundo Deportivo… y poco más. Quizá la pieza del diario ABC sea la más completa. No todos los días Rhian Brewster, una de las mayores estrellas del fútbol sub-18 del mundo, se pronuncia abiertamente sobre los insultos racistas que ha recibido en los últimos meses. Sin embargo, el impacto mediático en nuestro ha sido menor, mucho menor, que el otorgado a otras noticias de menor calado.

Desde luego, el hecho de que la entrevista se publicase en The Guardian un 28 de diciembre -día particularmente ‘delicado’ en la prensa española- no ayudó demasiado. Pero estamos hablando de un jugador profesional de un gran club –Liverpool– que acusa directamente a jugadores de dos equipos de nuestro país –Sevilla FC y el combinado sub-17– de haber tenido actitudes racistas y xenófobas con él o con alguno de sus compañeros. Una acusación gravísima, se mire por donde se mire.

Puede que también te interese: El grito de Rhian Brewster contra el racismo salpica a la Selección Española Sub-17 y al Sevilla

La entrevista, además, desveló que la Federación Inglesa (FA) denunció ante la UEFA lo ocurrido en su choque España Sub-17 en la final del Mundial de la India. Un asunto que no había trascendido y del que los medios de nuestro país no tenían constancia. Investigar en profundidad la acusación y averiguar si el organismo europeo toma medidas con el combinado nacional debería ser otro de los temas a los que realizar un seguimiento exhaustivo.

Los insultos racistas en el fútbol profesional no son nuevos. Tampoco lo son en el fútbol formativo. Los episodios descritos por el futbolista inglés son, tristemente, demasiado habituales cada fin de semana. En la Comunitat Valenciana hemos vivido varios durante el 2017. Una lacra que sólo se puede combatir con formación, educación y mucha paciencia. Y también, por qué no decirlo, con toda la visibilidad que seamos capaces de otorgar.

Queremos pensar que las fechas han influido y que los contenidos informativos, en Navidad, no son todo lo incisivos que desearíamos. Pero aún así, no es excusa. Brewster ha dado un paso adelante gigantesco: ha arriesgado mucho ejerciendo como altavoz para todos aquellos chicos que padecen episodios de insultos racistas y xenofobia en un campo de fútbol. Lo mínimo que merece su valentía es que nosotros, los medios, le demos toda la difusión posible para contribuir a reducir el problema.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.