Toda la información del fútbol base valenciano

Acusaciones y golpes: ¿cómo es posible que padres de Querubines acaben a tortas?

COMPARTIR
, / 5904 8

Si bien las trifulcas y reyertas en el fútbol base son una escena por desgracia más frecuente de lo que desearíamos, dichas escenas no suelen tener lugar en aquellas categorías en las que los niño literalmente no levantan dos palmos del suelo: en Querubines, paso previo a la edad Prebenjamín, el hecho de no poder federar a los niños actúa por regla general como barrera de contención bastante efectiva. Si no hay ‘competición’ en el sentido estricto, los ánimos no suelen caldearse.

Sin embargo, hay excepciones. Vimos una hace varios meses en Paterna y la historia se repite en el Barrio de la Luz, donde el pasado fin de semana hubo de suspenderse un choque entre los Querubines del Atlético Barrio La Luz-Xirivella y el Marítimo-Cabanyal debido a incidentes entre padres que invadieron el terreno de juego y empezaron a intercambiar reproches e insultos, además de algún golpe, lo que obligó a la presencia de las fuerzas del orden minutos después.

El domingo 17 por la mañana había de disputarse el choque en categoría Querubín (nacidos en 2012 y 2013, entre 4 y 5 años) en el Atlético Barrio La Luz-Xirivella ‘C’ y el Marítimo-Cabanyal correspondiente a la Liga de Querubines organizada por el CDJ Manisense. ESPORTBASE recabó las versiones de hasta seis testigos directos o indirectos de los hechos pertenecientes a ambas entidades.

En todas ellas se coincide en que el ambiente fue tenso durante el primer acto, que arrancó con victoria provisional de los niños visitantes (recordemos, 4 y 5 años). La puesta en liza de un jugador local de gran calidad desató los comentarios, insinuaciones y reproches entre padres de ambos equipos. Justo antes del descanso, el entrenador del Barrio La Luz -que estaba ejerciendo como árbitro del partido, como suele ser habitual en estos partidos- decidió detener el juego ante la escalada de tensión en el exterior del césped.

Puede que también te interese: Torrent y Paterna CF convierten un incidente entre padres en una lección de ‘fair-play’ de sus Querubines

De nuevo las versiones difieren respecto a qué padres fueron los primeros en invadir el césped, pero lo único confirmado es que un padre de la afición local -progenitor de un niño que había sido criticado por la grada rival y acusado de “tramposo” por tener mayor calidad y envergadura- propinó un puñetazo a un padre visitante y le causó una herida, ante la atónita mirada de los jovencísimos jugadores y el tumulto que miembros de ambas aficiones formaban para separar y apaciguar los ánimos. Dicha agresión propició la llamada a las fuerzas del orden, que hicieron acto de presencia en las instalaciones minutos después y tomaron los datos del padre agresor.

Este periódico confirmó con documentos oficiales que el niño al que algunos padres de la afición visitantes calificaron de “tramposo” nació en abril de 2012, por lo que -a sus 5 años- es a todos los efectos jugador de categoría Querubín. Dichos seguidores estaban equivocados.

ESPORTBASE habló con responsables de ambas escuelas, que lamentaron “profundamente” la bochornosa imagen ofrecida en un partido con jugadores tan jóvenes, sin carácter oficial y netamente formativo. “Nos parece lamentable que se llegue a una situación así por un partido de Querubines”, indican desde el Barrio La Luz – Xirivella. En el Marítimo-Cabanyal se expresaron en términos similares: “Es difícil ver algo igual. No lo entendemos”, explican a este periódico.

Versiones y conclusiones

Como apunte, la Liga Querubín en la que se disputó el choque está destinada a líneas de jugadores de Primer Año en esa categoría, aunque en cada partido se permite tener a dos jugadores de Segundo Año en cada equipo. Sin embargo, no todos los padres y acompañantes conocen las reglas de la Liga -que, recordemos, está organizada al margen de la FFCV-, por lo que ahí podría estar el origen de muchos de los reproches de los aficionados que, aún así, jamás deberían estar dirigidos a niños de esa edad.

La gran cantidad de versiones recabadas de los hechos obliga a centrarnos en el mensaje final, la lectura formativa que debemos extraer de un episodio así de bochornoso. Huelga decir que ambas entidades, Atlético Barrio La Luz-Xirivella y Marítimo-Cabanyal, nos merecen el máximo respeto y consideración, máxime tras haber hablado con ellos largo y tendido sobre el incidente y comprobar la incredulidad de sus responsables ante lo sucedido. Tampoco queremos incluir a todos los padres presentes en el suceso, ya que muchos de ellos ejercieron de mediadores, apaciguaron los ánimos y separaron a los participantes en la trifulca.

Puede que también te interese: Suspendido al descanso el GPS Atlético Museros – La Creu Pobla de Farnals por insultos racistas

Pero sí hay que ser duros con el resto. Hay que ser contundente con el padre que, voluntariamente o producto de la tensión, propina un puñetazo a otro. Hay que ser tajante con los padres que llaman “tramposo” a la cara a un niño de 4 años, e insinuar que su edad es mayor a la real sólo por tener una buena técnica individual y mayor envergadura.

Hay, en definitiva, que cortar de raíz estas actitudes en un nivel competitivo que no es tal: no hay absolutamente nada en juego en una Liga Querubín. Sólo diversión y formación para niños que, meses atrás, ni siquiera tenían fuerza para chutar un balón. Todo lo que no sea diversión y formación a esa edad está absolutamente fuera de lugar.

8 Comentarios

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.