Toda la información del fútbol base valenciano

Cuando la broma se topa con la mala educación

COMPARTIR
, / 2686 0

Seguro que han visto el vídeo: un grupo de cinco o seis niños del Patacona CF, reaccionando exageradamente a una botella cercana y rodando por el césped, en alusión a la reacción de los jugadores del culés en aquel ya lejano Valencia-Barça. Apenas tres segundos de imágenes que el club de Alboraya difundió en tono humorístico a través de sus redes sociales, avisando además de su contenido: “Sólo humor, que nadie se ofensa. Risas vs discutir”.

De poco sirvió. Las reacciones al vídeo se polarizaron en dos bandos bien diferenciados: aquellos a los que les gustó el video y aplaudieron su sentido del humor y, en la acera opuesta, los indignados que pusieron el grito en el cielo e insultaron tanto al club como a los protagonistas del vídeo. Sí, a los niños de categoría benjamín que aparecen en esos tres segundos de metraje. “Sois unos hijos de puta”, “impresentables”, “dais vergüenza”, etc. Inconcebible en una sociedad normal, pero el pan nuestro de cada día de un tiempo a esta parte.

Aclarar a estas alturas que cualquier lanzamiento de un objeto desde la grada -en este caso, una botella semivacía- es lamentable supone tener que reiterar los mismos principios de civismo por los que se rige gran parte de la sociedad. Ha sido, es y será un hecho condenable. Punto. No hay disculpa posible para el autor del lanzamiento, que -para más inri- también es menor de edad y ha sido localizado por el Valencia CF gracias a la colaboración de su propia familia. El club le ha retirado el abono de forma indefinida porque, aunque el chico insiste en que “Neymar nos insultó” y pide disculpas por lo ocurrido, el hecho es grave y debe tener un castigo apropiado. Los jóvenes deben saber que sus actos acarrean consecuencias.

Placa a la entrada del campo del Patacona | Foto: Patacona CF

Placa a la entrada del campo del Patacona | Foto: Patacona CF

Dicho lo anterior, tomarse como una ofensa personal -y responder ante ella con insultos como los anteriormente expuestos- la broma protagonizada por los chavales del Patacona también dice mucho de la persona que reacciona con tanta virulencia. La propia escuela de fútbol reiteró horas después los valores formativos que defienden a diario -estipulados en la placa a la entrada de su campo-, como respuesta a los insultos recibidos por parte de maleducados.

Todo este asunto nos recuerda una de las verdades del fútbol base: los niños imitan a sus ídolos siempre, para lo bueno y para lo malo. Y sí, nos gusta que un pequeño Benjamín practique con el balón para intentar regatear igual de bien que Neymar, pero nos gusta todavía más que entienda desde tan temprana edad que fingir y exagerar no es un comportamiento adecuado dentro de un terreno de juego, y sepa bromear y relativizar con lo ocurrido.

Y a aquellos que falten al respeto a niños por comportarse como niñosháganselo mirar.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.