Toda la información del fútbol base valenciano

Pokémon Go: Guía rápida para padres

COMPARTIR
, / 2052 0

pokemon-go

Es el tema de conversación de moda, y el tiempo libre del que los más pequeños gozarán este verano puede propiciar que la ‘fiebre’ se extienda todavía más. Desde el pasado 15 de julio, Pokémon Go está disponible en nuestro país y su popularidad entre jóvenes y mayores no deja de aumentar. Para padres despistados o que no conocen las características del juego, ESPORTBASE ha analizado a fondo su contenido y les ofrece esta Guía Rápida para ponerse al día.

¿Qué es Pokémon Go?

Un juego basado en la franquicia Pokémon, creada por Nintendo en 1996, desarrollado por la compañía Niantic y que emplea Realidad Aumentada (AR) para ‘trasladar’ los Pokémon (abreviatura de ‘Pocket Monsters’, monstruos de bolsillo) del mundo virtual a nuestro mundo real. El juego se descarga en forma de app o aplicación gratuita y está disponible en nuestro país para los sistemas operativos Android e iOS de Apple y desde el pasado día 15.

¿Cuál es la mecánica del juego?

En poco tiempo puedes capturar decenas de Pokémon | Foto: Paco Polit

En poco tiempo puedes capturar decenas de Pokémon | Foto: Paco Polit

El jugador toma el control de un Entrenador Pokémon, al que puede dar nombre y definir sus características (chico o chica, color de pelo, vestimenta, etc.) y que será su representación en el mundo virtual. El juego emplea el sistema de geolocalización en el interior del 95% de ‘smartphones’ en el mercado para crear un mapa, similar a Google Maps, que ubica al jugador en el lugar exacto en el que se encuentra. A partir de ahí, empieza el reto: caminar por el mundo real mientras se permanece atento a la aparición de nuevos Pokémon en el mundo virtual. Al toparte con uno de ellos, el juego emplea la cámara del ‘smartphone’ para mostrar al animal, al que hay que cazar empleando unas pequeñas esferas (Pokéballs) que se lanzan pasando el dedo por la pantalla del teléfono.

Una vez capturados los primeros Pokémon, la mecánica puede variar en función de si el jugador quiere limitarse a explorar en busca de más tipos de Pokémon diferentes (hay 151 para encontrar) o, por el contrario, entrenarlos y potenciar sus habilidades para que entablen combates con otros Entrenadores.

¿Qué aspectos positivos puede aportar el juego a mi hijo?

Tras un uso extensivo durante las primeras 48 horas del juego en el mercado español, hay varios aspectos innegablemente atractivos en su premisa:

  • Promueve la actividad física: Para disfrutar del juego en su totalidad, es necesario caminar. Caminar mucho. Cuando más camine el jugador, más Pokémon diferentes encontrará en su trayecto, más Objetos amasará en las Poképaradas (puntos emblemáticos de cada ciudad que te permiten recargar Pokéballs, encontrar Pociones, etc.) y más metros recorridos amasará en su estadística, lo cual resulta útil para acceder a habilidades avanzadas (por ejemplo, para hacer eclosionar Huevos de Pokémon con tipos diferentes y exóticos a descubrir). Cualquier aplicación que haga que los niños se ‘muevan’ es, a nuestro juicio, un objetivo a alabar.
  • Promueve las relaciones sociales: Acostumbrados a los videojuegos totalmente pasivos, en los que el niño pasa horas pegado a la pantalla de televisión encerrado en casa, la propuesta de Pokémon Go supone una novedad muy sugerente. Quedar con amigos, móvil en mano, para recorrer los centros urbanos, parques, playas y lugares emblemáticos de las ciudades en busca de nuevos ‘animalitos’ es una alternativa de ocio que, por lo visto en las primeras semanas, ha calado en los grupos de población más jóvenes.
  • Geografía e historia: Aprender a maniobrar entre las calles de tu propia ciudad, aprovechar las visitas a lugares nuevos o lejanos para buscar nuevos Pokémon… El juego invita a descubrir sin parar elementos nuevos de tu entorno. Además, las Poképaradas aparecen en lugares emblemáticos de tu propia ciudad, lo cual ayuda a conocerla en profundidad y a descubrir más sobre la historia y arquitectura urbanas de la zona.

¿Qué puedo hacer para reducir las posibles desventajas del juego?

De 'caza' en el Puerto de Málaga | Foto: Paco Polit

De ‘caza’ en el Puerto de Málaga | Foto: Paco Polit

El juego entraña su propia serie de elementos negativos a los que hay que prestar atención para disfrutar al máximo de la experiencia.

  • Cuidado con el tráfico: El propio juego se inicia con un mensaje de aviso (“Recuerda que debes estar alerta en todo momento. Presta atención a tus alrededores”) para recordar al jugador que debe estar atento al mundo que le rodea. En este sentido, Pokémon Go es como Whatsapp, Candy Crush o cualquier otra aplicación de móvil: siempre que el usuario esté despistado mirando la pantalla, pierde de vista los posibles peligros que le rodean. Mirar a ambos lados de la calle al cruzar una vía, no perder de vista los elementos urbanos (paredes, bolardos, puertas, farolas, árboles…) mientras caminas, no tropezarse con otros viandantes… Consejos lógicos que cualquier padre debería dar a su hijo para un uso responsable.
  • Batería exprimida: Si bien el consumo de datos del juego no es tan elevado como podría parecer (unos treinta minutos de uso extensivo consumen unos 5-6 Mb) al emplear especialmente la geolocalización y una interfaz que gráficamente no exige demasiado a la conexión a Internet, la batería es otro cantar. Jugar durante una hora al Pokémon Go puede tranquilamente reducir un 25% o 30% la batería de tu terminal, un factor a tener en cuenta si piensas pasar mucho tiempo fuera. Llevar o proveer al jugador de una batería extra o de un cargador rápido podría aliviar la situación.
  • Vigila las microtransacciones: Dedicar tiempo al juego -que, recordemos, es totalmente gratuito- permite acumular premios en forma de mejores Pokéballs, Pociones y otros objetos que ayudan a subir de Nivel con mayor rapidez. Sin embargo, también existe la opción de pagar por dichos objetos para acortar los tiempos. Para ello, Pokémon Go redirige al jugador a la App Store (iOS) o el Play Store (Android), donde es necesario tener vinculada una tarjeta de crédito para realizar dichas compras. Asegúrate de que tu hijo no tiene acceso a esos datos para evitar ‘tentaciones’, o bien consensúa con él las adquisiciones que se realicen y procura estar presente cuando la compra se lleve a cabo.
  • Controla el tiempo de juego: Como cualquier otro entretenimiento, hay que separar lo lúdico de lo adictivo. En las primeras semanas es lógico que los niños pasen más tiempo jugando, y más en fechas veraniegas, pero convendría llevar un recuento del tiempo que pasan pegados al teléfono. No permitas que juegue durante otras actividades dentro del ámbito familiar (comidas, reuniones, etc) y negocia con el niño un tiempo consensuado. Un par de horas de juego diarias son más que suficientes: como complemento, invita a tu hijo a ir a la playa, a la piscina, a hacer deporte en verano y a disfrutar de todas las alternativas de ocio que las vacaciones ofrecen.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.