Toda la información del fútbol base valenciano

Así frenó la Guardia Civil uno de los mayores casos de corrupción de menores en el fútbol base

Un hombre de 43 años grababa a menores en las duchas y vestuarios con cámaras ocultas.
COMPARTIR
, / 2517 0

El mundo del fútbol base valenciano se vio sacudido este miércoles tras la detención, por parte de agentes de la Guardia Civil, del supuesto autor de varios delitos de corrupción de menores con pocos precedentes en cuanto a dimensión en nuestra Comunitat. El hombre, de 43 años de edad, fue apresado en Torrent y se le acusa de grabar vídeos de menores en vestuarios de campos de fútbol de la provincia de Valencia. En la operación participaron agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valencia, mientras que el Juzgado de Primer Instancia número 3 de Llíria se hizo cargo de la instrucción del caso.

Fuentes conocedoras del proceso desvelaron al periódico ESPORTBASE los detalles de la operación, denominada “Betenasa”, y que arrancó hace aproximadamente hace dos meses y medio en las instalaciones del Polideportivo de Bétera. En uno de los vestuarios, un niño se percató de una irregularidad en un interruptor de la pared que cayó al suelo. Tras avisar a su entrenador, el técnico inspeccionó el objeto y llamó inmediatamente a las autoridades tras comprobar la existencia de cableado y material electrónico en su interior.

La Guardia Civil se hizo con otro dispositivo presente en el lugar y, tras inspeccionar el contenido de ambas cámaras, descubrieron más de 320.000 archivos en su memoria. La mayoría mostraban a niños de entre 8 y 16 años cambiándose y duchándose, y también había fotogramas del detenido colocando los dispositivos en diversos vestuarios de recintos deportivos de la provincia de Valencia.

Presuntamente, el detenido empleaba en sus delitos varias dispositivos miniaturizados de grabación en alta definición, camuflados, con capacidad para grabar cinco horas de vídeo y audio y cuyo precio en el mercado ronda los 300 euros. El detenido, haciéndose pasar por un empleado de mantenimiento en aquella instalación que visitaba, insertaba estas cámaras en un dispositivo que simulaba un interruptor de la luz, y que colocaba en el interior de los vestuarios mediante un adhesivo en diversos ángulos y posiciones, enfocando a las duchas y a la zona en la que los niños se cambiaban.

menores-02Con esta información, la autoridades estrecharon el cerco en torno al sospechosos mediante un seguimiento del tipo y modelo de cámara vendido en nuestro país, dado que no es un aparato electrónico demasiado habitual y su compra se realiza habitualmente a través de Internet. La colaboración de todas las partes sirvió para afinar la búsqueda hasta encontrar al hombre, “escurridizo” -según informan fuentes conocedoras del caso- al no estar empadronado y residir en un domicilio que no estaba a su nombre, pero al que las autoridades localizar al tener dos antecedentes penales, en 2002 y 2004 por delitos de posesión de pornografía infantil, aunque no llegó a entrar en la cárcel. Una vez localizado, se realizó un seguimiento durante unos días hasta su detención, el miércoles 22 de junio.

En el proceso de búsqueda, la Guardia Civil se puso en contacto con una larga lista de clubes de la provincia con la mayor discreción (y que este periódico no reproducirá por respeto a la privacidad de clubes, menores y sus familias), al percatarse durante su investigación de que, lejos de limitarse a llevar a cabo sus actividades en un recinto concreto (Massanassa era uno de sus predilectos, según reconoció a la Guardia Civil), el detenido solía acudir a diversas instalaciones de clubes deportivos de la provincia. Allí, aprovechándose de su anonimato y haciéndose pasar por un empleado de mantenimiento, instalaba sus dispositivos de grabación (habitualmente en el vestuario visitante), que recogía al cabo de unas horas o al día siguiente.

Según las fuentes consultadas por ESPORTBASE, las 43 denuncias particulares llevadas a cabo por los padres de algunos de los menores identificados en los archivos del sospechoso (muy afectados tras conocer lo ocurrido) resultaron claves para poder proceder a su detención por delitos contra la intimidad, la integridad moral del menor y corrupción de menores.

El hombre, de 43 años y que en un primer interrogatorio admitió haber sufrido abusos sexuales cuando era menor, era un habitual de los foros de pederastia y poseía abundante material ajeno de pornografía infantil. Las autoridades temen haber descubierto sólo la punta del iceberg, dado que el detenido llevaba catorce años trabajando con niños en diversos deportes: fútbol, fútbol sala, natación… Todavía no han podido analizar todos los archivos, y faltan decenas de niños y lugares de grabación por identificar.

Mientras el detenido pasa a disposición judicial, la Guardia Civil tiene previsto mantener reuniones con la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana y los clubes de la provincia para coordinar esfuerzos y poder identificar con rapidez a todos los menores grabados sin su consentimiento.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.