Toda la información del fútbol base valenciano

UD Aldaia y el fútbol base como petición popular

COMPARTIR
, / 1932 0

La historia del fútbol base valenciano está plagada de ejemplos: entidades y clubes que nacen y mueren, se fundan y desaparecen, se unen y se separan. Una localidad tan futbolera como Aldaia no iba a ser menos: tal y como rememora Juan Sánchez -quizá el mejor embajador del fútbol del municipio- siempre que tiene ocasión, se trata de un lugar en el que el balompié se lleva en la sangre, con medio siglo de fútbol federado en la mochila.

Villegás (izquierda) conversa con uno de los técnicos | Foto: Paco Polit

Villegás (izquierda) conversa con uno de los técnicos | Foto: Paco Polit

En el año 2008 se llevó a cabo una unión de varios clubes promovida por las autoridades locales. El resultado: el Avant Aldaia CDF, una entidad potente que aglutinaba lo mejor del fútbol de formación de la localidad. Al margen, sin embargo, quedó el fútbol amateur y el femenino, que permanecía bajo el paraguas de la UD Aldaia. Y, pocos años después, el club decidió salirse del convenio para iniciar una nueva etapa en solitario de nuevo. “Ante las peticiones de muchos padres de volver a la base, decidimos empezar de cero”. recuerda Ximo Villegas, que además de director deportivo de la UD Aldaia es el técnico del equipo femenino.

Han pasado dos temporadas desde aquel verano de 2014 y, poco a poco, el reducido grupo de niños de las primeras semanas ha ido en aumento hasta alcanzar más de 250 jugadores (un Querubín, tres Prebenjamines, tres Benjamines, tres Alevines, un equipo de fútbol-8 Femenino, Infantiles, Cadetes…) hasta completar un total de 21 equipos. Números que, según Villegas, ratifican la “necesidad” de que su proyecto se pusiese a caminar: “La gente tiene que tener derecho a elegir. Es cierto que tener sólo una escuela en una localidad quizá promueva una mayor calidad, pero por otro lado puede llegar a ser un coto reducido. Había muchas ganas de un club como el nuestro, la gente por la calle nos lo proponía y nos insistía, recuerda.

Foto: Paco Polit

Foto: Paco Polit

Los mismos que reclamaban la aparición de una alternativa no tardaron en apuntarse al proyecto. Si tenemos ahora mismo tantos jugadores en tan poco tiempo, es porque había una necesidad. Y creo que nos ha ayudado a ambos, a nosotros y Avant Aldaia, a ponernos las pilas y mejorar, indica. Villegas destaca la buena relación con su vecino, más allá de la fricción ocasional (y lógica) a la hora de compartir las instalaciones, aunque ambas entidades han alcanzado un entendimiento para dedicar días completos a cada una de las escuelas (“es más fácil que un entrenador tenga paciencia con otro de las misma escuela si acaba tarde un entrenamiento”). Las dos instalaciones que se emplean en la actualidad se verán ampliadas por un tercer terreno de juego a partir de este verano, ubicada en uno de los colegios de la localidad. El técnico insiste en que, “igual que vas a colegios distintos o fallas distintas”, esta situación es idéntica y no hay ningún problema, “pero parece que por tratarse de fútbol deba haber más rivalidad.

Villegas, sin embargo, es autocrítico con los resultados a nivel deportivo de la temporada que ahora termina, algo sorprendente a tenor de las buenas sensaciones de los padres y la mejora progresiva de los equipos en sus competiciones. Reconoce decisiones “erróneas” al principio de temporada al elaborar plantillas cortas, de diez o doce jugadores, pensando que no iban a fallar”. Se pretendía así que los jugadores en formación gozasen de mayor cantidad de minutos.

En la práctica, las habituales ausencias en entrenamientos obligaban a los técnicos a tomar decisiones de carácter disciplinario (“si los niños no aprenden la necesidad del compromiso de ir a entrenar, no vendría nadie”), pero en muchas ocasiones no podían aplicarse al necesitar un número mínimo de jugadores el fin de semana. La dirección deportiva no quiere que se repita la temporada que viene: “Tenemos que ser más rigurosos, aunque no sea el camino más fácil. Aspirar a un equilibrio entre formación y disciplina, a aplicar consecuencias a los actos que hacemos. Sin necesidad de reñir a nadie, hay que ser justos y para ello es fundamental la disciplina”, sentencian.

Foto: Paco Polit

Foto: Paco Polit

Los padres y familiares, una de las patas fundamentales del proyecto, entienden esta línea de actuación. “El padre debe ayudar en la gestión y entender nuestros valores, sentir el club como suyo. Si decimos que ganar no está por encima de que haya justicia en el equipo y no lo entiende, quizá este no sea el club adecuado para él, explica Villegas. En la directiva hay una decena de padres (“es un orgullo tener un grupo tan sano) que ayuda en todo lo posible y ejerce de correa de transmisión de los valores del club. Una iniciativa patente tanto fuera (con el uso de las redes sociales de la entidad) como dentro del terreno de juego, con padres y personas vinculadas al club (como, por ejemplo, el periodista de la 97.7 Radio Salva Folgado) que ejercen como ayudantes del cuerpo técnico.

De cara a la temporada 2016-2017, la UD Aldaia basará su programa de actuación en tres puntos: aumentar el número de efectivos en las plantillas de sus equipos (“la competitividad es en cada entrenamiento, en el día a día); “afianzar” la metodología empleada en la entidad (“en fútbol-8 y fútbol-11”) para que prime la calidad sobre la cantidad; y, por último, “ofrecer lo máximo posible teniendo en cuenta que las cuotas son bajas, el verdadero “reto” para este año. Objetivos ambiciosos “pero también realistas, como recuerda Ximo, “porque lo contrario sería caer en la complacencia y cometer los mismos errores”. De nuevo, inconformismo al poder: tal y como recuerda a nuestra salida del campo de entrenamiento, aquellos que animaron a sus responsables a lanzarse a la piscina hace dos años no lo hicieron precisamente para que se quedasen de brazos cruzados.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.