Toda la información del fútbol base valenciano

“Yo juego al fútbol y confío en mi papá”: Messi y la importancia de ser responsable

COMPARTIR
, / 1417 0
Messi y su padre, en el juzgado | Foto: Alberto Estévez / EFE

Messi y su padre, en el juzgado | Foto: Alberto Estévez / EFE

Vaya por delante que en ESPORTBASE tenemos una gran admiración por el Leo Messi futbolista, quizá el mejor jugador que existe a día de hoy sobre el planeta y uno de los mejores de la historia del balompié. Pero, como todo el mundo sabe, el fútbol no sólo consiste en saber jugar con el balón como los ángeles. Existen una serie de valores intrínsecos al deporte que completan a cualquiera de sus practicantes: esfuerzo, sacrificio, compromiso, compañerismo… y, por supuesto, responsabilidad.

Que un referente social como Messi declare ante un juez por tres presuntos delitos de fraude fiscal es un duro golpe para la imagen que pretendemos transmitir a los más pequeños. Pero todavía más preocupante es escuchar su argumentación“Yo me dedicaba a jugar al fútbol, confiaba en mi papá y no tenía ni idea de nada”, dijo Leo en su comparecencia. No es nuestra labor valorar judicialmente esas palabras, pero sí hacerlo a nivel educativo. Y, en ese ámbito, son declaraciones poco edificantes.

Lo son porque ejemplifican -Messi no es un caso aislado, pero sí el más mediático– uno de los mayores problemas que afectan a los futbolistas de élite y, por extensión, a aquellos niños que aspiran algún día a ser como ellos: la elusión de responsabilidades. La ‘burbuja’. Gente que opta por renunciar en muchas ocasiones a la mayoría de sus obligaciones morales y personales debido a que su habilidad con la pelota les es suficiente para elevar su estatus social.

Jugar muy bien al fútbol no exime a un joven jugador de la necesidad de estudiar, ser responsable, comportarse como un ciudadano íntegro o de afrontar sus obligaciones con la sociedad y, por descontado, con las agencias tributarias. Delegar en terceros (familiares, padres, ayudantes, asesores, abogados…) es lógico y normal, pero no se puede delegar absolutamente todo.

“Yo firmaba porque me lo decía mi papá. En ningún momento se me pasó por la cabeza que me iban a engañarNunca supe cómo se gestionaban mis derechos de imagen”. “Sólo sabía que tenía que hacer anuncios, fotos, pero luego dónde iba el dinero… no tenía ni idea. Son citas textuales del astro argentino. Y le creemos. Porque conocemos su coyuntura y su estrecho círculo familiar y de amistades. Messi renunció a cualquier obligación en el momento en que comenzó a delegar toda su responsabilidad en su círculo íntimo. Pero, al igual que animamos a los jóvenes a que se fijen en la calidad y habilidad del argentino con el balón en los pies, no le consideramos el mejor referente a la hora de lidiar con el resto de valores que componen el fondo moral de un buen deportista.

Al respecto, no hay que irse muy lejos para ver un caso similar en forma pero diametralmente opuesto en fondo. Hace unos meses, Javier Mascherano fue acusado de un delito de fraude fiscal. El jugador, al igual que Messi, también cuenta con una batería de asesores y abogados que gestionan esos asuntos por él. Pero ‘el Jefecito’ acudió ante el juez, admitió su culpa y pagó la multa que las autoridades marcaron. Ejerció su responsabilidad como ciudadano que cometió un presunto delito. Deportistas que no se esconden, que dan la cara cuando cometen un error. Esos son los deportistas que debemos aspirar a formar.

PD. De la excesiva dependencia de los deportistas en sus asesores y de la necesidad de futbolistas más y mejor formados a nivel legal, hablaremos en otra ocasión.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.